Opinión Nacional

La carpa del Sheik

Me quiero referir esta semana al curioso fenómeno en nuestro país,  de la proliferación de etnias  foráneas y al  crecimiento de sus poderes políticos según los gobiernos de turno.

La referencia en el título de estos comentarios por obvio indicara a nuestros lectores que nos estamos refiriendo a los pueblos del mundo árabe, colonia inmensa en nuestro país, trabajadores y tenaces, si bien poco aportaban al crecimiento científico moderno hasta hace poco.

Además, sus hábitos y costumbre recatadas, los hacían medrar en nuestra tierra, sin veleidades políticas, ni mucho menos atrevimientos de incursionar en el acontecer político, al menos en las primeras camadas de los que llegaban al país, si bien luego sus descendientes, cada vez mas si procuraron hacerlo.

Los turcos o marchantes de antes, eran realmente diferentes a los de ahora, estos cambios quizá tuvieron su razón en la ahora nueva amistad de nuestro gobierno con el pueblo de Iran e Irak, no puesta tan de manifiesto hace algunos años atrás, aun cuando en ese entonces poco o nada valían sus decadentes desarrollos, salvo su abolengo histórico por las que fueron sus raíces.

Esos árabes, no precisamente judíos, que son cosa muy diferente y que nos llevaran tambien en el futuro a un necesario examen de su acontecer en Venezuela y a unas referencias un poco incomodas con lo que formularemos en éstos comentarios han venido aprendiendo mucho últimamente, se han ocupado además hartamente, del acontecer de sus pueblos y creyentes por quienes han bregado para obtener sus ingresos legales a nuestro país, la ejecución de labores no precisamente santas, fomentando las creencias y políticas de sus sectas políticas, y en especial sus odios, pues no de otro modo pueden tildarse lo que se tienen contra los judíos de Israel y a favor de movimientos extremistas de organizaciones de sus países, hoy en día extendidos por casi todo el mundo ( esbollah, etc.).

Aquí y en estos últimos diez años, han aprovechado muy bien sus conexiones y favores brindados a quienes formaban inicialmente movimientos revolucionarios incipientes, por ello los vemos hoy en altos cargos de gobierno, como es el caso del Vicepresidente, del Ministro de Interiores y Justicia, y pare de contar.

Así como nuestro pueblo ha sido tolerante y amigable con los turquitos y marchantes árabes de entonces, de los cuales muchos hicieron su modus vivendi de unas especies de giros comerciales “non muy sanctos”, tambien brindaban sus beneficios con sus fiados y recorridos por nuestro abandonado interior, no creo que sus  ahora  sucesores, sean perdonados en los atropellos que cometen sus descendientes desde puestos del gobierno, o brindándole simple apoyo a sus amigotes en las causas torcidas de la política barata.

Nuestro pueblo guiado  siempre por la picaresca española y el refranero popular  ha dicho que quienes la hacen la pagan, y que quien a hierro mata, no puede pretender morir por vía de almohadazos.

Los conclaves árabes ahora instaurados son poderosos no solo en el poder político, sino en los entramados financieros y comerciales, los  hay para todos los negocios, desde los petroleros, hasta los de ventas de vehículos.

Lo que si nos llama la atención es que los Judíos radicados en el país, que saben de todos esos miriñaques con los árabes politiqueros, se hayan dejado coger las delanteras y permitan esos devaneos con las nuevas izquierdas árabes, sin siquiera chistar y hasta soportando ciertos abusos.  

Y las cosas van en serio por esos nuevos rumbos, haciendo nuevas amistades, y expandiendo los intercambios comerciales,  ya tenemos tractores y carros árabes, plantas eléctricas y equipos petroleros árabes, negocios de uranio con árabes, y pronto veremos importación de camellos y camellas, dátiles y hasta arenas del desierto, pues por aquellos Lares con todo se comercia y se permiten negocios.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba