Opinión Nacional

Fascista es el Gobierno

El Gobierno le dice fascista a la oposición. Y la oposición le retruca diciendo: más fascistas serán ustedes. Símil del juego de ping pong. Mientras los pata en el suelo, como le dice Maduro a su gente, confundidos se preguntan: ¿y quiénes son los fascistas? La respuesta es sencilla: son los hijos del fascismo.

El fascismo es un proyecto político nacido en 1918, en la crisis social de la guerra. Con un solo propósito: instalar gobiernos totalitarios bajo un falso nacionalismo que estaría por encima del valor del individuo como persona.

Y su base ideológica es imposible: una sola alternativa para todo. O sea, una sociedad perfecta. Un solo pensamiento. Un solo partido político. Un control centralizado de los recursos. Y un líder único, dictatorial y supremo que concentra todo el poder a un alto costo: la libertad individual. Un pacto diabólico.

El fascismo manipula los medios de comunicación con propaganda de miedo y represión. Genera violencia contra supuestos enemigos reales o imaginarios, internos o externos, que puedan interferir en sus planes dictatoriales. Y es racista por miedo. «Miedo a la diferencia. El primer llamamiento de un movimiento fascista, o prematuramente fascista, es contra los intrusos. El fascismo es, pues, racista por definición». U. Eco.

Y es expansionista y militarista. Manipulador de la educación y de la desinformación. De los movimientos intelectuales. Del carisma de liderazgo para legitimar a su único caudillo. Y también, según George Moss, manipulador del lema «tierra, pueblo y Estado con el partido y su líder».

 

Del fascismo han nacido muchos líderes sanguinarios. Citaré 3: Hitler en Alemania, Franco en España y Mussolini en Italia.

En Venezuela este régimen solo habla de fascismo para insultar. Y de socialismo del siglo XXI para exaltar. Pero, si relacionamos su enigmático socialismo con el fascismo, cualquiera puede asegurar que Venezuela tiene un gobierno, no socialista sino fascista. Ante las dudas, si este gobierno es socialista o fascista o es la misma cosa, recordemos sus aspectos políticos más relevantes ejecutados a través del tiempo.

Comenzó hace 14 años con el lema Patria, Socialismo o Muerte, para imponer el socialismo a través de la manipulación del miedo a la muerte. Después procedió a la liquidación de la propiedad privada con expropiaciones masivas y arbitrarias de unidades en producción y de medios de comunicación. Centralizó la administración pública. Manipuló la educación. Concentró todos los poderes en un líder supremo. Encarceló la disidencia. Es militarista y ha expandido su proyecto a otros países de la región.

Además, aplicando en la Asamblea Nacional la fascista actitud antiparlamentaria, ha negado el derecho de palabra y ha permitido la agresión a los diputados de la oposición electos por el pueblo. Y lo que falta.

Y es que los países con regímenes totalitarios son socialistas, comunistas, nazistas o fascistas por mimetismo, según Mussolini, porque los países socialistas pertenecemos al internacional-socialismo, pero en caso de problemas, como la guerra, nos convertimos en nazistas o nacional-socialistas, pues cada país vela por sus propios intereses.

Pero, como las dictaduras y la libertad son incompatibles, todos esos proyectos totalitarios desaparecen en el tiempo, con sus líderes y en la historia negra de las naciones. Porque nada dura para siempre y el hombre nació para ser libre.

Amén.

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba