Opinión Nacional

Democracia, capitalismo, socialismo, comunismo y autoritarismo (Parte III)

Comunismo. Recientemente Fidel Castro afirmó que: «El socialismo es comunismo, ese es el planteamiento de Carlos Marx». Semejante error conceptual pone en evidencia que desde 1959 Cuba ha estado sometida a un sistema socio-político signado más por el autoritarismo que por el socialismo.

Marx, al contrario de Fidel Castro, planteó que el socialismo es una fase transicional en el desarrollo humano en la cual el modelo de producción capitalista es “transformado” en otro modo de producción superior. Esta transformación tendrá lugar cuando  los factores y procesos productivos que mantienen al capitalismo pierdan su eficacia, limitando sus relaciones de producción e impidiendo que continúe creciendo. Se dice entonces que el capitalismo habría alcanzado una etapa de “crecimiento cero” en la cual comienzan a ser evidentes los factores-procesos productivos del modelo alternativo, es decir el comunismo.

De allí que sea válido prefigurar que durante la fase transicional del socialismo y posteriormente en el comunismo la producción de alimentos y de los bienes y servicios que requiere la sociedad para su sustento serán significativamente superiores a la del modelo capitalista toda vez que las fuerzas productivas que rigen durante el socialismo y el comunismo no están sometidas a las restricciones que dominan y orientan las relaciones de producción capitalista. Cuba, ni remotamente se aproxima a un modelo socialista, menos aún a uno comunista.

En una economía socialista, los medios de producción son poseídos por la sociedad y utilizados de una forma eficaz, es decir mediante un adecuado plan de ordenamiento territorial-productivo que ajusta la producción de la riqueza de acuerdo con  las necesidades de la comunidad. Esta planificación económica permite la distribución  del trabajo que deben realizar todos los capacitados para hacerlo y garantiza un sustento a cada hombre, mujer, y niño. La educación del individuo, además de promover sus propias capacidades naturales, inculcará en él un sentido de la responsabilidad social en lugar de glorificar el poder, el lucro y el éxito que son los valores centrales en los que se apoya el capitalismo.

Con base en información suministrada por el Profesor Ernesto Rodríguez, se puede  concluir que: “…el comunismo es un importante desiderátum pero un desiderátum muy a largo plazo, que requiere un gran cambio de conciencia y cambios muy profundos en la sociedad, lo cual, por ahora,  no se ve ni remotamente en nuestro país ni en ningún país. El socialismo y el comunismo requieren como pre-requisitos que la población tenga una gran cultura democrática y una gran conciencia política, y elevados valores éticos y humanísticos, para no repetir las terribles experiencias del Stalinismo.”

Autoritarismo. Es un término equivalente a Totalitarismo. Ambos representan la manifestación cruel y antihumana de la autocracia, frecuentemente apuntalada por un estamento militar-policial y por un fanatismo socio-político diseñado y aplicado exclusivamente para ejercer un control social férreo y sin escrúpulos. En este sentido, la política venezolana en los once años de gobierno “chavista” se ha vestido de ideología oficial, teniendo como brazo ejecutor un sistema policial-militar que, mediante el miedo y el terror, pretende imponer un régimen de corte NEO-FASCISTA, basado en un nuevo prototipo de ideología Nacional-Socialista, cuyos objetivos principales son:

1º) Aplicar un estricto control político-social, utilizando para ello al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y organizaciones paramilitares, cuya principal misión es reprimir a quienes desobedezcan o se  resistan a dicho control.

2º) Ejercer una brutal ideologización del sistema educativo en todos sus niveles (Pre-escolar, Primaria, Secundaria y Universitaria).

3º) Concentrar el poder económico y militar en una cúpula “cívico-militar”,  centralizando la totalidad de los medios y procesos productivos  del país, implantando a “sangre y fuego” relaciones de producción capitalistas dominadas por el Estado.

En síntesis, el Socialismo y el Comunismo son sistemas socio-políticos que tienen como objetivo principal generar “riqueza social”, la cual en el socialismo es producida y percibida por cada individuo de acuerdo a lo que aporta como trabajo a la sociedad,  mientras que en el comunismo la producción, distribución y disfrute de la misma se regiría según el principio marxista: “De cada quien según sus capacidades, a cada quien según sus necesidades”.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba