Opinión Nacional

Errores frecuentes en el lenguaje periodístico venezolano (3)

A veces se cometen errores consistentes en el mal empleo del significado de ciertas palabras. Ocurre, por ejemplo, con el adjetivo sendos, que significa Uno o una para cada cual de dos o más personas o cosas (DRAE): Traje sendos regalos para mis tres hijos; Ellos viven en sendos apartamentos. Su significado determina que se use sólo en plural. Pero en Venezuela, sobre todo los jóvenes lo han convertido en un adjetivo ponderativo, para exaltar las virtudes de algo o alguien: Senda nave la que se gasta Fulano; ¡Hola, Fulana! Sendo novio te conseguiste”.

Un caso peculiar es el del adjetivo palurdo, que en el habla popular ha sido convertido en balurdo. De palurdo dice el DRAE: Dicho por lo común de la gente del campo y de las aldeas: Tosca, grosera , que es, más o menos, el significado con que también sobre todo los jóvenes aplican el vocablo balurdo. El cambio de palurdo en balurdo parece ser por influencia del Francés, pues en esta lengua nuestro palurdo equivale a balourd.

Últimamente se viene usando indebidamente la palabra experticia, empleándola como equivalente a experiencia”, lo cual es un disparate: Los médicos venezolanos poseen una gran experticia; Se busca personal con experticia. La palabra “experticia se define en el DRAE como una Prueba pericial”, y se registra, por cierto, como un venezolanismo. En efecto, en nuestro país una experticia” es un medio de prueba en un proceso judicial o administrativo. Consiste en un informe de uno o más peritos o personas con amplios conocimientos en alguna materia, después de examinar algo que se ha sometido a su observación. Es común, por ejemplo, cuando ocurre un accidente de tránsito, que el o los vehículos accidentados se sometan a una experticia o examen por uno o varios peritos, para determinar y evaluar los daños sufridos y así determinar el monto del siniestro que deberá cubrir el seguro. En un juicio se pueden someter a “experticia determinados lugares, libros de contabilidad, documentos, etc. Este error se origina, sin duda, en que en Inglés spertise significa “habilidad, pericia” (VOX Chambers: English Learners Dictionary; Barcelona; 1990), lo que en Español equivale a experiencia. Pero en nuestra lengua experticia no es, definitivamente, experiencia.

También por influencia del Inglés se usa mal el verbo aplicar, atribuyéndole valor de aspirar o solicitar: Yo apliqué para un cargo en la CANTV: Ella está aplicando a una beca de postgrado. En Inglés to apply significa aplicar, y también “solicitar”, pero en Castellano aplicar es sólo aplicar.

Peor aún es el uso de aplicar que se oye mucho en estos días, en una cuña de televisión que termina diciendo: Ciertas condiciones aplican, expresión absolutamente disparatada y sin sentido. Quizás se quiere decir Ciertas condiciones son aplicables.

ERRORES FRECUENTES EN EL LENGUAJE
PERIODÍSTICO VENEZOLANO (4)

Muy frecuente es también el error de usar mal el vocablo nivel, en la frase a nivel de. Esta se ha convertido en una especie de latiguillo, tanto en el lenguaje oral como en el escrito. Abundan las frases absurdas, y aun estúpidas, de este tipo: a nivel de libro…, a nivel de religión, a nivel de sanciones, a nivel de obstáculos, a nivel de lo dicho, a nivel mundial, a nivel de sentimientos, a nivel de matero. Todas son frases leídas u oídas a través de los medios. La última de ellas la oí recientemente en un excelente programa del Vale TV, de divulgación sobre la prevención del dengue. Un médico, que, por lo demás, lucía muy competente en su materia, hablaba de evitar los depósitos de agua al aire libre, y ejemplificaba, entre otras cosas, con el agua que se vierte en un matero para regar una planta.

Quizás la más extravagante sea a nivel de perfume, oída hace algún tiempo a una bella animadora de televisión.

La expresión a nivel de generalmente se refiere a un plano horizontal con respecto a una escala vertical, es decir, un plano horizontal que se halla situado a determinada altura dentro de una escala vertical. En un edificio, por ejemplo, un apartamento puede estar a nivel del 4º piso. En una montaña puede hallarse algo “a nivel de la cumbre.

La escala vertical puede referirse a planos no espaciales, sino de tipo ideal: en la organización del Estado puede haber hechos “a nivel municipal, a nivel estadal y a nivel nacional”, referidos a las jerarquías de los órganos del poder público. Pero no es válido decir a nivel nacional con el significado de “todo el territorio nacional, ni tampoco a nivel mundial” queriendo decir “en todo el mundo. Igualmente no sería válido decir que una decisión esté “a nivel de sentencia, pero sí que un asunto está “a nivel del Tribunal Supremo de Justicia.

Es general la expresión impropia veintiún por ciento o veintún personas, en lugar de “veintiuno o veintiuna. Igualmente se dice mucho mal práctica médica, en lugar de “mala práctica.

También se ha generalizado la expresión a las 12 del mediodía. No se trata realmente de un error, sino de una redundancia innecesaria, pues basta decir a las 12 del día. Pero sí es un feo error decir la una pasado el meridiano en lugar de “la una de la tarde. Este error se origina en creer que la palabra latina meridiem significa “meridiano, cuando lo que significa es mediodía. De modo que “postmeridiem significa “pasado el mediodía”, y no “pasado el meridiano.

Otra redundancia del mismo tipo, también muy frecuente, la hallamos en expresiones como pero sin embargo o en donde. Pero y sin embargo” son conjunciones adversativas exactamente equivalentes. Entonces ¿para qué repetirlas. Asimismo la preposición en y el adverbio “donde” indican la misma noción de lugar, por lo que su repetición es innecesaria, y a veces chocante.

ERRORES FRECUENTES EN EL LENGUAJE
PERIODÍSTICO VENEZOLANO (y 5)

Cada día es más frecuente un error, que ya luce difícil de desarraigar. Me refiero a la frase “se trata de, que es una oración impersonal, por lo que no lleva sujeto. El error consiste en transformarla en personal, atribuyéndole indebidamente un sujeto: ¿De qué se trata la reunión de hoy?; ¿De qué se trata el libro que estás leyendo?; ¿De qué se trata la película que viste anoche?; Esta novela se trata de la vida de un tipo que se cree caballero andante. El sentido común que de vez en cuando debería aplicarse a las cosas del lenguaje indica que en todas estas frases debe suprimirse el pronombre se, y decir simplemente “de qué trata.

A propósito de oraciones impersonales, no puedo dejar de referirme al uso del verbo haber, una verdadera calamidad para mucha gente cuando se trata de hablar o de escribir. El verbo haber tiene en nuestro idioma varias formas o modalidades. La más empleada es la de verbo impersonal, con diversos significados: suceder, acaecer, acontecer, celebrarse, efectuarse, ser necesario o conveniente, estar en alguna parte o lugar, hallarse o existir, etc. Cuando el verbo “haber” se emplea como impersonal, en oraciones que por definición no tienen sujeto, se usa sólo en la 3ª persona del singular, sin sujeto, e independientemente de que su complemento directo sea singular o plural: Ayer hubo una fiesta, Ayer hubo varias fiestas”; “Mañana habrá una sola función, Mañana habrá varias funciones; En la puerta había un guardia mal encarado”, En la puerta había varios guardias mal encarados; Si hubiera una persona que pudiera ayudarnos, Si hubiera algunas personas que pudieran ayudarnos; Lo haremos así, aunque haya alguien que se oponga, Lo haremos así, aunque haya muchos que se opongan; Hay uno solo que no está de acuerdo; Hay varios que no estamos de acuerdo. Según lo dicho son errores las siguientes expresiones: hubieron fiestas, habrán varias funciones, habían varios guardias, si hubieran varias personas, “aunque hayan muchos, habemos varios.

Cuando el verbo haber se usa en la formación de los tiempos compuestos de todos los verbos sí se conjuga en todas sus formas, y no sólo en tercera persona del singular: Todos los que hemos (en lugar de habemos, que no se usa nunca) leído El Quijote; Después de que ellos hubieron comido salieron a pasear; Ya ellos habrán llegado; Todavía los periódicos no habían salido; Si ellos lo hubieran sabido; Aunque ellos no lo hubiesen querido; Cuando nosotros hubiéremos regresado; Los que hayan venido.

En estos casos no se trata del verbo haber, sino de los verbos comer, llegará, salir, saber y venir. Haber aquí actúa como auxiliar de estos verbos, para formar sus tiempos compuestos.

No se trata, pues, de que verbos como hubieron, habemos, etc. sí pueden usarse, sino de que sólo se usan cuando haber es auxiliar de otros verbos para formar sus tiempos compuestos.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba