Opinión Nacional

¿Cuando carajo, haremos la ruta de la marcha

Ya está bien de quedarnos parados y escandalizarnos con las decisiones arbitrarias y anti-democráticas del energúmeno de Miraflores; cuando carajo vamos empezar a actuar de forma distinta, a organizar marchas y acudir a las instituciones de la dictadura que por razones obvias, siempre decidirán a favor de los intereses del tirano de Miraflores. Chávez ha provocado una ruptura con muchos dolores y penas para los venezolanos, por cuanto sus ideas tiránicas no reparan en los valores democráticos en los que está formado el venezolano, por eso le importa un carrizo los derechos humanos, la autonomía de las instituciones públicas, la propiedad privada, la autonomía universitaria, otras. Chávez ha venido destruyendo progresivamente las libertades públicas de los venezolanos, él y sus rufianes constituyen una clase política mediocre, cuyo rasgo de identificación es el resentimiento social, el insulto, la chabacanería. Es una clase política sin la más mínima brillantez y excelencia académica.

En Venezuela tenemos una dictadura militar que ha perdido la razón de la historia, los militares de Chávez son unos militares soeces y sin ningún mérito en batalla, la única batalla que hasta ahora han emprendido fue la del golpe del 04 de febrero del 1992 y salieron derrotados. El emblema de los militares de la dictadura son Acosta Carlez (General del eructo), Francisco Arias Cardenas (Teniente Coronel de los lambucios), Raúl Baduel (General en Jefe de los jalas bolas). El espectáculo que hoy da nuestra Fuerza Armada es desolador. Marx afirmaba que el hombre está conformado por las circunstancias, hoy las circunstancias de los hombres de uniforme de nuestra Venezuela es un drama, por cuanto continuar acompañando el camino de la neurosis colectiva del Teniente Coronel Presidente, es mantener en el país la localización posible de una guerra civil, por cuanto un buen número de venezolanos no estamos dispuestos a continuar aceptando pasivamente los insultos, vejaciones y degradaciones de nuestra familia, de un militar mediocre que pretende ser dueño absoluto de Venezuela.

Las marchas y las manifestaciones son importantes en tanto expresan un sentimiento noble de la gente, pero desafortunadamente en la dialéctica de ésta dictadura ésta expresión social y política, forma parte de la cotidianidad a la que ha sometido a la gente de la oposición. El dictador y sus compinches ven estas manifestaciones de calle como la expresión de unos famélicos políticos que de cuando en vez, sacan fuerzas para exaltar sus sentimientos de rabia y/o de frustración pero que no tienen ningún plan de poder importante, de allí que siempre acepten gentilmente las condiciones impuestas por “el orden establecido” Y es que nosotros somos “democráticos” y por tanto, debemos demostrar siempre nuestra condición luchadores democráticos, por eso nuestras caravanas siempre llevan cajitas de música, mientras las del tirano llevan tanques, aviones de combate, metralletas, bombas, otras, pero no importa, nosotros somos democráticos. Por eso me pregunto; ¿Cuando carajo haremos nosotros la ruta de la marcha, para reconquistar el poder democrático del país?

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba