Opinión Nacional

La Justicia y Microsoft

EL juez Thomas Penfield Jackson ha dictado sentencia: Microsoft utilizó su posición dominante para vulnerar las leyes de la libre competencia y monopolizar el mercado de los navegadores de Internet con grave riesgo para la competencia empresarial, la innovación tecnológica y los intereses de los consumidores. Bill Gates, el hombre más rico del mundo, ha perdido claramente la batalla legal que desde hace meses venía librando con el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Pese a que el gigante informático recurrirá el fallo e iniciará un largo y complicado proceso de apelaciones contra la avalancha de demandas civiles de consumidores, lo cierto es que la sentencia coloca a la empresa en una difícil posición. Microsoft puede ser obligada a dividirse, lo que, según ha reconocido el propio Bill Gates, supondría «una pena de muerte empresarial». A partir de ahora, la batalla entra en una nueva fase, pero con Microsoft «tocada» y debilitada en sus fuerzas. «Goliat» se tambalea y, si no logra alcanzar una solución de compromiso, corre el riesgo de sufrir un serio varapalo en la Bolsa, donde los inversores han castigado con dureza la falta de un acuerdo con la Administración de Estados Unidos. Sólo el lunes, Microsoft perdió 14 billones de pesetas y su descenso arrastró al índice Nasdaq, que incluye a los valores tecnológicos, a una caída histórica.

El fallo del magistrado Jackson, que subraya la culpabilidad de Microsoft sin determinar aún ninguna pena o condena, es contundente: la empresa incumplió la ley al «esposar» a los fabricantes de PCs y proveedores de Internet con contratos que buscaban la prevalencia de su software «Explorer» y su programa operativo «Windows». Pese al anuncio de que desplegará toda su artillería jurídica, Bill Gates haría bien en no cerrarse puertas. La complejidad de los procesos antimonopolio en Estados Unidos podría retrasar la definitiva sentencia hasta dentro de dos o tres años, demasiado tiempo para un sector que se mueve a ritmo de vértigo. La dura realidad del mercado y el acoso de la Justicia obligarán a Microsoft a llevar su defensa hasta donde el sentido común le haga ver que es preferible perder una batalla, por importante y costosa que ésta sea, a salir derrotada en una guerra de la que se beneficiarían sus más directos competidores. Gates anuncia que seguirá adelante y que defenderá sus razones para demostrar que no vulneró las leyes de la competencia, pero su afán por demostrar su inocencia no debería impedirle tender la mano a un acuerdo de compromiso que acabe con la incertidumbre que perjudica notoriamente a su empresa.

Durante meses, Microsoft y el Departamento de Justicia de Estados Unidos han empleado su tiempo y a sus mejores hombres en buscar una solución que, por el momento, ha sido imposible. Microsoft no arroja la toalla y, a pesar de haber sido duramente advertida en la sentencia del magistrado Jackson, continuará en la pelea. Bill Gates sabe ya —se apresuró a recordárselo el Departamento de Justicia— que ninguna empresa, por grande que sea, está por encima de la ley. Su arrojo, encomiable en lo que tiene de defensa de una política audaz que le ha permitido liderar con indudable éxito el sector, debería ir acompañado de la prudencia necesaria para no tensar más allá de lo que marca la lógica empresarial una situación que está reclamando a gritos la conciliación de las partes enfrentadas.

Microsoft haría bien en cambiar de estrategia sin renunciar por ello a sus legítimos argumentos de defensa. La Justicia está obligada a intervenir cuando el potencial de una empresa se utiliza a modo de apisonadora para aplastar cualquier intento del rival y anular así la libre competencia. Y en Estados Unidos, la Justicia ha expuesto, con claridad meridiana, las razones por las que Microsoft vulneró la ley. De la inteligencia y sagacidad de Bill Gates cabe esperar que se avenga a negociar una salida airosa a un conflicto que dura demasiado.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba