Opinión Nacional

Cosas inexplicables que vienen ocurriendo

En primer lugar deseo que alguien me explique seriamente el cuento y las pamplinadas de la fulana Ley RESORTE, de su real y verdadera vigencia, de sus propósitos y de si la misma se le aplica solo a los bobos y a la oposición de este país, haciendo expresa exclusión de funcionarios públicos y personas vinculadas al Gobierno, y en particular al Vicepresidente José V. Rangel.

Entiendo que lo soez, procaz y vulgar debe y tiene que estar excluido del lenguaje, publicidad, señales y material de información de los medios de comunicación audio visuales y de otro tipo; pero eso no parece ser ni la regla ni la actitud sumida por los personeros de gobierno, ni en particular del oscuro Vicepresidente antes aludido.

En efecto en días pasados, sin miramiento ni recato alguno y para reforzar su acostumbrada arenga en contra todo lo que razonable o irracionalmente sea opuesto a los menesteres del gobierno, en plena arenga sobre la celebración del comportamiento del pueblo y de quien dice que nos manda, su crecido líder, en clara e inteligible voz, soltó la palabrota esa con la cual “semánticamente” se denomina al peor de los sitios de una antigua nave, adonde podía mandarse a una persona, pero hoy tan usada también para mandar despreciativa y vulgarmente a un sujeto que nos perturba o molesta, bien lejos y largo a dicho sitio.

La citada imprecación fue reproducida no solo por un medio de comunicación radial y audiovisual, sino por todos los que conforman el sistema de radio comunicación y televisión nacional, pues como es costumbre gobiernera nos encontrábamos tristemente en cadena.

Yo me pregunto con Juan Pueblo si es que ahora esas palabrotas tan disonantes son lenguaje revolucionario, o si es que tan reprochable funcionario goza de inmunidad para usar y divulgar la vulgaridad, lo soez y fuera de tono, como prerrogativa especial para su cargo.

Entre tanto y se nos dilucida ese misterioso y desagradable proceder, si tenemos cuando menos derecho a protestar ese mal ejemplo para nuestros hijos y representados menores y mandar largo y al mismo sitio a él, por su atrevimiento y falta de respeto con la ciudadanía y exigir se le apliquen las sanciones contempladas en la Ley.

La verdad es que ya no solo la oposición carece de clase y volumen de testículos para desempeñarse, sino que en ello por igual caen todos los que integran esa gran manada de facinerosos que ahora integran lo que se llama el lumpen revolucionario que apoya esto que por desgracia nos ha tocado vivir en Venezuela.

Y que no me vengan con el cuento de que fuera otrora un oligarca escualido lamentablemente fallecido, quien puso de moda eso de usar palabrotas distonantes, para reforzar sus arengas, pues a pesar de sus muy sólidos meritos literarios, por igual criticamos y reprochamos tan deplorable ejemplo, en su caso particularmente agravada la situación, pues al menos si había una presunción grave de alta educación en la persona del Dr. Uslar Pietri, que no acompaña precisamente al pobre e infeliz verbo del Rangel.

Mi hoy segunda preocupación y llamada de atención viene referida a un chocante proceder de los Gringos, y en eso le doy una ayudadita a los rencores de quien les conté y dice que nos manda, pues en efecto no me parece nada justo el que hayan armado sendos soberanos escándalos sobre asuntos de lucida importancia, sin que a la larga hayamos conocido desenlace final igualitario para cada uno de dichos supuestos.

Primero fue la trastada de un ex alto funcionario del Ministerio de Finanzas de este gobierno, por haber tratado de pasar inadvertidos sus ahorritos a gringolandia, llevando “in manu” unos cuatrocientos y tantos mil dólares norteamericanos y pasarlos sin declaración por aduana, y el segundo caso, el del inocente y nimio hecho de haberle encontrado a Fidel Castro, adalid de la izquierda moderna, digno y honesto mandatario de un pueblo lleno de hambre y tristeza, otros ahorritos, en una caja de seguridad de un reputado banco suizo, de la bicoca de cuatrocientos cincuenta millones de los mismos verdes dólares, sin que se sepa que le hayan decomisado los susodichos churupitos al Fidelin y con el único castigo de haberle impuesto una módica multita de cien millones de aquellos mismos billetitos para el instituto bancario que se los guarda.

Que sepamos, y ante el silencio sepulcral guardado por las autoridades del Norte en este último escandaloso caso, seguro estamos no se aplicaron las normas de las Leyes contra Lavado de dinero ni de protección para evitar corrupción en los gobiernos, mientras que al ahorrativo venezolano, le quitaron sus churupitos, y además hasta lo mantuvieron encanado unos cuantos días.

Definitivamente que Juan Pueblo como que si tiene la razón, al destacar que el Bush se las trae al estar caribeando al de estas tierras, mientras le tolera y oculta bandolerillas al Cubano y por darle razón al Chávez por su feroz odio al prepotente musiu del Norte y por la creación de sus milicias de reservistas para defenderse en igualdad de condiciones contra el Tío SAM.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba