Opinión Nacional

Caracterización del presente-futuro Venezuela II

¿Pero qué ocurre en la política de este expaís a partir del 4F-92 y en particular
desde el 06D-98? El estallido social de febrero del 92 marca la decadencia-agotamiento del ‘modelo puntofijista’. Esto se ha dicho en forma insistente, sin que se profundice en el contenido y proyección histórica de ese momento. Es la primera manifestación en 34 años que no atiende a lineamientos partidistas. La gente actúa en forma abierta, espontánea, asumiendo directamente las consecuencias. Algo sin precedentes en el llamado período democrático. Y, si se mira hacia atrás, será necesario remontarse a las postrimerías de la guerra federal, cuando el pueblo-pobres intenta sobreponerse a los dictámenes-lineamientos de los liberales. La respuesta fue el “Pacto de Coche”, para establecer un gobierno de apariencias liberales que pudiera contener el empuje de una masa ‘feberalizada’ (que ni siquiera llegó a aprender el significado de la llamada ‘federación’).

EL GOBIERNO FEDERAL SEPULTO LAS ILUSIONES FEBERALES

En esta oportunidad no procedía la continuación de la ya larga masacre de un pueblo. Ahora era tal su nivel de rebeldía y desesperación, que se requería imponer medidas precautelativas. La oligarquía se funde entonces en una sola bandera. Los liberales de Guzmán se acuerdan con los ‘godos’ de Páez para dar paso a un gobierno de la Federación que tendría como cometido principal canalizar el proyecto que impulsaba ‘la clase popular’ hasta el punto de atemperarla y, en la medida de lo posible, aniquilarla. Es evidente que los principios liberales, en particular libertad, igualdad y beneficios sociales, habían prendido en un colectivo que exigía su cumplimiento. Pero el gobierno de “La Federación” se encargó de sepultar esa ilusión. Los feberales, el pueblo-pobres, nada recibe de “su gobierno”. Simplemente, una vez más, se les utiliza como bandera popular que apoya la revolución de turno. En lo sucesivo no fue posible renovar con mucha facilidad el ilusionario de los pobres. La “Revolución Azúl” de José Tadeo Monagas extiende y profundiza la crisis que servirá para que un liberal de ‘nuevo cuño’, y con un programa moderno, tome el mando en abril de 1870. A lo largo de su mandato y en los sucesivos ejercicios del caudillaje, de nada valen y ni siquiera se sienten ni manifiestan aspiraciones populares.

EL ILUSIONARIO POPULAR MAS ALLA DE LO REIVINDICATIVO E INMEDIATO

A lo largo de las luchas antigomecistas, y con la inscripción de las nuevas ideas, que promueven una revolución, distinta a la tradicional, llamada a producir cambios en la sociedad y, por ende, y la propia actuación de los venezolanos, se asoma de manera tenue, por obligadamente clandestino, el tantas veces postergado ideario del pueblo-pobres. Es la primera vez, sin embargo, que se plantea el ilusionario popular más allá de lo reivindicativo e inmediato. Ahora se exhibe una doctrina revolucionaria, la marxista, que plantea el cambio radical de la sociedad hasta el punto de abrirle cauce a la toma del poder por parte del proletariado. Pero, en medio de una realidad tomada y rendida ante la bota y el fusil, no era fácil concebir que pudiera desarrollarse, en forma expedita, un proyecto subversivo como el marxista. El año 28 marca el inicio de un semillero que contaba con dos altos voceros en el exilio y uno intentando llevar hacia claros derroteros la ‘idealidad avanzada’ capaz de conducir a ‘los granujas’ hacia una vida de justicia y libertad.

EN EL TRONO DE LA LIBERTAD SE INSTALA EL PORVENIR

Este solitario predicador y hombre de acción, es el mismo que en febrero del 28 firma su acta de defunción en el Municipal, al hacer público su poema ‘Homenaje y Demanda del Indio’, primer gran manifiesto antigomecista. Un canto a la libertad secuestrada por la dictadura que cuenta, además, con muchos acólitos en calidad de cómplices. Y por eso dice el poeta: “armado de esperanzas como la antigua raza / proseguiré en marcha”. La marcha por la libertad, representada por Beatriz I, reina de los estudiantes, a quien pide que convoque a todos sus súbditos para rescatarla, porque en ese su trono libertario está instalado el porvenir, el reino de los desposeídos, de ‘los granujas’, esos que a lo largo de siglos han soñado con una sociedad de justicia.

EL REFORMISMO-POPULISMO SE APODERA
Y ABSORBE EL ILUSIONISMO POPULAR

En los años 30 se echa a andar el proyecto comunista y el socialdemócrata. En la militancia marxista estuvieron quienes luego “atienden a la idiosincrasia del venezolano” y arman espacio propio, con Rómulo Betancourt a la cabeza. La escuela de ‘idealidad avanzada’, que propone Pío Tamayo desde el Castillo de Puerto Cabello poco antes de su muerte, se desfigura en el PCV. Desde entonces se registran dos vías centrales para nuestra política: la radical-revolucionaria y la reformista. Pero a la larga es ostensible el triunfador. Nuestro espectro político fue tomado, en lo teórico y práctico, por el reformismo-populismo que absorbe el ilusionismo popular. Muchas de las propuestas que se tienen y exhiben entonces como revolucionarias son, ante y sobre todo, partes fundamentales del reformismo-contrarrevolución. Esto quiere decir que con las ilusiones y esperanzas del pueblo-pobres han jugado cualquiera de los bandos de nuestra política.

DE LA ESPERANZA DEMOCRATICA A LA FRUSTRACIÓN ARMADA

A la hora de la muerte natural de Gómez se levanta una vez más la ilusión. Con el surgimiento de la democracia y la libertad se abrirían las posibilidades de reivindicaciones. Pero en 1945 con la “revolución de octubre”, en 1948 en el inicio de la revolución del ‘Nuevo Ideal Nacional’, en 1958 con el comienzo de la ‘revolución democrática’, se alimenta la ilusión. Y quienes más habían contribuido a esperanzar el colectivo-pueblo-pobres, con la ficción de democracia y libertad, rápidamente dan un vuelco para llamar a la lucha armada. A este escenario acuden muchos desilusionados que acusan su rabia y frustración.

EL 27F-89 ES EL COLECTIVO QUIEN SE LANZA DIRECTAMENTE
A REALIZAR SUS ILUSIONES

En lo sucesivo aumenta la desesperanza. Para el democraticismo, el ilusionarismo se alimenta en base a ofrecimientos electorales que se repiten religiosa y machaconamente en un denigrante afán de burlarse, cada vez con mayor fruición, de los hambrientos que sólo disponen de la esperanza como arma para la subsistencia. Lo que tiene como novedad el 27F-89 es que el pueblo-pobres se lanzó directa y abiertamente a la conquista de reivindicaciones que le permitieran realizar sus ilusiones. Fue en procura de lo que, según su criterio, le pertenece. Y esta oportunidad no actúo bajo la dirección de nadie. Salió a saquear y lo hizo donde pudo. El fenómeno podía crecer si lo permitían las circunstancias. Pero el gobierno y sus aliados vieron claramente el peligro y decidieron a producir la Masacre Venezuela.

IRENE QUEBRO LA ILUSION AL JUNTARSE CON COPEI

Y en verdad que, a punta de sangre, lograron salvar la propiedad y la democracia. Pero se dieron cuenta de algo clave: ya no era posible seguir jugando al ilusionismo de la gente pobre. Y por ello se imponía crear un aparataje que tuviera visos de credibilidad. El gobierno de Caldera II dijo basarse en una premisa mayor: los pobres no pueden salir a defender una democracia como la que tenemos. Y en la práctica quedó demostrado que era correcta su apreciación porque no hubo quien defendiera su segundo y fracasado “reinado”. Por ello en la campaña electoral 97-98, el grueso del electorado materializa su ilusionario con una reina de belleza que ofrece trabajar por su pueblo venezolano como ayer por el de Chacao. Su aceptación llegó a bordear el 80%, pero dio entrada a la desilusión cuando aceptó el apoyo de Copei, un partido que, todavía en el momento, contribuye directamente, a pisotear las aspiraciones populares.

CHAVEZ LOGRA CONCENTRAR EL ILUSIONISMO
DE LAS GRANDES MAYORÍAS NACIONALES

Y ante el gran vacío, el colectivo no tiene otro recurso que el que ofrece un militar que el 4F-92 fue visto con simpatía a pesar de formar parte de una institución que el 27F-89 agredió al pueblo. No había otra posibilidad y por ello se hacía indispensable depositar la confianza, y las ilusiones en este hombre que decía ser portador de un proyecto revolucionario y que ofrecía derrotar las cúpulas podridas de AD, Copei y crear una nueva y revolucionaria política. Chávez llega a la presidencia porque logra concentrar el ilusionismo de las grandes mayorías nacionales. En él se cifran todas las esperanzas. La expectativa es cada vez mayor: al fin se logrará lo tantas veces ofrecido y nunca cumplido.

LA ‘REVOLUCION BOLIVARIANA’ REPRODUCE EL
ILUSIONISMO DE LA GUERRA FEDERAL

¿Pero es que, en verdad, este hombre estaba en capacidad de entender la responsabilidad que asumÍa? ¿Era viable realizar una revolución de cara a la pobreza, arrancándole beneficios y privilegios a la riqueza? ¿Estaba pLanteado en el momento impulsar la lucha de clases y sus respectivas contradicciones, a fin de implantar el poder proletario sobre las cenizas del poder burgués-capitalista-explotador? Este es el camino de la radicalización: la revolución marxista que se construye a partir de la contradicción entre capital y trabajo. Pero resulta que la revolución que se promueve es bolivariana, es decir, algo que nadie entiende a cabalidad. ¿Qué se plantea? ¿Otra independencia que deje intacta la estructura del poder a lo largo de la llamada historia republicana? Y, en la medida en que se plantea la ‘revolución bolivariana’, se configura, sin duda alguna, la política de mayor ilusionismo y confusión que se conoce desde la guerra federal. conocido en estos lares. Hoy y aquí, nadie que sea portador de un mínimo de seriedad, puede definir la llamada revolución bolivariana, más allá de la brutal e interesada manipulación, que toma como epicentro la ilusión de los desheredados.

¿UN GOBIERNO REVOLUCIONARIO PARA DEVOLVER
LA ILUSION A LOS POBRES?

¿Pero cuál es, en sentido estricto, el compromiso ideológico y político de este gobierno? No es marxista ni antimarxista, no es capitalista ni socialista, está con la tercera posición. ¿Mitad capitalismo, mitad socialismo? ¿Adversa el ‘capitalismo salvaje’ pero abraza el ‘capitalismo humanista’? ¿En qué consiste éste? ¿Dónde y cuándo ha tenido vigencia? ¿Es capitalista-humanista la llamada revolución bolivariana? En el mundo actual, y desde la caída del muro de Berlín y la masacre de la plaza de Tien-Amen, materialmente se puso fin a la llamada revolución mundial socialista. Cuba hace un esfuerzo descomunal por mantener la referencia. Aquí parece haber conciencia de que es absurdo decir que se adelanta una revolución como las del pasado. ¿Será por ello que se acoge la fórmula de revolución bolivariana -única en el mundo- que nadie sabe en qué consiste pero que se quiere convertir hasta en materia de exportación.

Y en medio de tanta confusión, incoherencia e indefinición política e ideológica ¿cómo explicar el empecinamiento en una tal revolución bolivariana, pacífica, democrática y bonita? Es evidente que los ‘feberales’ de la actualidad no podían ser controlados por otro ‘gobierno tradicional democrático’. El ofrecimiento de un gobierno revolucionario surge entonces como una gran garantía de cambios. Algo que puede devolver el ilusionismo al pueblo-pobres. Y esto es lo que ocurrió desde el segundo semestre de 1998 y lo que aún queda como sostén de este gobierno. Puede presumirse incluso la buena fe de un proyecto que ve como una necesidad presentarse como algo diferente a lo conocido. Sin embargo, hemos visto lo que significa asumir la revolución como bandera que no puede hacerse realidad en un mundo en el cual no hay revoluciones y porque no es verdad que ésta puede surgir y mantenerse como un fenómeno único y aislado del contexto social mundial.

EL SAQUEO DE LA ILUSION BOLIVARIANA

La revolución planteada aquí tiene entonces como único propósito canalizar el ‘ilusionismo popular’ tantas veces manipulado y aprovechado. Esto quiere decir que, en esta oportunidad, la proclamación de una revolución, sin base teórica ni posibilidad práctica, es un simple y vulgar engaño. El actual ‘gobierno revolucionario’ tiene un cometido parecido al encomendado al federal de Falcón. En uno y otro momento se plantea frenar el descontento mayoritario para cumplir con su cometido contrarrevolucionario. Se trata, una vez más, de burlarse de las aspiraciones-ilusionismo de un pueblo sometido a la miseria por cada uno de sus invasores. Hoy el saqueador asume el bolivarianismo para vender la idea-imagen de una absurda revolución destinada, una vez más, a contener, golpear y confundir las ilusiones-esperanzas del colectivo social pueblo-pobres.

INSISTIENDO

· A la hora del 27F-89, el Dr. Rangel, entonces opositor al gobierno de CAP, califica el acontecimiento como … “el hecho político y social de mayor impacto acaecido en Venezuela desde la Guerra Federal”. (Diario de Caracas, 12-03-89,p.7) El entiende que, al igual que en aquella guerra, en esta hora la propiedad está en peligro, porque … “La autoridad no funcionó ni para impedir el asalto de la propiedad ni para preservar la vida humana.” (EU,12-03-89,1-14). Termina calificando el 27F como obra del “simple hamponaje” (DC,13-03-89,p.2) · JVR dice además (DC,15-03-89,p.2) que fue consultado por el gobierno en la mañana del 28F-89 sobre el qué hacer y dijo ser partidario de la suspensión de garantías y el toque de queda porque … “los sucesos cobraban hora tras hora, mayor fuerza y el gobierno lucía paralizado (nunca, como durante ese día, vi más obvio que se aplicaran medidas de excepción).” Es decir, para él nunca fue más obvio que había que masacrar para salvar la democracia. Y un testimoniante sostiene que el 11A-02 la actitud de JVR fue la misma del 27F-89: mandar a matar, pero ahora en defensa de la ‘revolución’. · Los ilusos esperan que se haga justicia respecto a la Masacre de Miraflores. · ¿Seguirán marchando? · ¿Ni un muerto más? · ¿Fin de la violencia e instrumentación de cuál paz? · Cada día es más convincente la consigna: ni con ese ‘gobierno’, ni con esa oposición. · ¿Mantendrá el ilusionismo revolucionario a punta de pollitos, hambre, miseria, desempleo, inseguridad y muertes de mengua?

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba