Opinión Nacional

La agresión y destrucción de los medios

El régimen que nos destruye ha tenido especial cuidado en la agresión, compra, robo y destrucción de los distintos medios de expresión de la ciudadanía. En ello ha seguido muy de cerca los pasos que se transitaron en la Cuba comunista desde aquellos lejanos años de los sesenta.

Venezuela tuvo en William H. Phelps un iconoclasta promotor de importantes sectores de la sociedad nacional, sus empresas, sus acciones sociales, sus trabajos científicos y sus obras de promoción de nuevas instituciones científicas orientadas a la instrucción y desarrollo de la colectividad.

En el campo de los medios radioeléctricos fundó el 9 de diciembre de 1930 la excelente emisora de radio 1BC que ha tenido distintos nombres y una sola idea, ser un centro de información y esparcimiento de sus oyentes. El 15 de noviembre de 1953, con los mismos ideales, emite sus ondas por primera vez Radio Caracas Televisión, excelente empresa televisora que el régimen que nos destruye, con la excusa del vencimiento de la concesión oficial, fue robada y sustituida por TVES la medianoche del 27 de mayo de 2007.

Pocas semanas más tarde se confiscaron estaciones de radio que operaban especialmente en frecuencia modulada y cuyo número, creemos que fue cercano a las tres docenas. No fueron defendidas.

Pensamos que amén de las arbitrariedades sucedidas en el expediente de RCTV, no existe en el mundo ninguna empresa a la que se le hayan sucedido más agresiones y multas que a Globovisión. Desconocemos los montos agregados y solo sabemos por la información imprecisa que se ha difundido, pero el régimen que nos destruye fue minando la empresa hasta que logró que fuera vendida a nuevos accionistas amigos del “status”.

En los tiempos más recientes y haciendo uso ventajista del malhadado “control de cambios”, ahora, el régimen que nos destruye hace caso omiso de las solicitudes que los periódicos han realizado para poder adquirir el papel necesario para sus diarias publicaciones. Mas también se ha restringido la importación, por parte de empresarios, de todo tipo de papel necesario para libros, revistas, folletos, volantes, etcétera.

Se nos conduce al modelo de una sociedad pasiva, autista, desinformada. Se restringe la comunicación a las modernas redes sociales. No es suficiente.

No sabemos si el régimen que nos destruye evalúa las consecuencias que tienen sus embates contra los medios, en ellos y aguas abajo. Son cientos de miles de empleos que existen y que van desapareciendo en todas las empresas complementarias. Un ejemplo son las empresas publicitarias que tienen funciones imprescindibles en el mundo de los medios de comunicación. No hablemos de las tipografías, de las empresas de distribución, de los mensajeros, que tienen en estas actividades campo fecundo para desarrollar sus habilidades.

En fin, identificamos que el régimen es enemigo de actividades productivas, que contribuyen al esparcimiento y a la economía de muy amplios sectores de la sociedad y esta no se da cuenta de sus inconvenientes.

 

 

@rafael862

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba