Opinión Nacional

Dos minutos de silencio en nueve años de violencia

El teniente coronel que fue electo en diciembre del 98 para ocuparse de todo el país, prefirió dividir a los venezolanos y gobernar únicamente para quienes le sean incondicionales. El que conspiró desde antes de ingresar a la Escuela Militar y falló aun como golpista, justificaba su alzamiento en armas con argumentos en contra de la corrupción, el sectarismo partidista, la exclusión social, la injusticia, la falta de Democracia, ahora ostenta el triste desmérito de estar a la cabeza del régimen más corrupto, más sectario, más excluyente, más injusto y menos democrático de las últimas cinco décadas. El que ofreció un cambio, que suponíamos era para mejorar, tras el disfraz de Socialismo del siglo 21 ha fracasado en su intento de destruir los cimientos de una Democracia -con fallas pero esperanzadora-, para substituirla por una autocracia militar cuya inspiración esencial está en lo peor del anacrónico pasado; Estatismo y trueque, militarismo y conuco, peronismo tropical con soviético culto a la personalidad, manuales del siglo 20 y nostalgias del 19.

Durante los pasados nueve años han ocurrido innumerables tragedias que han dejado cientos de miles de víctimas mortales, y el charlatán obseso de su propia voz, aunque habla por insoportables horas en programas de dudosa utilidad, obligando arbitrariamente a todas las estaciones de radio y TV a encadenarse hasta que a él le dé la gana, solamente ha invitado a dos minutos de silencio; el primero, hace años, por una cubana, muerta en un atraco, presunta médica, (ninguno de estos antillanos ha presentado reválida, a nadie le consta que sean médicos puesto que no lo han demostrado, y ejercen de forma ilegítima, violando la ley, porque al caudillo le salió de sus reaños, por decirlo al estilo cabrujiano),. Al segundo y muy plañidero minuto de silencio invitó hace pocos días, a raíz de la muerte de un delincuente, responsable de intensos crímenes de lesa humanidad, uno de los primordiales jefes de la banda terrorista FARC, que opera en Colombia y, ahora es evidente, en las fajas fronterizas de los países vecinos, que utilizan como aliviadero, mientras las autoridades de esos otros gobiernos cómplices se hacen de la vista gorda, o les ayudan.

Desde un planeta lejano, enterarse de que un presidente ha solicitado dos minutos de silencio en nueve años, necesariamente llevaría a concluir que en ese país han ocurrido sólo dos fallecimientos, extraordinarios eventos que sobresalen en un acontecer más tranquilo e ideal que la vida en los países escandinavos o en Suiza. Pero la mayoría de los habitantes de este planeta, y especialmente en estos predios que llaman Latinoamérica, saben perfectamente que a diario ocurren hechos lamentables, merecedores de su respectivo minuto de silencio. Víctimas de atracos pierden sus vidas por docenas cada semana en Venezuela, ninguno de ellos ha merecido una fugaz mención de parte del charlatán mayor. Ni siquiera en la terrible ocasión del secuestro y posterior asesinato de los hermanos Faddoul y su empleado, uno de los peores crímenes cometidos en Venezuela, o cuando esas mismas FARC asesinaron con saña y alevosía a once diputados, a quienes mantenían secuestrados, hubo alguna referencia de parte de quien dispone abusiva y ociosamente del tiempo en radio y TV.

Arturo Uslar Pietri, escritor de valía, compartió sus amplios conocimientos a través de sus conversaciones por TV y artículos de prensa. Aldemaro Romero, excelente pianista, director de orquesta y compositor, creador de la Onda Nueva. Jesús Soto, maestro del Cinetismo. Sus muertes no tocaron la rara sensibilidad de quien sí se aflige por los responsables de asesinatos, extorsiones, secuestros, recluta forzada de menores para fines bélicos, narcotráfico, y lavado de dólares.

Con esa inversión de valores, no nos extraña que se auto catalogue como emisario de la Paz mientras agrede, reprime, y amenaza con su gente armada a todo aquel que se atreva a disentir del atrasadísimo esquema de pensamiento y acción que propone. Rechaza la calificación de terroristas que le asignan a las FARC los países más desarrollados del orbe, pero él se permite llamar así a presidentes electos, dirigentes políticos, y a cualquiera que manifieste estar en desacuerdo con su empeño en cambiarnos el sistema democrático por un remedo del fracaso que, en nombre del Socialismo, se instaló en los países sometidos por el imperialismo soviético (ese imperialismo sí es bueno para estos congelados de la Historia), una de cuyas franquicias agoniza en Cuba, donde jineteras y balseros son los más evidentes síntomas de la horrible infección que produce en las sociedades, esa absurda praxis del partido y pensamiento únicos, con desprecio por la libertad y el valor del individuo, su iniciativa y la propiedad privada.

Esta gente sufre daltonismo selectivo, en lugar de no percibir un color en particular, se ciegan ante los crímenes cometidos por sus correligionarios, y con alaridos desgarran sus vestiduras cuando las faltas son responsabilidad de sus adversarios, que en el argot de guerra que ellos usan, pasan a ser el enemigo y debe ser descalificado, atacado, destruido, eliminado. Por ello y para ellos, Bush y Aznar son genocidas, pero Saddam Hussein y Fidel son cartujos en olor de santidad. Uribe, presidente reelecto, con 83 % de respaldo en la actualidad, es terrorista, pero Marulanda y el mono Jojoy son rebeldes beligerantes a quienes respetan profundamente. El Joao Goveia que asesinó a tres personas en la plaza Altamira es un caballero, y el Chacal, asesino mercenario preso en Francia, es un adorable e inocente camarada, mientras Nixon Moreno es un criminal y los demás estudiantes son lacayos del imperio e ignorantes. Hablan pestes de cualquier jefe de Estado que los critique, Blair, Fox, Alan García, aunque estos respeten el marco democrático, pero nada cuestionan de las dictaduras, crímenes y fundamentalismos de aquellos a quienes admiran y desean emular; Stalin, Mao, Pol Pot, Ceaucescu, Hoernecker, Mugabe, Putin, Luckashenko, Ahmadinehad.

Doble discurso ! Pura Demagogia e hipocresía.-

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba