Opinión Nacional

El relevo

El 6 de diciembre de 2008 se cumplirá el décimo aniversario de las elecciones que llevaron a Chávez al poder. Toda una década chavista: la primera. Y en agosto tendremos elecciones regionales y municipales. Y por lo que se ve, eso será más de lo mismo: otra vez la actual oposición va a ir a una elección sin condiciones. Y lo que es peor: sin mensaje. Y después va a decir que perdió por fraude, como hizo dos veces en 2004 (revocatorio y elecciones regionales) y una tercera en 2005 (municipales). O no va a decir nada, como hizo en 2006 (elección presidencial).

Ahora viene un año de campaña, y la actual oposición va a hacer todo como si las próximas fuesen elecciones normales, bajo un gobierno normal. Y no bajo el comunismo, con el CNE y todas las instituciones secuestradas, y el pueblo sometido a una intensa campaña tipo cubana de intenso adoctrinamiento ideológico, apremio e intimidación. ¿Sabía Ud. que en Cuba hay unas pantomimas de “elecciones” municipales cada dos años y medio, y cada cinco para “elegir” jefes provinciales y diputados nacionales? ¿Eso también lo vamos a permitir en Venezuela? ¿Y lo vamos a legitimar participando? Porque la actual oposición pretende que todos nosotros -Ud. y yo- les creamos el cuento, y que participemos, y que vayamos a votar por ellos. Pues no sé que hará Ud., pero para eso no cuenten conmigo ni con Rumbo Propio.

Salir de Chávez es fácil: basta con una corriente de opinión y un partido firmemente decididos a favor del capitalismo liberal y las autonomías regionales. Hugo Chávez aguanta todo -y lo ha demostrado- menos ese desafío. Chávez no soportaría a Venezuela o una parte de ella manifestando en alta voz por el capitalismo de libre mercado y los plebiscitos autonómicos en las regiones.

Si en Rumbo Propio tuviéramos los recursos para una campaña de medios y calle a nivel nacional -o siquiera regional-, sería para Chávez un desafío insoportable, y el inicio de una cuenta regresiva muy corta en el tiempo. Pero si eso ocurriese, de inmediato la actual oposición -sin proyecto ni mensaje- sería desplazada. Se produciría así el necesario relevo en el campo de la oposición. Porque este proyecto, este mensaje, y un liderazgo nuevo y fresco, para la actual oposición sería un desafío tan grande que tampoco ella podría soportarlo; y su dirigencia lo sabe, y por eso nos tiene miedo.

Salir de Chávez es fácil. Lo difícil es salir de la actual oposición; pero sin embargo es una precondición indispensable. De otro modo lo que hay es un Zulia “rojo rojito” el año que viene, y chavismo para quién sabe cuantas décadas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba