Opinión Nacional

¡Cuidado con el triunfalismo!

No cabe duda de que, el 2 de diciembre de 2007, Chávez sufrió un grave revés. Su ultra-radicalismo y su insultante arrogancia y agresividad, aunados a su incompetencia como gobernante y administrador, hicieron que gran parte de su pueblo le diera la espalda. Al mismo tiempo se agravaron la inflación,. el desabastecimiento, la inseguridad y las divisiones internas del oficialismo. Ante la creciente ingobernabilidad del país y los síntomas de incipiente implosión del régimen, en el seno de la oposición democrática resurgieron el optimismo y la voluntad de lucha, orientada en primer término a ganar las venideras elecciones de gobernadores y alcaldes. Con elevada responsabilidad cívica, los partidos y sectores de oposición suscribieron el pacto del 23 de enero, dirigido a lograr que los precandidatos de menor arrastre cedan las candidaturas a los visiblemente más favorecidos.

Pero los demócratas opositores debemos cuidarnos de no caer en el triunfalismo ni subestimar al adversario. El presidente Chávez puede cometer locuras en la interpretación de la historia y proponer el paso al socialismo cuando aquí apenas se plantea un capitalismo nacional desarrollista. Puede adoptar actitudes aparentemente desequilibradas. Pero no es ningún loco y su inteligencia –innata, espontánea, rápida- es grande. Su estrategia a largo plazo es utópica, pero sus tácticas suelen ser realistas y posee una certera intuición psicológica..

Por otra parte, no es cierto que haya perdido todos sus apoyos externos. El sub-imperio brasileño ha decidido seguir valiéndose de él, alentando su obsesión con el “Sur” y su tendencia a darle la espalda al Norte (y a Colombia y la región andina).. Brasil defenderá a Chávez ante el mundo, a la vez que tratará de persuadirlo a que modere su estilo, y a cambio de ello, aumentará su aprovechamiento de Venezuela y sus recursos. En el seno de la vasta socialdemocracia mundial subsisten veleidades pro-chavistas que podrían reavivarse mediante un poco de “buena conducta” por parte del barinés. A ello se agrega la codicia universal de petrodólares venezolanos.

Por ello es importante que la oposición democrática evite el triunfalismo y mantenga una línea de lucha eficaz, que implica: 1) No dividirse por rivalidades electorales; 2) presentar una alternativa ideológica y programática de contenido democrático social, y 3) priorizar la captación de los sectores populares decepcionados y disidentes del chavismo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba