Opinión Nacional

¿La inseguridad, una politíca de estado?

El homicidio que le quitó la vida al Director del 2001,  venezolano, padre de familia, periodista y ciudadano ejemplar que fue alevosamente asesinado defendiendo a su esposa y madre de varios hijos, ha conmovido a toda la sociedad venezolana y en particular a sus amigos del gremio y compañeros de trabajo en el Diario que dirigió durante tantos años cumpliendo con la democrática labor constitucional de informar.

Este homicidio, uno más de los que han sido víctimas ya miles de venezolanos en los últimos once años, nos obliga a un serio análisis y reflexión sobre el estado de permanente inseguridad que se vive en el país y que amenaza a todos y cada uno de los venezolanos de cualquier nivel social o económico.

Empecemos por el principio de esta revolución que habiendo sido presentada al venezolano como “democrática y participativa” su filosofía política y actuaciones  son una copia fiel de la revolución cubana. Hace poco el propio Teniente ya  confesó, por fin, que es marxista. Traducido  a la vida cotidiana esto quiere decir que el odio social es el motor de la revolución y su fin tener el control político, social y económico total de la nación y de sus ciudadanos. Para conseguir ese fin cualquier medio es válido desde mentir, quitarle sus bienes e inclusive la  vida. Todo es válido.

En la Cuba de Castro era el Estado  mismo quien  generaba el terror a través de los fusilamientos en el paredón. El objetivo no era tanto suprimir una vida, a veces inocente, sino que los disidentes supieran lo que el régimen era capaz de hacer para mantenerse.

En la Venezuela del Teniente y en este Siglo XXI sería un escándalo el paredón, pero permitir que se genere una situación de inseguridad y de miedo hasta para salir a la calle  sí puede ser un instrumento válido para la revolución pues se crea una situación de  indefensión generalizada que le permite al proceso avanzar hacia su objetivo de control total. Es interesante mencionar que el Observatorio Venezolano de la Violencia, que dirige Roberto Briceño León, ha denunciado 491 ciudadanos presos relacionados con 16.000 homicidios y que por cada 100 casos de supuestos crímenes solo 9 fueron detenidos. Si esta información se completa con la cantidad de ciudadanos sometidos a juicios que nunca terminan, la pregunta que corresponden hacernos es si estamos ante una situación de total incapacidad del Estado para proteger la vida de los ciudadanos como protege la vida al Teniente, quien ha denunciado múltiples intentos de homicidios, o si esa capacidad existe solo para proteger a los funcionarios oficiales en tanto con  el resto se practica una política de Estado de indefensión e impunidad destinada a crear el mismo terror colectivo pero sin paredón. Esa tarea la realizan entonces los delincuentes de profesión quienes no ignoran la impunidad que hoy existe. ¿La tan anunciada política publicitada como “Caracas Segura” fue diseñada  para darle mayor protección de verdad verdad a la vida de los venezolanos o acaso solamente para hacer publicidad pues es contraria al creciente número  de homicidios ejecutados y que permanecen impunes lo que los multiplica aun mas? .

Terminamos con el título que proyecta la duda que todos tenemos: ¿LA INSEGURIDAD, ES UNA POLÍTICA DE ESTADO?

 

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba