Opinión Nacional

El día del Bravo Pueblo

Quisiera bautizar el 6D como el “Día del Bravo Pueblo”. Con mayúsculas. Bravo de valiente. Bravo de aguerrido. Bravo de heroico. Porque ese Pueblo decidió ponerle un parado a la violencia. Al abuso. Al chantaje. Y usó la mejor arma de un ciudadano: el voto.

El Bravo Pueblo votó a pesar de las amenazas del gobierno. ¡Hay que ver las presiones a las que fueron sometidos los empleados públicos! Muchos pueden dar fe de que les pidieron fotografiar sus votos, pasando por encima de sus libertades individuales. ¡Hay que ver las humillaciones por las que tuvieron que pasar los beneficiarios de las misiones! “Les vamos a quitar los beneficios” , les dijeron. Y esto es tan verdad que Maduro, después del triunfo de la oposición dijo que iba a pensar si les construía más casas, porque habían votado en contra, dando a entender que los votos se compran. Por eso y por muchas cosas más, el Bravo Pueblo votó a pesar de los intentos de comprar sus voluntades y sus conciencias. Votó a pesar del ventajismo grosero, del uso de fondos públicos para pagar la campaña del PSUV, de las marramuncias y de las trampas. Porque no ganó Venezuela y el CNE dio el resultado. Ganamos a pesar del CNE.

El Bravo Pueblo votó como una manera de parar la corrupción. De exigir rendición de cuentas. Espero que no vuelva a firmarle a nadie un cheque en blanco. Y nadie significa “nadie”. Ese Bravo Pueblo votó sin ponerle atención a las voces agoreras que pronosticaron que “dictadura no sale con votos”. No lo paró ni a los gurúes ni los falsos profetas que aseguraban una nueva derrota. No se detuvo a escuchar a quienes promovían la abstención y clamaban por nuevas guarimbas o por un inaplicable artículo 350 de otra manera que no sea votando. El 6D el Bravo Pueblo aplicó el 350 con sus votos. ¡Qué madurez democrática demostramos!

El Bravo Pueblo votó. Sí, votó, a pesar del temor de que Nicolás Maduro estaba dispuesto a “lanzarse a la calle” a desconocer la derrota anticipada en todas las encuestas.  Tal vez no le creyó. O tal vez, como dicen por ahí, el Padrino le dio su “tate quieto” y le dijo “te quedas en casa tranquilito”. Y en casa tranquilito se quedó. No me quedan dudas de que vendrán momentos muy difíciles y que los miembros del régimen harán lo posible y lo imposible por boicotear las actuaciones de la nueva Asamblea Nacional. Pero les será difícil, porque los ojos del mundo están puestos en Venezuela.

Ese Bravo Pueblo votó. Y votó por la MUD sin creer en los cuentos de la guerra económica, la burguesía parasitaria, los escuálidos y Dólar Today. Sin escuchar a quienes le decían que la MUD era muda. Ese Bravo Pueblo votó porque fue capaz de confiar de nuevo. Y los dirigentes se ganaron a pulso esa confianza. Ahora toca mantenerla. Ahora toca responder ante esa abrumadora mayoría de votantes. Entiendo que muchos no votaron a favor, sino como voto castigo, pero a todos habrá que responderles con una labor impecable y prístina, a favor del pueblo.

Nuestro Bravo Pueblo salió a votar con fe. Con esperanza. Con mística. Con las mismas fe, esperanza y mística de aquel Bravo Pueblo que cruzó Los Andes para libertar a otros pueblos hermanos. Pero esta vez, lo hicimos para liberarnos nosotros mismos. De la falacia, de la intimidación, de las divisiones. Hoy podemos vernos de frente y reconocernos como lo que somos: venezolanos. Con los mismos deseos de vivir en paz, de tener prosperidad, de que lo que nos divida sea un partido de béisbol, como era antes, como estoy segura de que volverá a ser.  Gloria al Bravo Pueblo… ¡que el yugo lanzó!

@cjaimesb

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba