Opinión Nacional

El día del padre

El día del padre, que es como una madre, se regalaron celulares y a una nueva promoción de “jóvenes revolucionarios” se les ofreció carros iraníes. El día del padre sucedió lo que ni Mao ni Stalin estuvieron en capacidad de hacer: expropiar todo el territorio nacional de un solo plumazo televisivo, al asegurar que todas las tierras son del Estado. Juan Vicente Gómez rezongó y seguramente dejó caer “…y pensar que decían que para mí el país era como mi hacienda”. El día del padre se puso un tope al valor de los alquileres, de manera que lo mismo cuesta el de un rancho que el de un Pent House en una urbanización de lujo, lo que protegerá a los bolivarianos que todavía no han reunido lo suficiente para comprarse una mansión. El día del padre se sentenció a Globovisión y se dejó claro que otros medios están advertidos.

Hemos tenido el mejor día del padre. Al día siguiente se anunció que “a partir de este momento” todas las fuerzas partidistas “están unidas” y uno se pregunta si no estaban ya unidas -diez o quince días atrás- cuando anunciaron la creación de un frente. Esperemos que en la próxima rueda de prensa no vuelvan a decir que “a partir de este momento estamos unidos”, porque si lo repiten los ciudadanos pensaremos que nos enfrentamos a una suprema mamadera de gallo. Se declararon en alerta, pero debe ser para esperar el trancazo, pues no anunciaron nada, no trazaron nada, no convocaron a nada. Tal vez por ello este servidor se ha sumado al “cornetazo” que para este miércoles 13 a las 6 de la tarde están convocando ciudadanos comunes bajo el lema “Un llamado a la libertad” y que implica también que quienes no tengan carro ayuden con un cacerolazo.

El día del padre el PSUV se declaró Tribunal Supremo, Fiscalía General y Estado de Derecho reencarnado al aseverar que “el partido investigará” a Nelson Bocaranda. El día del padre se decidió llamarlo “Señor golpista” en lugar de Señor Presidente. Es contrastante, pues en la Asamblea Nacional lo llaman “Padre Nuestro que estás en los cielos”.

El día del padre, que ahora se celebrará en Venezuela el primer domingo de cada mayo, si es que las madres lo permiten, fue la muestra acariciante y amorosa para “quienes están conmigo” y del odio irracional para los demás. El padre premia y castiga a sus poseídos, esto es, a los habitantes de lo que se llamaba Venezuela y que el Día del Padre fue expropiada en su totalidad con todo adentro. El padre es bueno si no lo irritan, si nadie informa, si nadie habla, si nadie critica, si nadie abre la boca. El padre es tierno y comprensivo si todos hacen genuflexiones, si todos le lamben las botas. Si se portan bien tendrán su celular y si es necesario ganarse a la juventud habrá autos. El CNE se había anticipado a darle su regalo al padre, al decir -cuando organizaron el referéndum en un mes- que las elecciones para Alcalde de Maracaibo se podrán hacer a finales de año. Así el padre tendrá tiempo de seguir expropiando a ver si los maracuchos se voltean.

Stalin está molesto, Stalin está irritado. Desde las profundidades cavernosas del infierno alega que sólo a él se le llamaba “padrecito”, que él quiere seguir manteniendo en exclusividad el título que jamás otro gobernante había obtenido.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba