Opinión Nacional

La estrategia del contrario

Hace mas de 2.333 años existió en China, un hombre llamado Sun Bin, quien no solo era nieto de Sun Tzu, sino el que le dio continuidad a la obra de su abuelo (El arte de la guerra); convirtiéndolos en referencia obligada para todos los estrategas en el terreno militar y político en general. Las obras de estos señores han sido puestas en marcha en el Pentágono, la CIA y en todas las mesas situacionales del globo terráqueo, incluyendo a Miraflores. Es por ello que creo oportuno analizar al país político, sustentados en El arte de la guerra.

“Debemos intentar ver el propósito real de la acción del contrario para evitar ser engañados” decía Sun Bin, puesto que su abuelo definía que “el arte de la guerra consiste en saber utilizar el arte del engaño, aprovechando los errores del adversario a su favor”, también afirmaba que no siempre triunfa el que cuenta con el ejército más numeroso, sino el que sabe emplear la fuerza que posee, jugando con las debilidades del otro. De allí que establecieron que “lo fundamental es atacar la estrategia del contrario”, puesto que dejarse confundir y responder a la provocación, lleva a desgastar nuestras fuerzas; cumpliéndose la máxima que señala: “Cuando los adversarios no pueden predecir lo que se va hacer en realidad, no pueden actuar contra uno en forma efectiva”.

Es por ello que en el caso de Venezuela, podemos concluir que las nacionalizaciones de Sidor, Cemex y el Banco de Venezuela, los inhabilitados y el paquetazo de las 26 leyes, todo en el mismo tiempo y espacio de las elecciones regionales del 23N; ha sido fenomenal; pues los “lideres de los cogollos” antioficialistas fueron tomados con los pantalones abajo y pujando duro, repartiéndose cuotas de poder y candidatos en todo el país, estaban pendientes solo de su conuco mientras se quemaba la finca, cayeron en la trampa. Todo esto evitó concentrarse en el debate en torno a los serios problemas sociales y económicos presentes en la nación. Cumpliéndose así con uno de los principios de Sun Bin: “Hay que confundir y dividir las fuerzas adversarias para dispersar y limitar su energía comprometiendo su defensa”.

Ha quedado demostrado que luego de cada derrota de la oposición, se produce un cese en la diatriba política y florecen en los medios de comunicación las luchas de los sectores populares por el desempleo, la delincuencia, los servicios públicos y por otros males sociales. Por lo tanto el gobierno necesita de la confrontación, porque le permite excusarse, distraer la atención y decir que no cumple con el pueblo por culpa de las cúpulas del pasado y los golpistas que no lo dejan trabajar.

Al margen de lo que suceda el 23N, si atacamos la estrategia del contrario, nos centramos en los problemas socio económicos y en rescatar la democracia, mientras que las contradicciones internas del oficialismo toman cuerpo, estoy seguro que el panorama será otro, pero para esto necesitamos líderes que no sean pícaros, cobardes, cómplices y cómodos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba