Opinión Nacional

El instigador

De nuevo me veo obligado a abordar el tema. Esta vez con profundo dolor, pero sobre todo con indignación. Estoy condolido con la comunidad judía de Venezuela y del mundo por el alevoso atentado a la Sinagoga de Maripérez. Pero estoy más indignado ante la estupidez de imputar la autoría a quien lo adversa, que tiene la condición de una confesión.

Pero el instigador no es el autor, ni siquiera autor intelectual. Es sólo instigador. El autor o los autores del oprobioso atentado, pueden invocar tener el valor de realizarlo, aunque en el presente caso al contar con la impunidad que el régimen les ofrece, el valor queda reducido a la valentonada, ya que de su delito no se seguirán consecuencias. No obstante pudiera haber habido algún riesgo al tiempo de perpetrarlo.

Ni siquiera a ese nivel se sitúa el valor de los perpetradores, que actuaron con todas las agravantes del Código Penal “a traición y sobre seguro”, “por recompensa o promesa”, “premeditación”, “con armas y en unión de otras personas” y finalmente “con ofensa y desprecio del respeto que por su dignidad merece esa morada”.

Pero el instigador no está en ese nivel de valentía, permanece oculto, detrás de la cortina azuza. Dice “ve, pégale, no te va a pasar nada”. Jamás su actuación se verá en la luz del día, siempre en las tinieblas y bajo “el amparo de las sombras”, donde sólo trabaja el crimen.

Sin embargo se lo identifica, su incontinencia verbal deja marcado el sendero con sus huellas. Allí está la expulsión del embajador de Israel en Venezuela; y luego frente a la natural respuesta de “reciprocidad” que caracteriza la relación diplomática, el rebuzno del Canciller Maduro que consideró “honrosa” para nuestros diplomáticos su expulsión de Israel.

Finalmente, la guinda, el embajador de la IV República Chaderton, necesitado de dar pruebas de fidelidad al ungido, por no haber prestado el juramento de los conjurados, también al amparo de las sombras, asienta que son infiltrados los autores, o que se han desviado porque el antisemitismo es propio del cristianismo “radical” y no es parte del chavismo. Pensar que se desvían por seguir la voz única del movimiento.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba