Opinión Nacional

El cambio que vendrá

Cada día son más los chavistas que se están convenciendo de que ha llegado la hora de apartarse con un mínimo de pérdidas. Chávez lo presiente y es por ello que ha planteado la locura de la Ley Antitalanquera, cómo si en éste mundo hubiera fuerza humana capaz de obligar a alguien a enterrarse junto al amigo que se muere. Los más solidarios lo acompañarán hasta el cementerio, pero no se lanzarán al hoyo con él. Están conscientes de que Chávez ha trazado un rumbo suicida para su régimen.

Saben que después de haber tenido dinero y poder, perderlo todo es peor que jamás haberlo tenido y quieren salvar cuanto puedan. Para lograrlo deben apartarse pronto de quien, con su desquiciada obnubilación, está arriesgando todo lo que han conseguido. La presión del tiempo exige que se tomen medidas inmediatas. Están claros que el problema eléctrico sólo puede agravarse en el corto plazo y no hay soluciones mágicas para resolverlo. La inseguridad está desatada y no hay forma de enfrentarla sin romper el pacto tácito que el gobierno tiene con la delincuencia.

La inflación no hace más que desbordarse con los dislates económicos de un Presidente insensato. Todos saben a donde conducen las expropiaciones y el desquiciamiento del socialismo. Por más mercenarios cubanos que traigan, la gente pobre sigue sufriendo el infierno de los hospitales públicos destartalados e incapaces de brindar los servicios de salud que merecen los ciudadanos de un país al que ingresaron un millón de millones de dólares en el tiempo que lleva Chávez prometiendo y prometiendo un mañana mejor que nunca llega.

La ineptitud de la “revolución” es ya demasiado conocida. Sus decisiones, además de no servir para solucionar la grave crisis, son impracticables, opresivas y obsoletas. Todos saben que el socialismo ni es adecuado ni tolerable. Cuando la prudencia le aconseja detenerse y hacer concesiones para poder sobrevivir, él está decidido a avanzar en su loca carrera hacia el desastre total.

La locura de traer a Ramiro Valdés y lo que se propone hacer para reprimir al pueblo y pretender desconocer la voluntad popular está haciendo que mucha gente de su entorno piense en hacer algo para pararlo antes de que sea demasiado tarde. Empiezan a aparecer las primeras grietas en el sistema de poder esquizofrénico de Chávez, son sólo alarmas tempranas, indicadoras del vasto cambio que se avecina en el escenario político.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba