Opinión Nacional

Carta de Samuel Robinson a Chávez

Ultima colaboración del Dr. Domingo A. Labarca Prieto, asiduo columista de analitica.com desde hace varios años, incasable luchador social desde su época de estudiante en el Zulia, fundador del Movimiento Bolivariano 200 desencantado del actual «proceso», Profesor Emérito jubilado de L.U.Z. y quien falleciera trágicamente el pasado lunes 9 de febrero 2004.

Estimado compatriota: Mis respetuosos saludos.

Vaya a Ud. Mi agradecimiento por tratar de mantener vivo mi nombre, aunque cada día comprendo menos el papel que yo jugaba en el programa político de los Comacates del 4F y que ustedes bautizaron como “el Árbol de las Tres Raíces”

Bolívar me ha dicho que de esos disparates él no quiere ocuparse y que no son nada nuevos para él. Que en su terrenal época también su nombre fue utilizado por muchos aventureros para sus despropósitos. Zamora no me ha hablado nada al respecto.

Quiero referirme a eso que Usted denomina “Misión Robinson. Yo si puedo”.

En Venezuela un amigo hizo una encuesta y casi nadie sabe que me autobauticé con el nombre de Robinson, pese a que Bolívar desde el Perú (19-01-1826) así me llamó.

Si los venezolanos hubiesen leído “La Isla de Robinson” del Dr. Uslar Prieti, no reinara tanta ignorancia sobre el por qué del nombre de su Misión Robinson. Por cierto, Uslar le manda saludos. No le guarda ningún rencor por no haber asistido a su entierro. Yo si estoy muy disgustado: ¡Eso fue muy poco pedagógico!

En estos momentos estamos comiéndonos unas hallaquitas que nos preparó Doña Rita Prieto. Esa señora se ha hecho muy amiga de El Libertador. El la tiene como una madre al igual que a Hipólita. Su hijo estaba desarrollando, en la Subregión Guajira, la Escuela Granja Artesanal “Rita Prieto”, a favor de la niñez y juventud indígena. En esta Escuela se estaban poniendo en práctica mis ideas pedagógicas. Pero, amigo Chávez, ese interesante trabajo ha sido saboteado lamentablemente, por sus correligionarios.

Junto a mí están Rivas y Sucre. Con este último, tengo hoy una profunda y sincera amistad. Ahora comprende mejor lo que yo quería hacer con la educación en Bolivia.

Fueron las circunstancias las que originaron nuestras conocidas diferencias y encontronazos. A los tres nos preocupan los disparates que Usted está cometiendo con nuestros nombres. Usted sabe que yo no tengo pepitas en la lengua: ¡Al pan pan y al vino vino!
Bello se acaba de integrar. Escucha atentamente. Se le nota muy reflexivo.

En nuestra Hemeroteca tenemos todo el material relativo a sus “Misiones”. Hace unos días Cristo me comentó que Usted debería dejarlo en paz con eso de la “Misión Cristo” y las prédicas en su nombre. Que está pensando en mandarle una carta proponiéndole, en vista de su vocación por las “Misiones”, que se traslade a Afganistán y Paquistán para cristianizar a los talibanes y en particular a Bin Laden. Que está muy afligido a causa del desastre que los de la IV y V-R han hecho con nuestro hermoso país.

¡No somos muy optimistas con los de la VI-R!
Sucre no sale del asombro, luego de leer su Discurso del martes 29 de julio del 2003, con motivo de la inauguración de la Universidad Bolivariana. El Libertador está enfurecido por la utilización de su nombre para esa Universidad, Me pide que le sugiera el nombre de Walter Raleigh.

Sucre opina, que no tiene ni pies ni cabeza su locura de incorporar mediante la tal “Misión Antonio José de Sucre”, antes del 09 de diciembre del 2004, a 400.000 bachilleres en el Sistema de Educación Superior, dizque para conmemorar en esa fecha los 180 años de la Batalla de Ayacucho. El considera, que más que “Ayacucho”, esa “Misión” le parece un “Berruecos” para la educación superior en Venezuela.

Leemos una noticia aparecida el martes 20 de enero del 2004: Se dice que las nuevas sedes de la Universidad Walter Raleigh tendrán un costo de 600 millardos de Bolívares. Sucre no quiere tampoco que su nombre sea involucrado en esta otra aventura.

Como veo que Usted no conoce mi Doctrina educativa le recomiendo el librito de la “Biblioteca Escolar”, “Colección de Biografías” Nº 5, cuyo título es “Simón Rodríguez”, escrito por Don Mariano Picón Salas. Es una Edición de Bolsillo publicada en Caracas en 1953, por la Fundación Eugenio Mendoza. Son sólo 58 paginitas. Si no tiene tiempo, léase las páginas 45, 47, 52.

Bueno, en todo caso le sugiero se grabe esta frase mía: “Educar es formar el individuo para el trabajo utilitario”.

Ah, Bolívar le manda a decir que lea su Comunicación al Colegio Estadounidense en el cual se formó su sobrino Fernando. Para hacerle la cosa más fácil, le transcribo un texto de dicha carta: “Si su inclinación lo decide a aprender algún arte u oficio, yo lo celebraría, pues abundan entre nosotros médicos y abogados, pero nos faltan buenos mecánicos y agricultores, que son los que necesita el país para adelantar en prosperidad y bienestar”

Para ayudarle un poco más a este respecto, le envío otro texto de Bello: “Un país no sólo necesita profesionales de alto nivel, sino aquellos de nivel medio que constituyan la base de su progreso económico y del avance de su civilización”.

Rivas y Sucre están muy atentos y dicen que no se opondrían a que utilice sus nombres en misiones educativas dentro de esa visión.

El Dr. Uslar ha hecho una intervención magistral. Nos recuerda que no se cansaba de predicar en Venezuela contra esa masiva formación de ‘bachilleres-toderos’ y contra los ‘universiductos’ fabricantes de desempleados. ¡A eso va a conducir su Universidad Walter Raleigh!

Zamora, Guaicaipuro y el Negro Primero, tienen tiempo escuchando esta conversación. Ya ésta no es una mesa redonda, sino un mesón. Estos tres guerreros tienen ganas de regresar al país y enfrentarlo a Usted. Dicen que no duermen al observar la creciente miseria del pueblo venezolano, su incumplida promesa de rescatar a los niños de la calle y mejorar las condiciones de los indígenas.

Zamora en este momento está muy alterado y su discurso incendiario no me deja concentrar. Guaicaipuro y el Negro Primero no dejan de auparlo.

Bello, quien no había abierto la boca, está indignado con la lectura del “Documento Rector” de la UBV … Perdón de la UWR. Dice que jamás había leído en tan pocas líneas tantos desaciertos. Le sugiere a la Rectora, María Eugenia Castellanos, leer su Proyecto de Ley Orgánica de la Universidad de Chile y el Discurso que pronunció a raíz de su inauguración el 17 de septiembre de 1843.

Bueno, compatriota, esto está muy caldeado. Todo el mundo interviene. Mi pariente Manuel Antonio Carreño, le manda a decir, que le está preparando un Manual de Buenas Costumbres para Estadistas. Agrega, que así como Maquiavelo escribió El Príncipe, como uno Manual de Formación Política, él, que se abochorna mucho cuando escucha su “Aló Presidente”, está desarrollando para Usted ese Manual de Buenas Maneras.

¡Lance Usted la Misión Carreño! Ello favorecería mucho la convivencia en Venezuela y eliminaría tanta tensión. Pero por favor, no se le vaya ocurrir designar a Lina Ron, Iris Varela, Bernal y Barreto, como Coordinadores de dicha Misión.

Teresa Carreño, la hija de Don Manuel, está muy disgustada por el uso que Usted le está dando al Teatro que lleva su nombre. Está tan afectada, que con Alí Primera y el Monumental Ricardo Aguirre, componen una gaita sobre Usted.

Martí, que no se separa de El Libertador, le manda a decir por su intermedio a Fidel, que le agradece mucho la manito que le está dando a Usted con lo de “Barrio Adentro”, porque sin esta Misión, su “revolución Bonita” sería “bien fea”.

Ah, se me olvidaba decirle que Marx y Lenin, le enviarán muy pronto un material de su autoría (creo que con Stalin), sobre lo que significa una verdadera revolución. Quieren que lo reproduzca y lo haga llegar a los camaradas venezolanos. Por lo pronto, le sugieren que hable con Martha Harnecker para que le aclare la confusión que Usted tiene respecto a lo que es una revolución.

Bolívar le reitera que no siga usando su nombre. Que quedó harto con lo de la corrupción del Plan Bolívar 2000. Por correo electrónico le va a hacer llegar sus Decretos en los cuales establece la pena capital contra los corruptos, para que le sea aplicada a tantos bandidos que se autodenominan bolivarianos. Está terriblemente enfurecido con las Fuerzas Armadas Nacionales (FAN), Considera que es inaudito que forme hombres como Usted, que pasó diez años preparando un golpe, para fracasar.

No soporta los militares de Altamira ni tampoco a los vulgares como Gruber y Acosta Carles. Por cierto, no le perdona a Usted que le haya dado la Orden Libertador al ‘General Eructo’.

Considera que las Fuerzas Armadas Nacionales deben ser desmanteladas como se hizo en Panamá y costa Rica.

Bueno Compatriota, déjese de tantas locuras y acérquese a la gente prudente y decente de nuestro sufrido país. Eso es lo que todos deseamos aquí para que Venezuela se encamine definitivamente por los derroteros del desarrollo y bienestar, de conformidad con las lecciones y ejemplo que les legamos a los latinoamericanos y venezolanos.

Atentamente, Samuel Robinson.

* Profesor Titular Emérito y Ex Director del Instituto de Filosofía del Derecho de la Universidad del Zulia.
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba