Opinión Nacional

La corrupción: necesidad histórica

En los últimos años, el tema de la corrupción ha sido objeto de un tratamiento cada vez más politiquero, que llega hasta el cansancio-fastidio insoportable. La prédica común opositora se reduce a una gastada consigna: “¡Abajo la Corrupción! Un discurso permanente que corresponde al desarrollo de una constante en nuestro orden histórico. Cada nuevo gobierno y su respectiva oposición han seguido el pentagrama y han lanzado las correspondientes acusaciones, en el entendido tácito y expreso de que las mismas forman parte del juego establecido. Un fenómeno que no es del caso eliminar porque es una necesidad para todas las partes.

A lo largo de casi 200 años hemos vivido en el marco de una república que pertenece a unos dueños-señores y que se estructura y organiza alrededor de un Estado que todo lo dispone para entregarle a cada propietario la parte que le corresponde, de acuerdo a las respectivas leyes de la guerra-contienda-capital-ganancia. En este sentido, el Estado venezolano se funda como digna representación de una confederación de intereses que armonizan a partir del reparto.

Se constituye de este modo una república-institución o ‘República Ladrona’, basada en el robo o la complicidad. El propio Bolívar lo visualiza así y establece duras sanciones para quien incurra en el delito contra ‘la cosa pública’. Pero sus herederos militares y civiles lo dispusieron todo para el disfrute de las riquezas que les produjo una contienda para fundar una patria-país-nación-república perfectamente repartible entre cada una de las partes.

Muchos héroes-caudillos-libertadores quedaron en el camino. Pero los triunfadores tomaron posesión de sus pertenencias y pusieron a andar un Estado que ejerce su misión a través de gobiernos que se inscriben en la línea de acometer el robo encomendado por los intereses que se convierten en los principios de la república. Y para cumplir con esta histórica misión surgen desde la independencia los grupos, fracciones o partidos, encargados de organizar las posibilidades de distribución.

DESDE ENTONCES se entiende la política como la organización de mecanismos para que cada una de las partes organice “su lucha” por la consecución de beneficios. Pero en cada ocasión se echará mano de un recurso-contexto: las mayorías nacionales. Todo se hace por y para beneficio de los necesitados. Y cada campaña electoral está presidida por la oferta-promesa que conduce indefectiblemente al engaño.

Ya a la hora de las contiendas independentistas los bandos jugaron a este expediente. Bolívar o Boves ofrecen por igual, inmensas e inmediatas reivindicaciones. Y es el mismo principio que se aplica a lo largo de la ‘era republicana’. El viejo uso y abuso de lo que se ha denominado y tenido como pueblo, es decir, todo ese conglomerado capaz de seguir el mensaje-huellas del héroe-caudillo de cada momento. La fabricación y renovación del engaño en permanente acción.

Una manifestación que registra múltiples capítulos. En cada caso se renuevan las banderas de la libertad, igualdad, justicia y bienestar social, pero siempre a nivel de discurso. La independencia mantiene con vida la esclavitud y los jefes de los bandos enfrentados en la guerra federal terminan pactando contra unas mayorías alzadas que amenazaban con tomar el poder. Desde entonces los jefes-caudillos entienden que deben controlar eficazmente todo nuevo brote que atente contra el orden establecido.

GUZMÁN BLANCO LANZA la consigna del caudillo único y se vuelve ‘autócrata civilizador’. Pero la desintegración, entendida como multiplicidad de caudillos, sólo será controlada por las huestes represivas de Juan Vicente Gómez. La corrupción se vuelve robo concentrado que tiene en el líder-caudillo la máxima expresión de la riqueza proveniente de las arcas estatales. Venezuela es de Gómez y el gomecismo. Todo está dispuesto para el ejercicio del robo público. En la transición que sigue a la muerte del dictador, se mantienen invariables los lineamientos de la operación ‘robo republicano permanente’.

EN 1945, A LA HORA del golpe de Estado que derrocó el gobierno de Medina Angarita surgen planteamientos llamados a enfrentar la corrupción. Es el discurso de unos golpistas que se hacen llamar revolucionarios y que simplemente se proponen dar continuidad a los viejos cánones del robo, pero ahora bajo una plataforma ‘democrática’. Los triunfadores acusan a los derrocados de corruptos, abren juicios y se realiza condenas por peculado a un grupo de exfuncionarios encabezado por el Dr. Arturo Uslar Pietri.

En los diez años de perezjimenismo sigue la corrupción entendida como apropiación del dinero o cosa pública, pero como una actividad que todavía se practicaba en las altas esferas. La verdadera democratización de la corrupción ocurre a partir de enero de 1958. Con el derrocamiento de la dictadura se da inicio a la implantación del Estado liberal y al compromiso compartido de darle preeminencia al componente civil en la conducción de esa naciente estructura.

El ‘Pacto de Punto Fijo’ tiene un objetivo fundamental: repartir la responsabilidad de gobierno en tres partidos (AD, COPEI y URD), de los cuatro existentes, dejando fuera al PCV porque su filosofía política no se compadecía con la naciente democracia, según explicó el presidente Betancourt en su discurso de toma de posesión el 13F-59.

Los 40 años de democracia representativa están llenos de acuerdos, negociaciones y beneficios. Un cuadro político caracterizado por el respeto a las cuotas burocráticas de poder, desde las cuales se desarrolla todo tipo de operaciones que favorecen la institución de la corrupción. Además de los puntos legales de entronque para sacarle buenas tajadas al Estado, se instrumentan mecanismos extras mediante los cuales se realiza el robo de manera expedita. Se populariza el decir según el cual cada político sólo aspira que lo pongan ‘donde hay’ para él ocuparse de lo demás. La prédica de Betancourt: ‘que se me quemen las manos si llego a derivar un céntimo del erario público’ no parece haber tenido muchos seguidores.

LA CORRUPCIÓN CIVIL Y MILITAR tiene un alto registro en las cuatro décadas de ‘democracia’. A manera de ejemplo se puede recordar casos como el de los Doce Apóstoles, Chatarra, Fragatas, Tanques AMX-30, Recadi, Tribus Judiciales, Mafia de la Construcción, Peajes, Perros de la Guerra, Sierra Nevada y Ayuda a Violeta Chamorro. Por este último caso fue denunciado Carlos Andrés Pérez por un periodista que años antes, como Diputado, lo salvó de ser responsabilizado por el Congreso en el caso Sierra Nevada. Hoy ocupa el cargo de vicepresidente de la República.

Y no puede afirmarse que los corruptos de ayer carecen de toda relación con los actuales. Al triunfar los llamados ‘bolivarianos’, muchos pensaron ingenuamente que comenzaría una nueva realidad en el campo de la corrupción. El semanario ‘La Razón’( Caracas, 22 al 29/12/98) abre con este titular: “Huyen los corruptos: Estampida general ante el temor de que gane el líder del 4F”. Y cuando el Comandante Jesús Urdaneta Hernández fue llamado a dirigir la Disip se le encomendó hacer un seguimiento a los funcionarios en actividades de gobierno. Pero al presentar 49 expedientes en los cuales se demostraba la corrupción de muchos altos funcionarios, el GP le dice a su compañero del 04F-92 que es necesario esperar porque por los momentos no se podía hacer nada, dado que acusar y enjuiciar a quienes estaban señalados de corruptos por la Disip podría crear serios problemas al gobierno. (ABM, JUH: el comandante irreductible. Caracas, 2003, pp. 120-121).

A partir de este momento las relaciones con el Director del organismo de seguridad fueron pugnaces. Y con el deslave de Vargas se crearon las condiciones para la renuncia del funcionario. Queda claro así que en el gobierno no había disposición para enfrentar el crimen-robo. Y por ello se comenzó a hablar de ‘robolución’ civil y militar. No se ha podido establecer el destino de las multimillonarias ayudas que se recibieron para auxiliar a Vargas. El caso Micabú que compromete a Tobias Carrero y al presidente de la Constituyente, fue una derrota para el fiscal Javier Elechiguerra, quien cae en desgracia con el proceso. La cadena no se detiene.

_______________________________________________________________

El PLAN BOLÍVAR 2000 pone al descubierto la intención-decisión de muchos oficiales de militar en las filas de la corrupción. Pero los implicados en el caso disfrutan hoy de buena salud y hasta de buena ubicación en ‘el proceso’. Las misiones, círculos, brigadas, planes, reserva, policías extranjeras encabezadas por el G2 de Cuba, los acuerdos-pactos de seguridad y de ‘cooperación’ con otros países significan gastos que escapan a todo control.

A esto se junta la forma arbitraria como se ejecuta el presupuesto. La norma fundamental son los caprichos y deseos del GP quien ha llegado a decir públicamente, en cadena nacional que decide invertir un poco de millones de dólares que tenía bajo el colchón en una determinada obra. En ningún otro momento de la historia de este ex-país hubo una administración más arbitraria y personalista.

En este sentido y dirección hay que acusar directamente al GP de ser el primer responsable del robo-corrupción que se adelanta hoy en esta Venezuela cada vez más hundida en el fango de la destrucción. En el presente caso queda más que demostrado que los poderes contralores, al igual que los legislativos, judiciales y fiscales, están en manos del muy ilustre GP.

EN ESTE CONTEXTO debe estudiarse el caso del Central Azucarero Ezequiel Zamora de Sabaneta, estado Barinas. Aquí no hay nada nuevo. Ahí parecen estar implicadas altas autoridades civiles y militares. Impresionante la rumba de millones que se ha puesto a andar. Se sabía desde hace más de un año del descarado y abierto robo. Pero se resguardó el asunto porque se pensó que el debate sobre el tema podía perjudicar al gobierno en las elecciones de agosto 04. Al día de hoy se ha hecho una revisión del asunto y se sabe a plenitud que aquí la corrupción no tumba gobierno.

No es verdad que acabó con el mando-poder de CAP. En su derrocamiento se junta una multiplicidad de factores. Y hasta su partido entendió que debía lanzárselo a los leones del circo, para tratar de alcanzar la salvación de la institución. Por ello se tiene la corrupción como un mal históricamente necesario. Es el precio-pago que obtienen unos partidos políticos por ‘sus grandes aportes’ a la conducción política de la sociedad. Vista así es una institución que debe ser exaltada y comprendida, en virtud de que una sociedad como la que tenemos hoy no puede funcionar sin corrupción.

DE ALLÍ QUE SE PASE de la Republica Ladrona y Delincuente a la profundización de prácticas impuestas desde su creación. Para esto se dispone hoy de los mayores ingresos de la historia, lo que permite, como nunca antes, hacer de la corrupción el instrumento para la complicidad y con ello la anulación del descontento o inconformidad. Todos pasamos a formar parte de una gran red, que se disfraza de populismo y que termina conformando la base de sustentación de un poder corrupto.

Por esto, sólo en la medida en que se pueda levantar un movimiento que enfrente semejante monstruo, se podrá avanzar organizadamente hacia la construcción de una Venezuela, con deseo-empeño de establecer las bases y fundamento para realizar una Verdadera Democracia, en la cual no tenga ninguna posibilidad de subsistencia corrupción, pilar-estructura mayor de esta revolución de la destrucción, que hace ahora inmensos esfuerzos por reforzar con su socialismo del siglo XXI, la línea del fracaso que caracteriza en el mundo a lo que se ha denominado como ‘revolución socialista’ o transición hacia el comunismo.

No olvidemos, como síntesis, que una sociedad regida por la corrupción está ya destruida en si misma. Y levantarse hacia la construcción de otro destino, sólo puede ser obra del colectivo, en plan de combate por el futuro.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba