Opinión Nacional

La necesidad de insurgir

La insurrección a la que nos referimos, es el levantamiento de la nación frente a las autoridades. Se trata de una rebeldía general para desconocer un régimen contrario a los valores fundamentales de la nacionalidad, atentatorio al interés general de los ciudadanos y peligroso, tanto para el mantenimiento de la soberanía como para defender la integridad territorial de la república y la seguridad de las personas y los bienes. Se trata de algo más profundo que oponerse a un gobierno malo frente al que existen alternativas para sustituirlo en el tiempo y circunstancias pactados constitucionalmente. No es el caso venezolano. Este régimen liquidó el principio de la legalidad, reduce a la nada el estado de derecho y, a pesar de su infinita torpeza y de la mediocridad importantizada de los dirigentes, avanza en la imposición a sangre y fuego de una revolución destructora y primitiva que sentimos la obligación de combatir en todos los terrenos y con todas las armas a nuestro alcance.

No se trata de incitar a un frío golpe de estado, a un simple cuartelazo imposible de concretar en las circunstancias actuales, sino de un llamado a la sociedad democrática en su conjunto, civiles y militares, a declararse en desobediencia legítima, activa y definitiva, frente a un gobierno encabezado por un apátrida que traiciona la república entre otras cosas, facilitando la revancha del castrismo contra el país. Las fuerzas armadas de Cuba, milicianas y revolucionarias, son las únicas que desde la independencia invadieron territorio venezolano en nombre de la misma revolución de ahora. Fueron derrotados junto a sus aliados internos. La Cuba fidelista fue expulsada de la OEA y aislada continentalmente. Quedó marcada para siempre ante el mundo libre por iniciativa del gobierno venezolano. Ahora invade de nuevo desde varios frentes, incluidos los grupos terroristas narcoguerrilleros de Colombia y con el apoyo del régimen chavista y núcleos perfectamente identificables de la fuerza armada nacional. Es la revancha de Fidel contra la Venezuela democrática y libre que derrotándolo, construyeron Rómulo Betancourt, Raúl Leoni y Rafael Caldera, entre otros, con sus partidos y sucesores en identidad plena de propósitos.

Las responsabilidades históricas provocan heridas difíciles de borrar. Presenciamos la sustitución de la FAN profesional por milicias mercenarias, incluyendo civiles y “reservistas” llamados a filas, que asumen el monopolio de las armas. Nadie tiene garantías de paz y convivencia. Están amenazados como nunca antes, la vida, la seguridad de nuestras familias y el pluralismo. Si las masacres anteriores no fueron suficientes para algunos, el “petarazo”, el cinismo criminal y obsceno del régimen frente a la violencia y el salvajismo de los círculos terroristas, emplazan definitivamente al liderazgo opositor. Están a prueba sus cabezas, sus corazones y su coraje. Quien falle en cualquiera de estas exigencias, por favor que se aparte.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba