Opinión Nacional

Bolívar y los Estados Unidos

En inglés existe la palabra “serendipity” para expresar un descubrimiento hecho por casualidad; gran parte de la Historia de la Ciencia está hecha por la actuación de esa “serendipity”, por ejemplo, el descubrimiento de la penicilina, ese gran benefactor de la humanidad, realizado por Fleming. Pues bien, yo a menor escala, obviamente, he tenido la colaboración de la “sernidipity”, pues realizando una búsqueda bibliográfica sobre el tema de la famosa carta aludida en mi anterior artículo ( “Marx y Bolívar”, 64.207.147.4) , respecto a la opinión de Bolívar sobre los Estados Unidos, encontré un “suculento” libro, tanto por lo “nutritivo” de su contenido, como por lo “picante” de su lenguaje, se trata de POR QUE NO SOY BOLIVARIANO, de Manuel Caballero (Caracas, Alfadil, 2006). Es una colección de ensayos y conferencias del eminente historiador, alrededor del tema de Bolívar y su desfiguración por parte, tanto de la derecha como de la izquierda latinoamericana en general, y venezolana en particular. La mayor ventaja para mí, fue que no tuve necesidad de continuar la búsqueda, pues aquí está como dice el lema publicitario “todo lo que se debe saber” sobre la referida carta, se trata del capítulo V de la segunda parte del citado libro (pp 46-61). De más está pues decir que la totalidad de este artículo está tomado de las referidas páginas de Caballero.

Comencemos por el principio, ¿cual es la fulana cita, que la izquierda tanto vitorea, y que distorsiona a Bolívar presentándolo como un visionario enemigo del imperialismo yanqui? Cito: “Los Estados Unidos parecen destinados por la providencia para plagar a la América de miserias en nombre de la libertad” (carta dirigida a Mr. P Campbell, Encargado de negocios de SMB. Guayaquil, 5 de Agosto de 1829).

Tomada literalmente, descontextualizándola, por supuesto que cabría perfectamente el uso que la izquierda le ha dado a tal frase; pero esto a costa de: 1) descontextualizar la referida frase, 2) por medio de eso, desfigurar la persona y pensamiento del Libertador.

Nos dice a tal respecto Caballero que: “Bolívar dirigió una lucha victoriosa contra un imperio, el español. Pero eso no lo convierte en un combatiente antiimperialista y mucho menos a la salsa del siglo veinte…hacer de Bolívar algo así como un antiimperialista leniniano es en términos simples, un anacronismo; un disparate” (pp 46-47).

Explica detalladamente Caballero, que a los Estados Unidos que se refería Bolívar, es decir, a los Estados Unidos, de su época (lógicamente al único al cual el se podía referir en presente), era el que los conservadores de esa época recelaban debido a la “revolución populista” de Andrew Jackson. De manera que a mi entender, el repudio de Los Estados Unidos por parte de Bolívar era, si en algo lo hubo, por una razón totalmente opuesta a lo que la izquierda quiere hacer ver: por su conversión de república patricia en una federación populista; es decir por una reacción debido a una actitud conservadora, todo lo opuesto de una revolucionaria¡

Pero hay más: Los Estados Unidos preferían los gobiernos republicanos, por mero pragmatismo, pues así se oponían a los regímenes británico y francés: “(Bolívar) No podía ignorar que estaba halagando el oído del representante de la primera potencia del mundo: Inglaterra; a la cual tanto debía Colombia; de la cual tanto apoyo había recibido Bolívar en su combate contra la corona española”. En dos platos la frase de Bolívar contra los Estados Unidos, que no eran ni siquiera potencia en esa época, iba en el sentido de apoyar a quizás el más grande imperio de la historia: el británico. ¡ Vaya revolucionario antiimperialista¡.

Recuérdese que la carta está escrita en 1829, es decir en plena época del “Bolívar conservador”, podemos concluir pues, de nuevo citando a Caballero que:
“La diatriba del Libertador-Presidente contra los Estados Unidos no la escribió
en su condición de revolucionario liberal sino de reaccionario conservador. No es un pronunciamiento antiimperialista, sino en todo caso de alguien que, ante el temor todavía remoto de la formación de un imperio vecino, busca ponerse bajo la protección de otro imperio, a la sazón el mas poderoso de la tierra ( y de los mares)”.( p 51).

Magistral es, pues, Manuel Caballero en desmontar la tesis de la izquierda latinoamericana de desvirtuar la figura de Bolívar, para apropiársela como uno de los suyos: un revolucionario antiimperialista; cuando en verdad, podemos ver que fue todo lo contrario: un republicano( no revolucionario), apoyado por el imperio británico.

PS: Tuve el honor de saber que el gran escritor Ibsen Martínez es uno de los lectores de este humilde servidor, pues me ha enviado un mail en respuesta a mi anterior artículo, anexándome uno interesantísimo suyo, “ Marx und Bolívar”, Revista Letras Libres Madrid enero 2006. Para todo aquel interesado en tener una definitiva versión sobre la relación entre estos dos personajes y de la “torcedura ideológica” de Chávez sobre Bolívar, ésa es una lectura fundamental.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

  1. Aunque ese pensamiento es paravesa época, podemos darle tanta vigencia hoy día y relacionarlo con lo que a venido sucediendo en america con la constante intervencion de estados unidos en las americas, su influencia en nuestras naciones tanto en lo político, economico, cultural, social, comunicacional, tecnologico etc. Le a permito a los estados unicos coaccionar atravez de la historia a nuestras naciones ofreciendo sanciones si no se cumple lo que ellos dicen entonces podemos darle tanta vigencia a ese pensamiento que cabe tomarlo comp como ejemplo para mencionarloy de algo sines seguro no se puede tapar el sol con un dedo ya que el mismo EEUU se a encargado de que sea asi.

Responder a Lic. Jose Ernesto Becerra Golindano Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba