Opinión Nacional

Capitalismo y comunismo (Padre e hijo)

EL ALMA DEL CAPITALISMO es el lucro, o sea, ganar dinero y cuanto mas mejor. Si para alcanzar esta meta tiene que burlar la ley positiva o la ética se salta a ambos como algo normal y lícito. Para este sistema la justicia social es una quimera propia de filósofos y moralistas. Esta mentalidad ha convertido al dinero y a la riqueza en una droga peor que la cocaína y la morfina pero parecida porque las drogas ponen la felicidad en un mundo irreal que desconoce al ser humano y su dignidad. En el capitalismo un ciudadano victorioso es aquel que gane mas dinero y acumule mayor riqueza aunque para lograrlo tenga que desconocer los derechos humanos, incluida la vida, cuando esta se pierde por hambre. Las personas que mueren de hambre hoy en el mundo se cuentan por millones y, en cambio, las que exhiben su capital en dólares como señal de éxito son unos pocos que se dan a conocer por los medios como “triunfadores”. Este sistema donde la moneda deja de ser un instrumento de cambio para convertirse en una “droga buena” no logró satisfacer las necesidades vitales de los pueblos despertando en algunos vivos el apetito de tomar el poder político para ofrecer superar esta situación y fue así como el capitalismo liberal, drogado por la riqueza, dió a luz sin quererlo a ese monstruo del Comunismo que nos deja sin justicia ni libertad.

EL ALMA DEL COMUNISMO es el poderío político como meta presentando este poderío como el instrumento necesario para poder hacer justicia social. Este poderío no busca solo tomar todas las instituciones públicas y terminar así con el estado de derecho sino confiscar toda actividad económica privada que en lo sucesivo haría el Estado para lograr la justicia social. Así con esta bandera desplegada asume todo el poder político y otro tanto hace con el poder económico creando un nuevo sistema de vida social donde el grupo justiciero pasa de ser una dictadura a constituirse en un estado totalitario. Poder político + poder económico= poder total. La consecuencia de esta monstruosidad, vendida como justiciera, es que la dignidad del ciudadano, su libertad y demás derechos humanos desaparecen para poder hacer realidad la justicia que solo le llega después a la minoría. Así engañando al pueblo se apodera tanto del poder político como del poder económico. Doble drogadicción.

La pregunta procedente ahora es esta: ¿Y como nos salimos de esta trampa? (tendida por el padre capitalismo y su hijo el comunismo). Educando con valores y principios propios de la naturaleza del hombre que por ser hijo de Dios tiene derecho tanto a la libertad como a la justicia social. Capitalismo y Comunismo se alimentan del materialismo como filosofía y por eso ambos desconocen la dignidad humana.


Profesor de Instituciones

Políticas de la U.C.A.B.

 

 

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba