Opinión Nacional

Corruptus Habemus

Bienvenido Cardenal Urosa,
que su cardenalato traiga paz a nuestro país

Esto se veía venir. El río venía sonando muy duro desde hacía ya mucho tiempo y no eran solo piedras lo que traía la creciente. La presión fue tanta que la olla no aguantó. Como dijo el filósofo “ni la tos ni la riqueza se pueden ocultar”. Y explotó precisamente por la tierra natal del caudillo. La cuna del hombre más inteligente del mundo como dijera hace poco la gocha diputada Iris Varela. Y al destaparse la olla la podredumbre va a chispear a toda la revolución. Y no es que la corrupción, como moral gubernamental, sea algo novedoso, no. Pensamos que es un mal genético. Como las células cancerígenas, existe en todos los cuerpos y de golpe comienza a crecer, a invadir todo, a infestar todo. Así le esta pasando al proceso de la tres raíces. No se hizo la quimioterapia necesaria a tiempo. Desde el mismo canto de “playbol”, como gusta decir al teniente coronel, se dio inicio al proceso de corrupción. El Plan Bolívar 2000 fue el buque insignia o mas bien el tanque insignia.

Nos vamos de anécdota. Cuando ese plan estaba en su pleno apogeo, comenzando este Siglo, visité una ferretería en la capital de un estado llanero para comprar algunas herramientas. El propietario de la misma, que sabía de mis inclinaciones contrarrevolucionarias, me refirió el hecho de que un capitán fue a comprarle 200 galones de pintura blanca pero pidió que le facturara 300 y como “business are business” se hizo la factura como la solicitó el cliente. Pero la cosa no paró allí, al día siguiente, me sigue contando el ferretero, regresó el susodicho capitán a reclamarle, que le había cobrado IVA sobre la base del precio de 300 galones y no de 200 y que “mi comandante esta arrechísimo” porque le había “tumbado” ese dinero. Con esa moral se iniciaba el gran plan B-2000. Por cierto que ese comandante es un flamante y próspero gobernador bolivariano. Simple botón de un inmenso rosal.

Pero es que, como dijera en una oportunidad el Dr. Barrios, no hay razones para no robar. Normalmente los gobiernos militares tienden a ser corruptos. No porque los militares sean más corruptos que los civiles, que hay opiniones al respecto, sino porque un subalterno no denuncia a su superior por miedo y cuando lo hace sale trasquilado, así que en ves de denunciar se mete en la pomada. Además de ello en este proceso revolucionario lo primero que desapreció fue la Contraloría; no se elaboran presupuestos sino que se ejecutan los recursos según vaya viniendo, a lo Eudomar Santos; en los mas de los casos se maneja solo efectivo y no se licita nada, todo es “a discreción”. He allí una importante diferencia entre la IV y la V. En la IV había la tentación de tomar los dineros públicos, pero había que ser extremadamente cuidadoso y habilidoso. En esta V definitivamente quien no “corrupté” es “surra de perro”, no es así amigo Clodosvaldo.

Además del Plan Bolívar 2000 están todos los bancos que se han creado y que han quebrado, las misiones, mercal, núcleos endógenos, máquinas smarmatic y captahuellas, cooperativas, movilizaciones multitudinarias con sus respectivas boinas y franelas púrpuras, adquisiciones de vehículos para las policías y demás dependencias oficiales, compras de armamentos, la caja chica de PDVSA. El festín de Baltasar se quedó corto. Algunos ultra revolucionarios piensan que el jefe máximo no sabe nada de esto. Pero, ¿quién saca dinero de debajo del colchón? ¿Quién creó el Plan B-2000 y le dio dinero en efectivo a los comandantes de las guarniciones? ¿Quién creó las misiones y los bancos? ¿Quién dispuso de las reservitas del BCV y ordena el uso de los dineros de PDVSA? ¿Quién le da dinero a los pueblos hermanos, en especial a Cuba? ¿Quién controla al contralor y al fiscal y al defensor y a la AN y al TSJ y al CNE? ¿Quién quita y pone? Dejémonos de pendejadas y de eufemismos, aquí hay solo un jefe y ese jefe de tonto no tiene ni un pelo. Lo sabe todo, lo decide todo. No hay que andar por las ramas buscando culpables. El azúcar de Sabaneta quiso ser tapada con la ciudad Lebrún, pero saltó de nuevo la fístula del caso Anderson, los enanos, el vice y el chofer de la AN, los familiares muy, pero muy cercanos, y esto pica y se extiende. El régimen esta haciendo como chacumbele, ellos solitos se están matando. No solo se les cayó el viaducto, se les está cayendo todo el país, ya la gran masa de “revolucionarios misioneros” se han dado cuenta de que lo que les llega es solo la migaja. Y quieren más. O me das más o te denuncio.

Sin duda este régimen pasará a la historia, y esperemos que pase lo más pronto posible, como el más corrupto de todos, el más grosero e impúdico en ese renglón, pero además el más ineficiente, el de mayor inseguridad, bueno el peor de todos y en todo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba