Opinión Nacional

El 19 de Abril y el 4 de Febrero

Recientemente, Hugo Chávez dio una clara e incuestionable evidencia de su
locura, de la incontenida dimensión de su delirio de poder. Con la
caricatura que caracteriza todas sus acciones, pretendió comparar la fecha
fundacional de nuestro país como nación libre y soberana, el 19 de Abril,
con la que marca su ingreso a la historia como líder de una fracasada
intentona golpista contra el Estado de Derecho y la Democracia, el nefasto 4
de Febrero. De más está intentar calificar de otro modo lo que no es ni
puede ser calificado de otra forma sino como un disparate, otro más de una
vida marcada por el fracaso, la frustración y la locura. Sin embargo, la
historia nos obliga a explorar el alcance de tal comparación, para descubrir
que en lugar de similitudes, ambas fechas representan momentos antitéticos
de nuestra historia.

La primera, el 19 de Abril, representa el climax de un largo proceso
emancipador, que no buscaba otra cosa más que la inserción de nuestro país
en el concurso de naciones modernas, progresistas y libres. Si alguna vez
Venezuela estuvo relamente cerca de ser una nación de primer orden, fue
precisamente en ese año que se inició con los sucesos del 19 de Abril y que
concluyó con la declaración de Independencia, el 5 de Julio de 1811. En ese
entonces, nuestro país miraba a las naciones del mundo como sus pares, al
tiempo que sentaba las bases de la nueva República con una Constitución que
tomaba lo mejor de las mejores constituciones de la época; lo mejor de la
Inglesa, de la Francesa y de la Norteamericana. Nada tenía nuestro país que
envidiarle a Occidente, porque de hecho éramos parte de él y, es más, todo
parecía indicar que ocuparíamos un lugar de primera fila en su devenir
histórico. Después de todo, ¿no fue acaso Venezuela la nación que liderizó
la independencia de media América del Sur, bajo la guía e inspiración de sus
mejores hombres? ¿No fuimos nosotros acaso los que declaramos una guerra a
muerte, terrible pero necesaria, para expulsar de nuestro suelo la planta
opresora y despótica de un tiranillo EXTRANJERO? Tiranillo que representaba
un mundo decadente y en buena medida cerrado a las ideas que inspiraban a la
joven República.

Por lo tanto, el 19 de Abril tiene una significación y trascendencia que van
más allá de cualquier comparación, mucho más con una fecha que representa
una contramarcha en relación a los ideales y a los principios que sirvieron
de base a la creación de nuestra República.

Porque es un hecho incuestionable que, esa segunda fecha, el 4 de Febrero,
marca el inicio de un movimiento hacia atrás, de un penoso retroceso
histórico. A partir del 4 de Febrero de 1992, nuestro país vuelve a caer
bajo el influjo pernicioso de una fuerza decadente proveniente del exterior.

Sí; Hugo Chávez ha demostrado de sobra no ser más que una «paja arrastrada
por el viento» de una revolución impuesta por otro tiranillo más
retardatario y degenerado que aquel contra el cual lucharon nuestros
próceres. Un tiranillo que desde hace cuatro décadas no ha desistido en su
propósito de destruir nuestro país y de liquidar nuestro sistema
democrático, nuestras libertades y nuestra forma de vida, esa que con tanto
esfuerzo y costo en vidas hemos estado construyendo desde aquel glorioso 19
de Abril de 1810. Esa es la verdadera significación del 4 de Febrero: el
inicio de un proceso de sumisión del venezolano a la voluntad y decadencia
inspirada por un tirano EXTRANJERO, Fidel Castro, y por sus asociados del
mundo, las FARC, el (%=Link(«http://www.eurosur.org/rebelion/internacional/saopaulo141201.htm»,»Foro de Sao Paulo»)%)
, y toda esa colecciòn de fracasados
que lo conforman.

Después de todo, ¿no son ciudadanos cubanos los que le dictan a Hugo Chávez
y sus allegados qué leyes decretar» (La Ley de Tierras fue una muy buena
copia de su equivalente caribeño.) ¿No son asesores de ese país los que
ocupan los puestos de nuestros médicos y entrenadores, con el objeto de
«concientizar» a nuestra gente en las supuestas maravillas de su régimen,
como parte de esos fatídicos Círculos Bolivarianos? ¿No es acaso Cuba la que
dicta nuestra política exterior, cada día más próxima a sus aliados de
siempre, la guerrilla colombiana y otros movimientos delicuentes similares
en América y el mundo? ¿No es Fidel Castro quién define nuestra política
petrolera, por cuyo servicio recibe millones de barriles de petróleo como
pago, y que luego vende al mejor postor? Es un hecho bien conocido por
diferentes agencias de inteligencia del mundo que Hugo Chávez y su (%=Link(«http://www.venezuela-oas.org/Rueda%20de%20prensa%20Ali%20Rodriguez.htm»,»emisario»)%) en la OPEP utilizan dicha organización con el fin de promover los intereses
de la revolución cubana en contra de los EEUU y de Occidente. Como él suele
decir, el que tenga ojos que vea…

Tristemente, nuestra patria corre el peligro nuevamente de vivir la opresión
y la tiranía importada desde otras naciones. El 4 de Febrero de 1992
representa el inicio de un proceso que busca anular lo que hemos ganado
desde nuestra independencia, que busca convertirnos nuevamente en una nación
de esclavos al servicio de un amo EXTRANJERO. Y es, precisamente él, Hugo
Chávez, el ejecutor de esta traición.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba