Opinión Nacional

La cuarta pared

En Venezuela, si algo está cayendo es la cuarta pared de un escenario político. Esa pared imaginaria que separa al actor del espectador.

Todo sucede como si una vez decretada la sustitución del significante «representativa» por los significantes «participativa» y «protagónica», en relación a la sociedad democrática, tanto los actores como los espectadores se hacen ejecutantes de la gran mascarada que violenta el cotidiano.

La condición de violencia no está en el libreto sino en la insistencia de provocar una reacción en cada espectador para que deje de serlo y participe en el espectáculo a modo de crear su propio parlamento, inédito cada vez.

Como una gran sala de exposición, la ciudad de Caracas, un fin de semana cualquiera, nos presenta una serie de esculturas figurativas, representativas de próceres de la independencia, personajes ilustres, santos, indios guerreros y hasta las Tres Gracias de la mitología griega, protegidas por máscaras antigases. Miles de ciclistas pedalean del municipio Chacao al municipio Baruta, y de Baruta a Chacao bajo la consigna «Fuera Chávez». Mientras tanto el Presidente realiza su programa dominical en El 23 de Enero, municipio Libertador, rodeado por una multitud de seguidores intentando aproximarse a él, manifestarle apoyo y hacerle peticiones. Al mismo tiempo una marcha de “Venezolanos del mundo”, con las banderas de sus países de origen, se desplaza desde diversos puntos de la ciudad hasta la Avenida Francisco de Miranda, a la altura de Parque Cristal (municipio Chacao), donde desde una tarima pronuncian los inmigrantes algunos párrafos (alusivos a la integración y la paz), en castellano y su respectiva traducción en sus idiomas de origen (italiano, portugués, árabe, polaco, francés, inglés, chino, japonés, etc.) En la plaza Francia de Altamira dan una misa y en la placita Bolívar del casco central de Chacao preparan una pantalla de cine para proyectar una película infantil. En el Hospital de Clínicas Caracas, en San Bernardino, un estudiante se encuentra recluido, con múltiples contusiones, declarando a los medios de comunicación que fue víctima de tortura por parte de la policía política, al ser detenido ilegalmente y depositado en la celda de un convicto confeso por asesinato y otros reclusos del hampa común. Como parte del espectáculo ya las imágenes de un General de la (%=Link(«http://www.guardia.mil.ve/»,»Guardia Nacional»)%)
, quien haciendo una inspección en algunos almacenes de una empresa privada y encontrando acaparamiento de refrescos, malta, cerveza y agua mineral, eructa groseramente luego de beber una gaseosa, burlándose de los comunicadores sociales, son transmitidas y retransmitidas por los canales privados de televisión y por la prensa internacional.

La incertidumbre que vivimos y la insensatez de los autores que se disputan la dirección de esta obra o zozobra llamada “País” me conducen a lo conocido como «Dada», una vanguardia artística de transición. Varios artistas plásticos, filósofos, escritores, actores y hasta propietarios de “cabarets”, integraron este movimiento que fue realmente una actitud, una forma de vida que estuvo planteada desde 1915 hasta 1922 en varios países de la Europa Central, particularmente en Francia, llegando hasta América, específicamente a Nueva York. Este movimiento que removió aguas estancadas en la sociedad y la cultura le abrió paso al surrealismo como expresión artística.

Resúltame válido recordar que la palabra: “vanguardia” proviene del lenguaje militar y se refiere a la avanzada del ejército (“avant-garde”), los que primero entraban en combate, encargados de romper el frente enemigo. Se comienza a usar en Francia entre los socialistas utópicos para mencionar una “minoría esclarecida” encargada de conducir la revolución. El concepto luego se desarrolla en los movimientos artísticos decididos a romper con las convenciones estéticas. En todo caso, el vanguardismo se presenta siempre como una tempestad ineludible y provocada por reflexiones éticas y estéticas que a cada instante enuncian que sin paradoja no hay reflexión.

En el entonces, algunos participantes del movimiento dadaista, como Max Ernst y Baargeld, organizaban exposiciones donde hacían que el público saliera indignado. Una de ellas (reseña el pintor Baldomero Hernández en su texto: Apuntes sobre el dadaísmo, publicado en: (%=Link(«http://www.laberintos.com»,»www.laberintos.com»)%)) obligaba a pasar entre unos urinarios, mientras una niña vestida para primera comunión recitaba poemas obscenos, en medio de la sala se levantaba un gran bloque de madera que sostenía una hacha enganchada por una cadena y se invitaba al público a que destruyera aquel objeto a hachazos. Al fondo se encontraba un acuario con agua teñida de rojo, simulando sangre, y en el fondo yacía un despertador junto a un brazo femenino, mientras que en la superficie flotaba una cabellera de mujer. En las paredes colgaban varios collages de diversos artistas cuyo contenido provocaba malestar entre los espectadores. Durante varias ocasiones el público intentó saquear el lugar, hasta que días más tarde la exposición fue prohibida.»

Para el momento ya (%=Link(«http://www.westegg.com/einstein/»,»Einstein»)%)
había desarrollado su teoría de la relatividad y (%=Link(«http://users.rcn.com/brill/freudarc.html»,»Freud»)%)
intensificaba sus investigaciones en psicoanálisis. Nada evitó una segunda guerra mundial, ni los avances de la ciencia, ni la vanguardia en el arte, ni el desarrollo alcanzado en el estudio de la psiquis.

Y vendrán falsos profetas, actores de la verdad. Erigiendo la cuarta pared.

Nada, puede evitar los arquetipos, la memoria grabada a fuego —que no existía—, la genética estructural ahora descifrada, sólo para decir que en el teatro del horror, presenciamos sin público, nuestra propia derrota. Aceptar ante la multitud, que somos el agente que verifica lo inútil. Defendemos entonces, la mordaz parodia de los ideales.

(*):Médico – Psiquiatra

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar