Opinión Nacional

Huele a podrido!

La percepción de aquellos que votamos por Henrique Capriles Radonski el domingo pasado, es que los resultados anunciados por el Consejo Nacional Electoral no se ajustan a la verdad, que no son ciertas las cifras que nos dan, que nos está mintiendo, que en combinación con los enchufados en el gobierno nos están robando descaradamente las elecciones y con ellas nuestro país y nuestra capacidad de elegir en libertad la visión de futuro y desarrollo que deseamos para Venezuela.

Las cifras que maneja la Mesa de la Unidad Democrática y los partidos políticos que la componen son diferentes a las proclamadas por el CNE. Para estos partidos Henrique Capriles ganó las elecciones por estrecho margen, no las perdió por estrecho margen. De ahí la importancia en hacer todo lo posible, todo lo que esté a nuestro alcance, para que la verdad electoral se imponga y el país pueda recuperar la convivencia y la paz. Imponer a la fuerza en forma atropellada el veredicto del CNE como se está haciendo, proclamar a Nicolás Maduro Presidente electo de la República y juramentarlo en el congreso como Presidente constitucional sin antes haber aclarado las dudas sobre el resultado electoral y que el mismo sea aceptado por los dos candidatos principales, no va a rendir los beneficios que persiguen los jerarcas del gobierno, sólo va a agravar las cosas en perjuicio de todos. El gobierno impuesto tendrá vicios de legitimidad de origen, lo que traerá consigo graves consecuencias de todo género y no lo ayudará a enfrentar la situación económica, social y política que saldrá a flote en corto plazo.

El candidato del gobierno aceptó, tal como lo solicitó Capriles, que se hiciera el recuento manual del cien por ciento de las cajas electorales. Hay que hacer valer esta aceptación en beneficio de todos. No puede el CNE ignorar esta solicitud y causarle un daño grave a la República. Una actitud como ésta incita a pensar que existe algo en el proceso electoral que huele a podrido y que hay que esconder, que existe algo que no se quiere que se sepa, que existe un interés especial en que la verdad no salga a relucir. Esto aumenta la percepción de que realmente ganamos las elecciones y nos la quieren robar. El que no la debe no la teme y si uno está seguro de su victoria no tiene porque tener miedo de que se recuenten los votos. Más bien lo propicia.

Es de suprema importancia que volvamos a recuperar el valor de la verdad como centro de nuestra vida y que la defendamos con coraje frente a la mentira. De esto se trata, se trata de defender la verdad, de averiguar a ciencia cierta quien ganó las elecciones, en el entendido de que una vez terminado el recuento de los votos, el perdedor reconocerá sin más condicionamiento la victoria del ganador.

Ahora más que nunca estamos al lado de Henrique Capriles, quien es el líder indiscutible de la oposición a este régimen y quien se ha agigantado en su lucha heroica por la recuperación de la democracia en Venezuela.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba