Opinión Nacional

Chávez al desnudo

Chávez partió en una “gira ideológica”, así la definió, a visitar a Rusia, Ucrania, Bielorrusia, Irán, Siria y Portugal. Excluyendo su visita a Portugal, el caudillo  visitará países con los que evidentemente tiene afinidades ideológicas en términos de su visión totalitaria y estatísta de la sociedad. Ya habíamos hablado de este peculiar  “Club de los Totalitarios” cuyos gobiernos irrespetan los derechos humanos, oprimen la democracia, cuando la hay, e incluso rememoran al viejo comunismo en extinción.

Chávez como ya no logra impactar la prensa mundial con su ropaje de “buen revolucionario”, ahora la emprende con anuncios escandalosos tratando de jugar al “enfant terrible”. En esta su novena visita a Rusia y su primera parada del periplo revela que está trabajando con Putín un programa nuclear y se espera que diga lo mismo cuando visite a su “pana” Ahmadinejad en Irán, pues hay acuerdos binacionales en este sentido.

Este anuncio lo hace justo cuando hay denuncias cada vez más documentadas de que sus relaciones con el régimen de Ahmadinejad van más allá del uso pacífico de la energía nuclear. Además se lanzó un “dejavu” nostálgico al decir “Yo soy de los que cree que la Unión Soviética desapareció se transfiguró”, le faltó decir que él la reviviría. No hay duda que Chávez vive su vida pensando en el pasado. Ya le han pasado varios chascos, los más memorables fueron cuando elogiara a Mao en China o criticara a los norteamericanos en Vietnam.

Mientras Chávez rendía homenaje a la “resistencia indígena”, aunque sólo por twitter, en España sucedían hechos que en el mejor de los casos podrían ser considerados otros gaffes diplomáticos.  Se trató de la ausencia de la bandera de Venezuela en el acto conmemorativo de los 200 años de la independencia, que se celebró España justo el día de su Fiesta Nacional. Tampoco el embajador  venezolano  asistió a la recepción oficial que le siguió ni a la reunión anual del patronato del Cervantes, presidida por el Rey y a la que asistieron Zapatero y sus ministros. La excusa fue increíble – en el sentido lato de la palabra: el militar responsable de llevar la bandera estaba indispuesto. En otros tiempos hubieran rodado cabezas. Este desplante al Rey y al gobierno español, es otro “pelón”, en especial cuando están enredados con el tema de los etarras. En todo caso la respuesta de la Ministro de Defensa de España fue lapidaria, y aplicable a todos estos casos: «la actitud de Venezuela por si sola se califica».

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba