Opinión Nacional

¿Cómo luchar contra la delincuencia?

Expliqué también como en el año 2008 comienzan a funcionar en las favelas las Unidades de Pacificación Policial (UPP), y como los primeros resultados muestran que los índices de homicidio han disminuido en un 47%. Sin embargo, para alcanzar la pacificación de las favelas se requiere de una visión más integral.

Aunque es cierto que donde las UPP funcionan los homicidios han disminuido, también es cierto que otros tipos de crímenes han aumentado. Según algunos estudios, la ausencia prolongada del Estado hace que grupos irregulares establezcan nuevas normas y nuevas sanciones que son aceptadas por la población. En este sentido, una vez que las bandas criminales son removidas, se genera un vacío en el orden previamente establecido. A pesar de que la solución de largo plazo pasa por mejorar el sistema de justicia, deben existir medidas para el corto plazo. En Colombia, por ejemplo, han enfrentado esta realidad estableciendo las Casas de Justicia, que funcionan como espacios de resolución alternativa de conflictos. Estas iniciativas han probado ser eficaces en mejorar la relación entre los ciudadanos, y han permitido disminuir crímenes menores en las comunidades.

Una de las principales críticas al programa de Pacificación de Favelas es el abuso de poder y la violación de derechos humanos por parte de la policía. Las autoridades de Río de Janeiro han intentado resolver este problema de distintas maneras: entrenan a los policías en materia de derechos humanos; por otro lado, crearon líneas telefónicas en donde los ciudadanos pueden denunciar malas prácticas y abusos policiales; finalmente permiten que medios de comunicación acompañen los operativos para dejar evidencia de cualquier irregularidad. Aun así las denuncias persisten.

Otro elemento de gran importancia es entender que cuando un joven tiene pocas alternativas para superar la pobreza, existen incentivos para involucrarse en actividades criminales. La provincia de Minas Gerais en Brasil, tiene un plan llamado Mantente con Vida, cuyo objetivo es ofrecerle una salida a los jóvenes del mundo de la delincuencia y reinsertarlos en la sociedad. En Río de Janeiro, otro proyecto que ha sido implementado es el proyecto Casa Viva, dirigido a atender a jóvenes con problemas de drogadicción.

Finalmente, es importante aclarar algunas ideas. En primer lugar, el problema del tráfico de drogas es una variable presente en todos los países de la región y tiene lazos muy estrechos con los índices delictivos. Este tema se comenzó a debatir en la Cumbre de las Américas 2012 y ya se generó un primer informe al respecto. En segundo lugar, un crecimiento económico sostenido y políticas sociales bien ejecutadas permiten que la lucha contra la delincuencia tenga muchas más probabilidades de ser exitosa. En tercer lugar, la seguridad ciudadana debe ser una política de Estado que abarque todos los niveles de gobierno e incluya al sector privado.

El problema de la delincuencia en Brasil no es el mismo de Venezuela, pero lo que sí es evidente es que mientras algunos países intentan resolverlo, otros están concentrados en aferrarse al poder. Sólo en la medida en que exista la voluntad política para enfrentar el problema con una visión integral, podremos evitar que sigan asesinando a más de veinte mil venezolanos todos los años.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba