Opinión Nacional

Invictus

La película sobre el proceso que vivió el equipo surafricano durante la celebración de la Copa Mundial de Rugby en Sur África el 1995, es  importantísima como hecho histórico.

Para el 1990, el Sr. Nelson Mandela había sido liberado de 27 años de prisión por oponerse a la disgregación racial, Apartheid, en su país. La mayoría de los años en prisión los cumplió en Robben Island; isla que se encuentra en la costa de Cape Town.

Mandela es elegido presidente de Sudáfrica en 1994 hasta 1999. Tuvo que enfrentar  una situación sumamente difícil de separación racial, de odio entre blancos y nativos originarios, años de persecución e injusticia.  Inteligentemente, con un tacto superior al ordinario, logro convencer a sus seguidores de que la separación debería convertirse en unidad, con un liderazgo de perdón y tolerancia. Se planteó trabajar en busca de la excelencia que era lo que sus opositores temían más, fue la invitación que  hizo a todos sus colaboradores. Los opositores creían que con la llegada de Mandela el país podría ser conducido hacia una guerra civil, destrucción  de las instituciones, racismo en contra de los blancos entre muchas otras cosas. Pues no fue así. Su inteligencia política  lo llevó a aglutinar todas las simpatías de los mejores para que el país siguiera como iba y dar pasos hacia estados de mayor evolución social.  Mandela, como gran estadista logró la unidad de su nación. El país siguió siendo un gran país, con respeto entre sus conciudadanos, con las instituciones fortalecidas, con respeto a las leyes.

Mandela logró convertirse en un líder modelo entre los grandes del globo terráqueo; pudiendo ser reconocido por los pueblos de toda África, sus vecinos, las naciones menos favorecidas económicamente.

Tenemos una demostración del esfuerzo del Sr. Mandela para que el equipo que era el autentico apartheid  los representara para ganar la Copa ese año, logrando que 42.000.000 de surafricanos se lanzaran a apoyarlos. El veía que si lograba cambiar la actitud del pueblo hacia un fin común, el deporte, podría superar tantas separaciones entre los habitantes de la nación. Pues lo logró y allí está esa gran país.

Ahora comparemos ese líder de talla universal, el Sr. Mandela,  con nuestro presidente, el Sr. Chávez.  Mandela luchó por que la unidad fuera el norte de las contiendas políticas de la nación. Chávez hace todo lo posible para separar a los habitantes de Venezuela, entre ricos y pobres; entre blancos y negros. Entre escuálidos y revolucionarios.  Mandela, después de haber sufrido penurias, cárcel, tuvo la grandeza de perdonar y tolerar; por lo que  luchó y dedicó parte de su vida. Nuestro Chávez tiene rencor en sus palabras, venganza en sus actos y desconoce el significado de la palabra tolerancia.

Mandela logró engrandecer a su país en áreas tan difíciles como la económica, social, política y la internacional. El gobernante de Venezuela en cambio, ha dejado que nuestra industria se minimice. Políticamente se ha distinguido por el autoritarismo, el populismo, la mediatización de las actividades del gobierno. Ha creado la limosna como medio de acallar el disgusto de la población. Internacionalmente está quedando aislado en América latina, con apenas un puñado de aliados que actúan por el interés del dinero que le aporta el gobernante venezolano.

Mandela respetó el término del mandato: 5 años. Chávez tiene 11 y quiere seguir hasta que las canas indiquen ancianidad.

Uno es un gran hombre que se recordará en la historia del mundo como un gran estadista. El nuestro será parte de la historia que no deseamos repetir.

 

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar