Opinión Nacional

Justicia con cataratas

El combate a la corrupción, es uno de los mayores clamores de los ciudadanos que esperan del estado venezolano el desarrollo de políticas efectivas contra este flagelo, puesto que la tristemente célebre Oficina de Régimen Cambiario (Recadi), creada por Luis Herrera y que generó inmensos hechos de corrupción jamás vistos en el país, se ha quedado chiquita, ante las constantes denuncias contra funcionarios del actual régimen y la impunidad existente.

Los jueces de aquel entonces manifestaron que era muy difícil comprobar los delitos a los altos funcionarios del gobierno y solamente una persona pagó los platos rotos, el famoso chinito de Recadi, ciudadano asiático de nombre Ho Fuk Wing, ya que los ladrones de cuello blanco, nunca fueron encarcelados, quedando el pueblo venezolano sin respuesta alguna sobre este sonado caso. Otro escándalo del pasado, lo representó la compra del buque refrigerador «Sierra Nevada» en la primera administración de Carlos Andrés Pérez; proceso que culminó con la sanción de la responsabilidad política del Presidente en la adquisición del buque, así como de otros funcionarios de su tren gubernamental; pero tampoco hubo detenidos.

Ahora el presidente Chávez, después de casi diez años, reconoce la existencia de “posibles” hechos de corrupción en su gobierno, pero todo queda en simple manipulación mediática imperialista, pareciera que busca convencernos de que la ineficiencia de su gobierno no es su responsabilidad, sino de sus colaboradores corruptos, sin embargo no vemos detenidos o investigados; mientras que surgen nuevos ricos en el manejo del tesoro nacional y las calamidades de la población siguen creciendo.

Durante la cuarta república, el programa de leche popular, las opciones de empleos y cualquier beneficio otorgado por el Estado, se manejaban solo con las personas que tuviesen el carnet del partido de gobierno (AD o COPEI); esta era una vía para corromper a la ciudadanía, utilizando sus necesidades en función de cultivar votos duros o seguros. Este mismo formato para quebrar la dignidad de los venezolanos lo observamos en este gobierno, cuando excluye a vecinos que no comulgan con sus ideas políticas o manera de gobernar, esto es una práctica que estimula la cultura del mercantilismo político y la corrupción.

Recordemos que las prácticas de corrupción comienzan por pequeños actos de trasgresión a las reglas de la vida cotidiana en la sociedad (valores), llegando a considerarse normales; pero luego observamos la grosera danza Antoninica de maletines repletos de Dólares dentro y fuera del país, proyectos fantasmas que son cobrados y no realizados, jugando con la miseria y pobreza del pueblo. Tal vez la diferencia es que estos nuevos degenerados corruptos de la quinta están muy bien formados ideológicamente y el socialismo los exculpa o tal vez a nuestra justicia le sale operación milagro con limpieza de cataratas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba