Opinión Nacional

Caña y rumba por la paz y la vida

No podemos decir que el estilo de Maduro para manejar la propaganda y para reaccionar ante la explosión nacional de un problema grave, como es el caso de la inseguridad, es heredado de Chávez. No es así. Chávez hacía lo mismo porque detrás tenía al G2 cubano. Igual que Maduro. Ahí está el grupo asesor en materia de propaganda y seguridad como parte de los acuerdos bilaterales desconocidos por el país. El chavismo paga por fórmulas para mantenerse en el poder y por un profundo «saber hacer» en el área del mareo popular. Del engaño, a secas.

El crimen, la impunidad, la orgía asesina que tiene acorralado a los venezolanos no es ni por asomo responsabilidad de quienes tienen justamente la tarea de gobierno de generar las políticas públicas para resolver y normalizar el desmadre que destruye la calidad de vida de los venezolanos. El chavismo no asume ni asumirá nunca nada, pues eso es parte de la asesoría cubana. Por algo Fidel Castro y Raúl Castro, los hermanos criminales del Caribe, son impolutos. Ese par, y su propio clan dictatorial, no responden por nada. Ahí está la esencia de la doctrina del teflón chavista. No fue Chávez quien la inventó. Y Maduro menos. Es la orientación castrocomunista la que tiene las riendas y el control en el área de propaganda y contra información, entre otras más de mucha importancia.

En medio del desastre a los cubanos no se les ocurre otra cosa que desempolvar la vieja tesis de que son la televisión y los medios los culpables de que los malandros sean los reyes del país. Por eso hemos visto cómo el siquiatra personal del Presidente termina condenado por drogar y asesinar a una de sus pacientes, objeto de sus abusos sexuales como muchas otras. Por eso vemos cómo los pranes son los jefes de todos los carteles delictivos que reinan en Venezuela, sentados en sus tronos dentro de las mismas cárceles. Por eso vemos cómo una autoridad gubernamental trata de «caballeros» a los asesinos, pero no duda en llamar criminal a cualquier líder de oposición. Por eso vemos cómo un presidente del Banco Central y un Ministro comunista denuncian que en 2012 se otorgaron 20 mil millones de dólares a empresas fantasmas, de maletín, y no pasa absolutamente nada. Ni una averiguación siquiera. ¿Demasiados panas involucrados? Debe ser así, pues tengan la seguridad que si hubiese alguien vinculado a la oposición estaría condenado a la silla eléctrica desde hace rato y expuesto desnudo en Puente Llaguno para que la gente le tire piedras. Todo lo quieren resolver con propaganda, aguardiente, discursos y evasión descarada.

Hasta en la ruinosa Cuba supieron cómo hacerlo. Con represión de la buena. No con fiestas en plazas públicas.

 

 / @ejrl

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba