Opinión Nacional

Juan y Eva, una película…..

El film de Paula De Luque, 2011, Juan y Eva” justifica, una vez más, que allí donde la política imbeciliza, el arte libera y cuando la mediática entristece y anula la sensibilidad, el cine es sanación.

Es cine adonde la imaginación lo es todo. En obra que comienza por negarse así misma, no queriendo ser una “historia de amor’, sino cuento muy serio que enaltece una relación de pareja cuya trascendencia deja de ser un localismo o chisme de corazón, para llegar a ser una de las épicas mas notables de la historia argentina y hasta latinoamericana.

Tanto impregno los afectos de este pueblo que aún hoy sesenta años de la fecha siguen rondando en el imaginario popular y aunque algunos lo nieguen y muchos abominen, mas de una vez e oído en algún estadio argentino en  la voz de la barra brava el grito de: “Perón, Perón, viva Perón …. que así, sin motivo aparente como vino, se va desvaneciendo. Es himno a un tiempo adonde a ellos se les atendió y respetó. Sabemos, que lo volveremos a escuchar sobre todo en las canchas y por los Siete Barrios de Buenos Aires en pura voz y simple corazón.

La película  se inicia entre  el ambiente  bacán de una Argentina en fiestas elegantes adonde abunda el champan y las telas satinadas y el lame que desea ocultar, cual María Antonieta en Versalles, lo que la calle grita.

Esa placidez se ve interrumpida y la Directora nos coloca en la realidad de un terremoto, el de San Juan ocurrido en enero de 1944, para decirnos que el artificio de las fiestas no puede acallar la convulsa situación política del país.

Es film con arte de buen cine, sin tener que decir sino, mostrar imágenes que todo lo hacen con símbolos y poderosa ficción. Que nos enseña con la fotografía limpia que nos inventa Willi Behnisch y que  es otra seña en la  factura de la pieza de Luque.

En el mismo ambiente propio de los clubes y palacios de los estancieros e industriales argentinos de la época encontramos al famoso embajador norteamericano en Argentina Spruille Braden. Enviado allí justamente para ver como frenar el ascenso del Coronel Perón. Bueno saber que Braden, entre otras señales, era uno de los dueños de la empresa minera Braden Cooper Company de Chile y además para la época tenía relaciones con otro monstruo económico y terror de los gobiernos latinoamericanos la United Fruit Company. Intruso personaje que también facturó luego el golpe de estado contra Jacobo Árbenz en Guatemala el 27 de junio de 1954.

Su presencia estaba destinada a participar en operaciones propias de la política interna argentina y fue uno de los que monitoreo el golpe militar del 1945 contra el General Presidente Edelmiro Finol y su Vicepresidente el Coronel Juan Perón.

Su atrevimiento y brutalidad era notable, redacta como parte de su compaña contra el gobierno, hasta un famoso Libro Azul, adonde acusaba a Perón y otros Generales de tener sospechosas atracciones con el nazismo y pertenecer a una Logia cuyos fines eran poco confesables y cercanos al comunismo. Alegato que estamos cansados de escuchar en boca de estos embajadores del terror.

La historia se despilfarra en lances extraños a los humanos. Perón se vale de la fama que logró el  libro de Braden, y produjo una respuesta con su titulo «Libro Azul y Blanco» y además cabalgando en la marca Braden,  formula su exitoso eslogan «Braden o Perón» que influyó decisivamente en el éxito electoral que en 1946 lo hizo presidente. Nadie sabe para quien trabaja el diablo.

Lo paradójico es  que Braden cumple su cometido pues motiva y logra que los militares desde Campo de Mayo, depongan y encarcelen a Perón. Pero fue jugada que le salió torcida y el pueblo produjo la jornada histórica, con una marcha y concentración en Plaza de Mayo que le abrió el camino a la Revolución peronista.

Este 17 de octubre de 1945 no fue no fue una simple manifestación protestataria, sino una Gran Rebelión Popular. Gracias a la torpeza política de la derecha argentina, y a pesar de la coordinación, activa participación y financiamiento de Braden, el Coronel Perón vuelve al poder.

Son famosas palabras de Braden: “Frecuentemente es necesario combatir el fuego con fuego. Me gustaría resaltar esto porque el comunismo es un asunto tan flagrantemente internacional y no interno. Su supresión, incluso por la fuerza, en un país americano, por una o más de las otras repúblicas, no constituye una intervención en sus asuntos internos”, son de una intemperancia y bestialidad tal que terminó enardeciendo al pueblo argentino.

La película de Paula de Luque tomó solo un periodo histórico, que va desde el terremoto de San Juan hasta la jornada del 17 de octubre de 1945 para contar la historia de amor entre ambos personajes.

Según el critico Juan Pablo Russo es periodo en el que se forjarán los principios de uno de los movimientos populares más significativos del siglo XX: El Peronismo.

¿Por qué este apoyo de los  obreros al líder y al movimiento peronista?.  Sencillo, en dos años creó tribunales de trabajo; sancionó el Decreto 33.302/43 que extiende la indemnización por despido a todos los trabajadores; más de dos millones de personas fueron beneficiadas con pensiones y jubilación; sanciona el  Estatuto del Peón de Campo, en un país de trabajadores agrarios y vacunos, que nunca habían tenido protección social; lanza y pone en vigencia Estatuto del Periodista; crea el Hospital Policlínico para los ferroviarios; prohíbe las agencias privadas de colocaciones; crea Escuelas Técnicas para obreros. Siendo Secretario de Trabajo en 1944 firma 123 convenios colectivos que protegen a 1.400.000 obreros y en el 1945 otros 347 para llegar a 2.186.86 trabajadores.

Además por el perverso tratamiento racista que la derecha y las clases medias y altas, le daban a la nueva clase trabajadora argentina a quienes llamaban peyorativamente «morochos», «grasas» y  “cabecitas negras” – como aquí, “desdentados y tierruos”- a quienes seguían a Perón. Burda y obligada fraseología de la derecha cargada de etnocentrismo y odio racial.

En el film se destaca por su excelente calidad narrativa, al recitar aspectos muy particulares de esa relación firme y amorosa entre ambos personajes, dejando al fondo el infaltable tono político que les fue propio. Los inteligentes y precisos diálogos con minuciosos símbolos y calculadas metáforas nos van mostrando, dejando rastros, de las dos historias, que se cumplen justa y acertadamente con las actuaciones de Osmar Núñez (como Juan Perón), Julieta Díaz, ( Eva Duarte).

La directora en una magistral dirección de actores logra que la historia de amor y el surgimiento del peronismo vayan desarrollándose al unísono contando con el apoyo de una ambientación, vestuario y escenografía lo mas minimalista y precisa posible.

Esta pieza no tiene nada que ver con la versión cinematográfica que sobre  este proceso nos mostró la «Evita» (1996) de Alan Parker, que para colmo transmutó a Madonna en Evita. Por sobradas razones este película sigue siendo objeto de critica y muchas  intrascendentes polémicas.

Como contrapunto a la historia se van mostrando en fuera de campo intencional a las masas de gente que se desplazan hacia la historia. Emociona el magnifico recurso del apoyo de la música de Iván Wyzsogrod que fortalece el discurso y hace mas comprensible y neta y armónica la narración.

Se debe acentuar que al dúo Juan-Eva, los acompañan en  destacada presencia Fernán Mirás haciendo el papel  del poderoso General Ávalos, -mas alevoso y digno de horror, imposible-; destaca además  María Ucedo, en la minuciosa y eficaz interpretación de Blanca Luz Brum.

 Estéticamente la obra de Luque  se logra con pensados planos que todo lo insinúan con encuadres, y limitado uso de la iluminación que torea lo legendario para mostrar lo cinematográfico.

Sin duda que estamos ante una obra de buen cine, que se oye y mira bien y muestra exactamente lo que corresponde a las ideas que justifican, sin economía de inteligencia, cada secuencia; en ellas se acompasa, en justo equilibrio tanto lo histórico como  lo íntimo.

Qué se le puede criticar, el ser comprometidamente condensada para transmitir en una hora media lo mucho que sucedió en ese año de historia que cambió la vida de la Argentina, pero, podemos agregar aquello “de lo bueno, poco”.

En síntesis, que para mi es recomendable, por la calidad de su construcción cinematográfica y por el arbitrario y sorprendente final que nos deja con muchas ganas de  esperar, como hubiera sido su continuación.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba