Opinión Nacional

La oposición tiene que pasar a otra cosa

Durante estos diez años de Hugo Chávez, Venezuela ha estado sometida a una constante propaganda oficial, donde se manipulan los hechos y las palabras. El cinismo con que el Presidente y su partido manipulan a unos poderes sometidos y tarifados a las órdenes del Presidente de la República, dan asco. La grave crisis política que hoy padece el país, ha llevado a la oposición a entraparse, en una acción electoral depredadora, que sin intención manifiesta, colabora a mantener la fachada democrática del régimen. Esta estrategia electoral de la oposición, se ha traducido en una inmovilización suicida de la población, por lo que se impone retomar la discusión de la pulcritud de los procesos electorales, por cuanto no podemos continuar actuando en este contexto tragicómico de democracia.

El malestar popular de la población no está hoy únicamente dirigido al régimen, sino que de igual manera, este se hace extensivo a la oposición, y es que esta última, no puede continuar de forma ridícula participando de elecciones fraudulentas que sirven únicamente de pretexto democrático del régimen. Las acciones políticas de la oposición después de la aceptación del fraude del 15 de Agosto del 2004, no exhalan ninguna novedad frente a un país que está demandando iniciativas más allá de lo puramente electoral; estoy persuadido de que el liderazgo político de la oposición está obligado a profundizar su capacidad de abstracción, es decir, a desarrollar el discurso de la democracia más allá de lo electoral. La oposición no puede continuar jugando al desgaste natural de la maquinaria despótica de Hugo Chávez y su régimen, el liderazgo político de la oposición tiene urgentemente que desembarazarse del puro debate electoral, es decir, no se puede continuar organizando la sociedad con el único objetivo, de armar el padrón electoral, de entrenar los testigos de mesas, de organizar la operación galope, el uno por diez, la operación mosca, estas acciones a luz de los resultados se ha convertido en algo etéreo para la población; por lo que creo que las prioridades del país en este momento, son de otra naturaleza. La oposición no puede continuar con la idiotez de llamar al régimen a dialogar, cuando este último ha mostrado en reiteradas oportunidades, no tener actitudes de conciliación. Dentro de este cuadro la oposición tiene la necesidad de pasar a otra cosa.

Insistimos una vez más, que la discusión política de la oposición no puede permanecer per-sé en lo electoral, por cuanto la democracia es un poco más que unas elecciones, ésta política electoral aislada del contexto de la acción autocrática del régimen, se ha vuelto irrelevante, por cuanto lo que hoy se está jugando en Venezuela es un proyecto de país, y esto trasciende lo meramente electoral. En este contexto, el liderazgo de la oposición está demasiado infectado de la vieja política clientelar, por eso, al igual que el régimen, trata de silenciar a todos aquellos que asumimos una posición crítica contra la pura política electoral, por cuanto somos de la opinión que ésta no vas allá del interés burocrático, por lo cual se ha convertido en la práctica, en una política suicida. El momento que hoy vive Venezuela requiere de un liderazgo social, no de dirigentes de nóminas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba