Opinión Nacional

Con decisión y esperanza

El pasado fin de semana tuvo lugar en Caracas el Encuentro Nacional de Laicos, convocado por el Consejo Nacional de Laicos de Venezuela, que anualmente reúne a los Dirigentes de los Movimientos de Apostolado Seglar, con el fin de reflexionar sobre la acción y misión de los laicos en el mundo y, especialmente, en una Venezuela convulsionada social, económica y políticamente, como en la que nos toca vivir, todo la luz de la fe, teniendo como soporte las enseñanzas de la Iglesia Católica e iluminados por el Espíritu Santo.

La palabra laico tiene diversas acepciones. Los católicos asumimos las definición quen os presente la encíclica Lumen Gentium, según la cual “Con el nombre de laicos se designan aquí todos los fieles cristianos, a excepción de los miembros del orden sagrado y los del estado religioso aprobado por la Iglesia. Es decir, los fieles que, en cuanto a su incorporación a Cristo por el Bautismo, integrados al Pueblo de Dios y hechos partícipes a su modo de la función sacerdotal, profética y real de Cristo, ejercen en la Iglesia y en el mundo la misión de todo el pueblo cristiano, en la parte que a ellos corresponde.” (Lumen Gentium, 31).

En este sentido, en 1974, la Conferencia Episcopal Venezolana, creó el Consejo Nacional de Laicos como una organización eclesial de coordinación y servicio para todos los laicos, movimientos eclesiales y otras organizaciones laicales. Su Misión hoy en día es “promover la espiritualidad, formación e integración de los laicos y el acercamiento de los no bautizados para vivir, compartir y sembrar los valores del Evangelio en todos los campos de la sociedad”.

Es por ello que, reunidos este fin de semana, como anualmente se acostumbra, los asistentes al encuentro que comentamos, venidos de todo el país, pudimos evaluar la situación de los laicos y la dificultades que nos toca enfrentar, cuando parece que la Iglesia (entendida como pueblo de Dios), parece que comienza a ser un estorbo, cuando se atreve a denunciar los atentados a la dignidad de la persona humana, la situación de calamidad social en que se encuentran muchos de nuestros compatriotas y cuando nos empeñamos en promover ante todo el Bien Común.

El encuentro comentado tuvo como resultado un importante documento, que sirve ve titulo a estas notas, del cual destacar queremos destacar el señalamiento según el cual los laicos “Compartimos el sentimiento de angustia de la población, mayoritariamente cristiana y católica, sobre el crecimiento de la pobreza; la ausencia de oportunidades de empleo estable, productivo y con cobertura eficaz de seguridad social; la poca creación de empresas de cualquier dimensión, a su vez, generadoras de empleo; la exclusión generalizada, y en particular de la juventud, de los circuitos de vivienda, salud, educación de calidad, esparcimiento, recreación y cultura”. Es por ello que destaca entre los compromisos el “incrementar y buscar sin descanso acciones concretas de solidaridad a fin de revitalizar, en todos nuestros ambientes, la caridad fraterna base de la Iglesia comunión”. Es a los laicos que no corresponde estar al frente, por dura que sea la realidad. «No podemos, como ha dicho el Papa Juan Pablo II, permanecer ociosos».

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar