Opinión Nacional

El desconocimiento como política

El contrato colectivo entre los trabajadores del sector universitario y el Estado fue firmado el pasado sábado 29 de junio en la madrugada. Según comentan los medios: la convención será trasladada al Ministerio de Trabajo y luego al Ministerio de Finanzas y comenzará a regir el martes 2 de julio. El ministro Calzadilla concluye: «Hay que felicitar a los sectores que han participado, ya que en tiempo récord se llevó a cabo la discusión en el marco de los principios socialistas».

En realidad es un arreglo entre una parte del sector universitario y el Estado. Se desconoce a los agremiados representados en la Federación de las Asociaciones de Profesores Universitarios (Fapuv), con base a todo tipo de argumentos, entre otros: representan a una minoría y sus intereses no son gremiales sino políticos. También se deja por fuera, nada menos, que a la representación rectoral de las universidades nacionales, asumiendo directamente la negociación laboral el Ministerio de Educación Universitaria, obviándose así de manera práctica la autonomía de cada universidad nacional.

Por otro lado, se desconoce en el conflicto, que el reclamo de las universidades nacionales no se limita al tema salarial. El problema de fondo es el déficit presupuestario global que afecta a toda la vida universitaria. Por más de 7 años el presupuesto universitario se ha venido reconduciendo y se ha ejecutado, además, tardíamente, a la espera de la aprobación de los créditos adicionales en el Parlamento.

Pero el desconocimiento amenaza con llegar a niveles insospechados al intentar omitir la autonomía universitaria. Se ha pretendido imponer de contrabando los postulados del Proyecto de Ley de Educación Universitaria vetado por el presidente Chávez en enero de 2011. Para ello se valieron de una técnica muy novedosa que consiste en legislar sobre las universidades a través de una Convención Colectiva.

La protesta unánime de toda la comunidad universitaria consciente parece que ha rendido fruto. La versión de la Convención Colectiva enviada a la Procuraduría de la Nación que expone una de sus organizaciones signatarias en su página Web (Fenasinpres) señala un cambio significativo en el capítulo II referido a la transformación universitaria, dejándose a salvo la autonomía universitaria.

Los agravios e insultos, los hechos de violencia en la UCV, la indiferencia ante la huelga de hambre de estudiantes, profesores y empleados de diversas universidades, el atentado contra los dirigentes gremiales en Guayana, la judicialización del conflicto, son todas expresiones que indican que el desconocimiento se está convirtiendo en el arma para aniquilar al contrario. Todavía es posible detener la escalada.

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba