Opinión Nacional

Como hacer para que el NO signifique una verdadera victoria para Venezuela

La victoria del NO ha llegado como una sorpresa rotunda para ambos sectores. Por un lado, la oposición ha tenido el placer final de una victoria democrática frente a Chávez, y el chavismo de enfrentar la realidad de que no son invencibles. Pero no podemos ser tan poco visionarios como para vaticinar que esto implica un revés en el gobierno de Chávez o que esto es, como muchos dicen: “el principio del fin”. Todos estos comentarios sólo hacen que la victoria del NO, auspiciada en gran parte por talento juvenil, genere zozobra en el oficialismo y sus seguidores, creando más rencor, más odio, más división y por ende fortaleciendo el discurso chavista. Hay victorias donde la arrogancia del vencedor termina por convertirlas en derrotas. El Tratado de Versailles es uno de los tantos ejemplos.

Si los números sirven de referencia hay que entender que la victoria del NO se debió más a un fenómeno interno del chavismo que a una maniobra grandilocuente de la oposición. Ganando en una mayoría de estados, y perdiendo por un muy estrecho margen, el chavismo sigue siendo la fuerza dominante en Venezuela. La oposición tuvo la sapiencia de comenzar a darnos protagonismo a los jóvenes, pero hay entender que los jóvenes hemos sido una parte integrante de la oposición siempre, hemos hecho cuerpo en TODAS las marchas y hemos sido un voto determinante en cada una de las elecciones. Es por eso que los resultados indican que la oposición no obtuvo un número de votos mayor al que históricamente ha obtenido. Lo que si ha influido, es que luego de nueve años de lucha, algunos sectores de la oposición han entendido que el monstruo no es Chávez, sino la falta de puentes entre dos polos sociales. Con alegría recibí los comentarios de Felipe Mujica que dice que el cambio es a largo plazo fomentando la inclusión social. Con igual fuerza suena Leopoldo López al comenzar a hablar del acercamiento a las comunidades. Muchos llevamos tiempo tratando de decir a la sociedad que en nuestra generación de jóvenes, debemos encontrar una nueva voz, una forma de accionar distinto de la IV y la V República. Aleluya gritemos todos, porque lo hemos comenzado a entender. Es el principio del principio, el principio de una nueva Venezuela, de nuevos líderes, de nuevas ideas- es la Venezuela de los puentes.

El NO ha demostrado dos grandes cosas en Venezuela. Una, que existe una metamorfosis en el cambio de los líderes Venezolanos. Este cambio no es, como pretenden muchos, un cambio o transformación de la oposición, porque los Jóvenes no peleamos contra Chávez peleamos contra la injusticia, la pobreza, la radicalización; es el cambio del liderazgo en Venezuela de todos los sectores, en la política, en lo intelectual, en lo artístico. Ese cambio no ha concluido, está en proceso, lleva en proceso desde el 11 de Abril del 2002, cuando el espíritu audaz, transparente e indomable de los jóvenes idealistas, se vio traicionado por la manipulación de la vieja política. Allí comenzó, desde las sombras, la manifestación de tener fe en nuestra generación. Es ahora cuando Venezuela comienza a probarnos que estamos en la verdad. Es el deber encontrar nuestro propio espíritu, nuestro propio lenguaje. Como dice uno de los intelectuales jóvenes de mayor potencial nacional y amigo personal, Claudio Sandoval: Es hora de erradicar de nuestra Venezuela el lenguaje dialéctico Hegeliano de poner todo en términos de buenos y malos, de dividir al mundo en dos polos, de decir que unos somos mejores que los otros. Para hacer del NO un SI para Venezuela, hay que dejar de reaccionar a las agresiones de Chávez y dejar que su discurso se caiga por su propio peso. La otra cosa que demostró el NO, es que la gente no es incondicional a un proyecto de Chávez, de que las personas también se cansan de no recibir respuesta a sus necesidades, de que no solo de la revolución come el hombre. Ea pues hermanos, Dios nos ha dado cemento, taladros e ingenieros- podemos hacer puentes con ellos que nos unan o murallas que nos separen. Nuestra generación ya se ha proclamado- queremos PUENTES. Amén.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba