Opinión Nacional

En defensa de Rafael Marín

Que mi querido amigo Claudio Fermín, cuya entereza en momentos de destierro y travesías por el desierto he admirado, nos explique las razones que llevan a la burocracia dominante en su actual partido a arrinconar a Rafael Marín y empujarlo al abismo. Porque yo, personalmente, no lo entiendo. Yo, que fui miembro de un cogollo partidista y sufrí los hielos del congelamiento burocrático, sólo puedo imaginarme la situación en que se encuentra un hombre como Marín, a quien no conozco, pero al que por su hombría, su verticalidad y su coraje respeto, atenaceado en estos instantes por razones estrictamente políticas. Hasta donde logro entender, y perdónenme si procedo sin mayor conocimiento de causa, se le exige su renuncia porque no comulga con la línea que un sector, hoy burocráticamente dominante, impone a sangre y fuego en las filas de su organización. Y como esas posiciones que él defiende no disienten aparentemente de las que plantea su correligionario Carlos Ortega, tampoco entiendo por qué exigen la renuncia de Marín y no la de Ortega. Ya se sabe: lo que es bueno para el pavo…

Si además la línea que Marín defiende es la misma que defiende Ortega, entonces Acción Democrática , que exigiendo su renuncia la repudia, tendrá que esperar sentada en el andén de la historia a que pasen los cadáveres de la V República para asomarse a una concejalía en un perdido pueblo de la Gran Sabana. Porque hasta donde alcanza mi entendimiento, no ha hecho Marín otra cosa que responder al clamor popular que brama por ver en la picota al ser más repudiable, más corrupto, más odioso y más condenable de la historia de la república. Contra el cual no es que Ramos Allup y el resto de la dirigencia de AD se haya despellejado las plantas de los pies marchando para exigir su salida. Con lo cual nos enfrentamos a la insólita circunstancia de que AD, absolutamente de espaldas al sentimiento nacional, se desgaja de su única comunión raigal y profunda con ese pueblo. Si a un acto de esta naturaleza no se le puede llamar auto mutilación, no sé de qué hablamos cuando hablamos de castración política.

Yo, lo cierto, respeto y admiro a Rafael Marín. Pueda que no concuerde con sus ideas. No fui, no soy ni seré adeco, así no quede en el país un sólo militante de otro partido vivo. No puedo ser adeco después del capataz Alfaro Ucero, sus insólitas pretensiones de aspirar a la presidencia de la república y su rocambolesco asesinato político. No puedo serlo después de la expulsión de Claudio Fermín por la misma burocracia en la que hoy se escuda. Ni mucho menos después de las marramucias legales y la traición tenebrosa que llevó a la defenestración de Carlos Andrés Pérez, preparándole el carruaje al ascenso al Poder de esta ignominia. Y conste que admiro a (%=Link(«http://analitica.com/bitblioteca/rbetancourt/default.asp»,»Rómulo Betancourt»)%) como el único estadista que pariera la república en todo su pasado siglo. Como admiré a Prieto Figueroa, a Gonzalo Barrios, a Andrés Eloy Blanco, a Pérez Alfonso, a Carnevali y a todos los mártires y a muchísimos otros admirables militantes de AD, auténticos constructores de la Venezuela democrática. La única, la mejor, la admirable a pesar de todos sus pesares. Que duró cuarenta años y fue un ejemplo para el continente hasta ser conducida al patíbulo por los mediocres, los medios, los notables, Ramón Escobar Salom, José Vicente Rangel, Rafael Caldera y la babosería adeca post lusinchista, en aviesa traición a un compromiso de honor suscrito en 1958.

Que Claudio, uno de los pocos adecos por los que aún voy sintiendo respeto, me explique las razones de esta cacería de brujas estalinista y bolchevique en tiempos en que florecen los ciudadanos activos, la sociedad civil y los partidos abiertos y pluralistas. ¿O deberé ofrecerle mi crédito a Lewis Pérez o a Henry Ramos Allup? Dime con quién andas y te diré quién eres. Claudio: nos debes una explicación.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar