Opinión Nacional

Guillén y el extravío de los valores

Oswaldo Guillén salió de la pobreza y sin más ayuda que sus dotes y su ambición, recorrió cauto el largo y espinoso camino dentro de un deporte de élite, sumamente competitivo. En su primer año de actuación profesional logró el honroso título de novato del año y se mantuvo trece años como dueño indiscutible de la grama corta de los Medias Blancas de Chicago. Siempre fue un jugador bujía y un gran inspirador para su equipo. Relanzó su carrera en la parte directiva-estratégica del juego de béisbol y en esta faceta también triunfó, coronándose el año pasado como manager ganador de la serie mundial, luego de una fulgurante y espectacular temporada.

Guillén se formó desde niño y adolescente en la escuela de ese gran maestro que fue Ernesto Aparicio y continuó su formación y perfeccionamiento de facultades en las ligas menores de los EE. UU. Ponemos énfasis en decir que Oswaldo se formó como persona, porque esencialmente de eso se trata en todas las escuelas de enseñanza de jóvenes peloteros: de cincelar el carácter, inculcarles valores y lograr que los aspirantes desarrollen identificación y amor por la divisa que representan. Ozzie asimiló estos conocimientos, los incorporó a su personalidad y modeló su carácter; ello le permitió a diferencia del Café Martínez, permanecer en la gran carpa y brillar en ella.

Siendo como es Guillén producto de una gran organización, altamente compleja, exigente y sumamente competitiva, que mide y premia constantemente el desempeño, es lógico que él haya sido como pelotero un hombre de logros, cuya efectividad y rendimiento permitieron su permanencia como titular, por más de una década, en un equipo de liga grande. Como manager su trayectoria es corta pero más exitosa aún: Oswaldo supo combinar un liderazgo inspirador, nacido de una estrecha relación con sus peloteros en el que un interés genuino por el individuo en particular, el conocimiento de sus habilidades y el apoyo comprensivo en los momentos de infortunio, logró crear la alquimia mágica de un “team work” integrado, aguerrido y dotado de una altísima capacidad ganadora. Por otra parte se reveló como un gran estratega y rescató el valor del juego inteligente, aquel de Aparicio, basado en la velocidad, el toque y la sorpresa.

A la luz de sus extraordinarios logros obtenidos, asombra que Guillén muestre una decidida simpatía por el presidente bolivariano, un gobernante que no tiene absolutamente ningún resultado concreto que mostrar en casi 8 años de gestión, salvo que no sea en materia de destrucción del país; pensamos que el contrasentido viene por la vía de la ascensión común al éxito desde un origen humilde.

Sin embargo, por increíble que parezca, nuestro héroe de ayer se ha tornado en un hombre conflictivo cuyas recientes actuaciones lo han colocado al borde del despido. ¿Qué pasó con Guillén que bajó intempestivamente a las menores a un joven pitcher que no obedeció su orden de golpear a un bateador contrario, que llamó homosexual a un periodista que le criticó esa actitud, que se pelea con los árbitros y lo multan y que se rehúsa a tomar un curso de manejo de sus emociones?

No encontramos otra explicación que pensar que olvidó lo aprendido; sin embargo a diferencia de lo que ocurriría en Latinoamérica, donde la admiración por el héroe, los lazos de afecto creados y un manejo laxo de los valores, permiten que un personaje como Maradona, quebrante las normas morales y su conducta antideportiva quede sin castigo, en USA esta comportamiento es severamente sancionado. Ken Williams, gerente general de los patiblancos le ha hablado claro a Guillén: o cambia o se va; no importan sus logros, porque el beisbol es un deporte de familia, donde los peloteros son modelados por niños y jóvenes y conductas antideportivas no son admitidas. Esperemos que nuestro héroe recapacite.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba