Opinión Nacional

La hora de la Iglesia

Muchos analistas pensaban que -a causa de la multitud de problemas que agobian a este régimen- el enfrentamiento con la Iglesia, y los reiterados intentos oficiales por dividirla, esperarían un mejor momento “ táctico”.

El problema es importante para Chávez, porque la Iglesia mantiene un arraigo popular amplio y profundo en el país. Más de un millón de feligreses acuden a las iglesias todos los domingos y hay más religiosas y religiosos en los barrios que “bolivarianos”, hecho intolerable para el régimen que se auto-atribuye la exclusividad de la “representación” del soberano.

Pero como esta administración es pendenciera por naturaleza, los eventos tomaron su curso y le tocó al prototipo de “gobernador” de este régimen, el usurpador Florencio Porras, encender el ventilador de excretas. La tarea: enlodar la reputación de monseñor Baltazar Porras, arzobispo de Mérida y Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana y, de paso, descabezar a la CEV. Amigos merideños me dicen que Baltazar Porras es un personaje popular y querido en su Estado y agregan que “la persecución contra Porras se extiende también a otras instancias de la Iglesia en Mérida”. El mensaje oficial a los obispos es entonces claro: “Salgan de Baltazar Porras y ahórrense los problemas que él ahora tiene”.

Pero más allá de la grosería del fraudulento gobernante, lo que está planteado detrás de las absurdas denuncias es el juego final de la estrategia de este régimen por apropiarse de la Iglesia católica venezolana. Tan sencillo como eso: el chavismo quiere una Iglesia simbólica y genuflexa, acrítica y dependiente. De tal manera, si los 40 obispos nacionales cierran filas alrededor del Presidente de la CEV, tienen posibilidades de sobrevivir a Chávez. Si se dividen o abandonan a Porras, ellos serán los próximos demolidos, injuriados y vejados. Hoy en la tarde -luego de la reunión ordinaria de la Conferencia Episcopal- tendremos alguna indicación sobre el futuro inmediato de la Iglesia en Venezuela y de las perspectivas chavistas de crear la “Iglesia católica bolivariana”. Y, amigas y amigos, no nos engañemos: el destino de la Sociedad venezolana está íntimamente ligado a la suerte -o desgracia- que pueda sufrir la Iglesia venezolana.

Ruge Ortega

El viernes 13.10. y luego de tres días de huelga, el contrato petrolero era para -el Presidente de la República- “impagable” (Bs. 2 billones en dos años con un aumento concedido del ¡60%!), negociado por “bandidos” por los cuales no se dejaría “chantajear”.

Eso fue el viernes. El sábado ordenó firmarlo, con la presencia de Carlos Ortega (Fedepetrol) y el domingo se deshizo en elogios sobre sus bondades. ¡Uppps!,…. ¿qué pasó? para explicar esta extraordinaria acrobacia verbal y financiera (que nos clava un modelo absolutamente ruinoso e impagable) en la contratación colectiva. Porque, como todos sabemos, el resto de nuestra burocracia -ministerial, institucional y empresarial- no se conformará con el 10% de aumento salarial mientras los petroleros lograron 60%. Así, lo que viene es burrundanga y el ¡sálvase quién pueda! si los precios petroleros llegan a bajar.

Pasó que Chávez nunca entendió que esta huelga nació del “soberano” petrolero, respecto a quien el Presidente pensaba que él -y sólo él- tenía el monopolio de comprensión y de interpretación. En esta fase Ortega y la dirigencia laboral le ganaron la mano en la primera gran derrota del Gobierno. Ello explica la respuesta del sábado en la tarde de Carlos Ortega. Esas declaraciones que fueron neutralizadas -horas más tarde- por la relampagueante claudicación del Gobierno son, sin embargo, históricas por el tono de su virulencia. Algunos extractos:
-«El presidente tiene padre, tiene madre, tiene hermanos, tiene hijos, y sabe por qué nos referimos a esto” (…). «El Presidente está jugando con candela…”. «Para usted todo el mundo es ladrón, todo el mundo es bandido, todos somos una cuerda de bandoleros». «Revise, gire la vista suya a los lados, y allí podrá usted determinar, y ya lo sabe el pueblo de Venezuela, que en ese entorno que usted tiene están los que se están llenando con el dinero de nosotros”; «Muestra usted, ciudadano Presidente, total ignorancia de lo que está pasando con los trabajadores petroleros venezolanos (…) porque el presidente de la República Bolivariana de Venezuela se mantiene el mayor tiempo en el exterior y no en su país. Afirma que los trabajadores solicitan 20 mil bolívares de aumento diario. Solamente piden son 6 mil bolívares diarios de aumento, y eso se sabe en Venezuela y en el exterior”.

El avión, el avión,…

Quizás Chávez hubiese podido recobrar su liderazgo político entre la base petrolera mediante una agresiva campaña de persuasión personal -la estrategia del portón- y lograr para el país un contrato petrolero financiable. Pero no tenía ésa opción -que hubiese implicado una campaña personal de dos a tres semanas- porque debía estar el lunes en Texas y más tarde en el juego de béisbol de Grandes Ligas. Y -por supuesto- no podía reunirse con empresarios petroleros y medios de comunicación en Estados Unidos mientras en Venezuela la huelga petrolera entraba en su décimo primer día. Es decir, para él poder viajar y hablar y ver béisbol, tenía que firmarse el contrato.

Hay varias implicaciones que surgen del hecho. La primera obvia es el fortalecimiento del movimiento sindical nacional cuyo mayor acierto en esta coyuntura fue el de interpretar acertadamente la rabia del soberano frustrado por la arrogancia, el desprecio y el engaño de la contraparte oficial.

La segunda está en que el Gobierno venezolano del 2001 será absolutamente infinanciable. Al igual que en los previos boom´s petroleros, los ingresos extraordinarios serán expropiados por el sector laboral en detrimento de los gastos de mantenimiento e inversión pública. Y al final de la curva, la única alternativa será una nueva maxi-devaluación a penas desciendan los precios petroleros. ¡Cómo nos cuesta el aprendizaje de este régimen de ignorantes, improvisados, advenidizos, chabacanos y cleptómanos (con contadas excepciones)!.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar