Opinión Nacional

Contar los pollos antes de nacer

Aun cuando el recién nacido PSUV clausure su congreso fundacional, torpemente, anunciando la expulsión del diputado Luis Tascón de sus filas (malos presagios para una organización política presuntamente nueva), el oficialismo cuenta con grandes recursos económicos y un desmedido control sobre el Consejo Nacional Electoral y demás instituciones del país, para enfrentar las venideras elecciones de gobernadores, alcaldes y diputados regionales en buenas condiciones.

En el escenario presente, los adversarios del régimen están obligados a no engolosinarse con los resultados del referéndum del 2-D. Aunque, lamentablemente, a juzgar por los hechos, muchos demócratas “soñadores” aún creen en una contienda limpia, con claras normas electorales, como ocurría en el pasado. A pesar de todas las imperfecciones, se respetaba la voluntad popular. No obstante, en tiempos de bajos niveles de popularidad del Presidente, el ventajismo y las trampas vendrán inexorablemente.

Es verdad, Chávez no las tiene todas consigo, sin embargo, todavía, conserva gran capacidad de maniobra, y carece de escrúpulos a la hora de tomar decisiones. Sobre todo si acecha un peligro mortal. Con el susto del revolcón navideño a cuestas (a perro macho lo capan una sola vez, reza el refrán), se manejará en un marco distinto al del respeto, la gallardía y la convivencia, en los estados y municipios más importantes del país; donde una derrota electoral, pondría en riesgo su permanencia en el poder.

A juzgar por la parranda de candidatos, brotando a borbotones por doquier, la cosa se pone color de hormiga para los opositores del teniente coronel. En nada ayuda la proliferación de aspiraciónes, sin respaldo ni sustento. Incluso muchos de los campeones obstinados de la abstención, dejando atrás estridentes posiciones recientes, deliran por una chambita… ¡Qué bueno! Pero, eso de que, mientras más masa, más mazamorra, no funciona en estas circunstancias.

Es obligante actuar de manera consciente, militante, comprometida. En tal caso, a los partidos políticos les corresponde la mayor carga. Ponerse de acuerdo, a los efectos de enfrentar al chavismo (golpeado, mas no derrotado) con las mejores figuras luce lo más sensato: aquellas que por su trabajo y condiciones de liderazgo, han mantenido una conexión permanente con los electores. De lo contrario, el resultado, para frustración de muchos, será una derrota anunciada, con efectos, quizás, muy negativos: un ticket de regreso a un pasado reciente, lleno de incertidumbre y estados de ánimo colectivos de apatía y desgano, contrarios a la movilización popular.

Hasta ahora, apartando la retórica de siempre, los dirigentes de los principales grupos de oposición no parecen dispuestos a lograr a acuerdos unitarios. Los hechos así lo indican. Con frecuencia se da el caso de un partido con multiplicidad de aspirantes al mismo cargo de elección popular. ¿Y entonces? Es así como es posible a derrotar las inquebrantables aspiraciones hegemónicas del caudillo de Sabaneta. Con acciones acordes con la estrategia del Gobierno sólo se favorece la consolidación de la vesania revolucionaria actual. ¿Resulta tan difícil darse cuenta de ello?
Si los partidos no ponen orden en su propia casa, no pueden esperar el respeto, respaldo y confianza de la gente. Hay una verdad clarita: ante la miopía y oportunismo políticos, cómo van a alcanzar compromisos para la formación de un frente plural, incluyente, con el nervio necesario para enfrentar con éxito la arremetida de la fiera herida. No se puede arribar a buen puerto si todos no reman en el mismo sentido, sobre todo con mar de fondo. O, acaso Chávez es mocho.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba