Opinión Nacional

Elecciones regionales este año

Ahora la «papa caliente» está del otro lado.

La gran maquinaria económica y mediática del gobierno llegó al punto de arrinconar a verdaderos demócratas, haciéndolos enemigos breves de la participación, es decir, demócratas que pensaban en hacer la democracia desde la forma más pura, dándole primacía a los derechos fundamentales de la gente sobre unos procesos electorales amañados; y en llamadores circunstanciales de la abstención.

Ahora bien, ningún demócrata es dogmáticamente abstencionista ni electoralista, un verdadero demócrata, es quien hace de su acción política una lucha apostólica sobre el respeto a los derechos fundamentales de la gente. Para un demócrata, participar en un proceso electoral en contra de una dictadura, deja de ser obligatorio para así conservar su condición de demócrata, el escenario electoral se hace táctico y no estratégico, dependiendo de coyunturas especiales. Una vez puede ser bueno para el régimen opresor las elecciones y, otras, para los oprimidos. El asunto no es participar o no en lo electoral automáticamente, el punto está en que es lo mejor para la gente y su seguridad individual y colectiva.

En política y en democracia, todos tienen algo de razón, pero la tienen y, deja de tenerla, quien presume tener toda la razón. Nadie es infalible. Algo tan simple como hacer la democracia, se hace muy complejo, porque somos seres complejos e indescifrables. La democracia parece simple, pero se gana y se conquista, de la misma forma que se gana y se conquistan los derechos humanos.

De manera que no existe democracia sin derechos humanos, ni elecciones democráticas sin derechos humanos. Una elección no es necesariamente democrática sino garantiza derechos humanos, en cambio, puede construirse una democracia sin elecciones. El asunto está en la gente y en el bien común. El asunto está en respetar el principio de la perfectibilidad de la sociedad, dejando al tiempo y al trabajo diario y solidario, la conquista de la democracia.

Las elecciones, cuando no hay democracia, se hacen tácticas y no estratégicas. Primero es lo primero. Derechos para la gente sobre lo electoral. Elecciones si hay certeza de ganar y, no votar, si votar atenta en contra de la democracia o de los derechos de la gente.

Este año 2008, la participación está a favor de la democracia. Venimos de ganarle a la dictadura, por eso, todos a exigir elecciones este año. No queda pleitos para electoralistas y abstencionistas opositores.

Vamos todos a luchar por las elecciones.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba