Opinión Nacional

El dictador

Fernando Mires, excelente sociólogo de actualidad, analista profundo de la realidad política y socio-cultural de Latinoamérica, ha desarrollado, recientemente y publicado en Analítica.com, un trabajo titulado de similar modo a este ensayo –“(%=Link(«http://analitica.com/va/sociedad/articulos/2816419.asp»,»El Dictador»)%)
” —en el cual, sin mencionarlo, describe la fisonomía conductual, entre otros, de nuestro flemático Presidente Chávez. Y, por supuesto, siempre sin mencionarlo, califica a su gobierno (a nuestro gobierno) de una Dictadura, cuidándose de no llamarla ni “despotismo”, ni “tiranía”, para atender a la vigencia de su planteamiento, a la luz de los más exigentes paradigmas académicos.

Ciertamente, un régimen es dictatorial cuando deja de responder al ideal democrático, en cuanto a la necesaria independencia de los poderes públicos y en cuanto al respeto a la múltiple pluralidad representativa de la voluntad popular; cuando limita o manipula la libertad de expresión, desarrollando técnicas de coacción que silencian el sentimiento y las legítimas aspiraciones de la totalidad de los gobernados.

Cuando, como es el caso nuestro, disfraza con leguleyismos causas encaminadas a encarcelar o suprimir las voces disidentes y criminaliza a sus autores. Cuando compra la debilitada voluntad de los electores con basura populista y ensaya verdaderas comedias comiciales, en las cuales árbitros juramentados se obligan a responder afirmativamente las propuestas del Dictador. Y en eso estamos. Una buena parte de nuestro pueblo, subordinada al Jefe Supremo.

Todas las instituciones del Poder Público, sometidas a su voluntad. Una esmirriada oposición, para nada representativa de la invisible sociedad civil venezolana. Políticos presos. Delincuentes exilados. Guarimberos terroristas en la clandestinidad. Medios de Comunicación, traidores a la Patria, subvencionados groseramente por el Imperio, el atroz enemigo que nos sigue intentando retrotraer a nuestra “superada” condición de Colonia.

¡Que ironía!. Y todavía hay quienes creen en la legitimidad de origen de esta Dictadura, sin darse cuenta de que falta muy poco para que la presente se transforme en un despotismo y se convierta en una tiranía, para que ya no se justifique, para nada, la permanencia, aún cuando solo fuere formal, de uno u otro espacio democrático, para juego “de los demás”. Esta es una dictadura totalitaria y anti-constitucional. Y si queremos actuar, con éxito,

contra ella, no podemos esperar a que, milagrosamente, por circunstancias espontáneas de carácter externo, se den las condiciones para su enfriamiento y desaparición. No podemos mantenernos “totalmente fieles” a la Constitución que el Dictador ha desconocido.

A la legitimidad que ha violado. Rómulo Betancourt dijo, alguna vez, que “cuando los gobiernos se empeñan en cerrarle a los pueblos el camino de la legalidad, les obligan a tomar los atajos de la violencia”. Palabras muy sencillas, pero muy precisas. Hoy mismo comenzó la asonada gubernamental contra el sindicalismo y contra la libertad educativa. Además.

Consejos Socialistas sustituirán a los Sindicatos. Supervisores cubanos penetrarán el espectro educativo, para ahondar en los fundamentos de la “revolución bolivariana”. Probablemente ya tengamos “construido” el prototipo del Hombre Nuevo, ajustado al ideario “heroico” del Ché Guevara. Cuando nos demos cuenta, ya Venezuela estará “integrada” a la Isla y seremos todos prolíficos esclavos del socialismo del nuevo siglo.

¿Debemos decir algo más para calar aún más hondo en nuestra voluntad y preparar el músculo de la reacción que nos impulse a la recuperación a tiempo de nuestra Democracia?. ¿No es ya la hora de convocarnos y de proponernos a pedir a gritos la Revolución Democrática, para enfrentar el esperpento anticuado de un socialismo decadente y destructor?.

¿No es el momento, pues, de pensar seriamente en que Venezuela merece una posición relevante en el concierto de los Países del Primer Mundo y no una disminuida incrustación en el hueco del “cuartomundismo”?. Responda Ud., estimado lector, estas interrogantes y trate de encontrarnos en el camino que Ud. escoja, luego de resuelta su incógnita. Lo estaremos esperando. Todos somos venezolanos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba