Opinión Nacional

El gasoducto en conflicto

El proyecto de Venezuela, Brasil y Argentina de construir un mega gasoducto que atraviese Suramérica acaba de iniciar y ya enfrenta fuertes ataques por parte de los ambientalistas y de los expertos por su elevado costo. La prensa publicaba el pasado domingo como el ministro boliviano de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, consideró poco probable que la construcción de un “faraónico” gasoducto que lleve gas venezolano hasta Argentina, a través de la selva amazónica brasileña; es obvio que esta obra para nada beneficia a Bolivia, cuyo presidente recién electo mantiene una importante afinidad ideológica con el Teniente Coronel Chávez, puesto que el gas es uno de los principales productos de exportación de Bolivia y le genera importantes ingresos al fisco boliviano.

Pero más allá de las consideraciones políticas o económicas, está el hecho de convertirse Venezuela en el principal promotor de una obra, que producirá gigantescos impactos ambientales sobre la Amazonía, selva que contiene una inconmensurable riqueza en biodiversidad, de la cual aún no pueden darnos cuenta los más importantes avances científicos y tecnológicos, atentando de este modo contra uno de los patrimonios naturales más importantes que tenemos los venezolanos.

Esta claro que nuestra riqueza ambiental importa poco a un gobierno, que sólo busca congraciarse con los países vecinos, haciendo uso del caudal de recursos provenientes del petróleo, sin importarle lo más mínimo la destrucción un pulmón vegetal tan importante como lo es la selva amazónica. Baste recordar como luego de una fuerte oposición a la construcción de un tendido eléctrico, para dotar de energía al norte de Brasil, y que atraviesa el Parque Nacional Canaima, el presidente Caldera paralizó ese proyecto y sin embargo el señor Chávez lo llevó adelante a toda costa y lo inauguró junto con el entonces presidente de Brasil Fernando Henrique Cardoso y el “tiranuelo” de Cuba Fidel Castro.

Como bien lo señaló en su momento la ONG Ambiental, Asociación de Amigos de la Gran Sabana, Amigransa, el problema estriba en “el modelo bolivariano de desarrollo que se está implementando en Venezuela, que profundiza el modelo de desarrollo capitalista y neoliberal, basado en la sobreexplotación de los recursos naturales, donde lo ambiental está totalmente subordinado y la participación protagónica de las comunidades y movimientos sociales se desestima” y agrega con toda razón Amigransa, que “lo que el Gobierno nacional conseguirá con la ejecución de estos proyectos de inversión, será comprometer el futuro del país”.

Es necesario que el Gobierno nacional entienda de una vez por todas el valor de nuestra naturaleza, que Venezuela sigue siendo considerado un país mega diverso, por la multiplicidad y cantidad de especies vivas de plantas y animales que tiene nuestro país, pero sobre todo, que el modelo de desarrollo que impone nuestra Constitución, no es este capitalismo salvaje con el ser humano y con la naturaleza, sino el modelo de desarrollo sustentable, según el cual está obligado a garantizar nuestra calidad de vida, pero también la calidad de vida de las futuras generaciones.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba