Opinión Nacional

La política y el régimen de terror

«La política llenó de humo el cerebro de Malraux, envenenó los insomnios de César Vallejo, mató a García Lorca, abandonó al viejo Machado en un pueblo de los Pirineos, encerró a Pounden en un manicomio, deshonró a Neruda y Aragón, ha puesto en ridículo a Sartre, le ha dado demasiado tarde la razón a Bretón. Pero no podemos renegar de la política, sería peor que escupir contra el cielo, escupir contra nosotros mismos». Octavio Paz

Todo lo que no es política es aventura, es audacia, es lance, fracaso pues.

Por eso muy a propósito esta cita del gran intelectual mexicano como para llamarnos la atención y ceñirnos a la médula de su mensaje del significado y utilidad de la política ante la acometida del régimen contra todas las formulaciones democráticas constitucionales y el desconocimiento de la voluntad popular que favoreció a líderes opositores en regiones claves del país.

Inmensa irritación más que justificada se apodera de los sectores opositores democráticos que ven con una triste sensación de impotencia como el gobierno atropella la voluntad popular y, la barbarie autocrática, le da la vuelta al resultado en un papeleo de manos amaestradas sin aparentes consecuencias punitivas a la monstruosa naturaleza criminal de su acción.

No hay duda, que lo primero que pretende el gobierno es descarrilar la estrategia democrática, lanzar a los demócratas a la conspiración para empujarlos a tiro de la punta de sus bayonetas. Esa postura tácticamente correcta, ante la fiereza y vesania del adversario gubernamental, y moralmente poderosa en la perspectiva y alcance del mensaje democrático, le ha agotado el teatro al régimen que muestra su mugroso rostro y su enorme temor que el movimiento opositor termine de convertirse en la nueva mayoría que es, no solamente posible, sino inevitable.

Chávez sabe esto de sobra, de allí que entre en esta fase de aniquilación, creyendo que con reprimir, asustar e intentar desmoralizar a los factores disidentes, podrá salirse con la suya. Es lamentable que la depresión y el derrotismo por los despojos del gobierno de victorias opositoras, confundan a tanta gente y pierdan así la noción de que se va más bien de lo que parece.

Es notable sí, que la oposición demora en exceso sus reacciones ante la arremetida despótica que siempre se deja tomar las espaldas por el aparato delincuencial del Estado; pero así como tal cosa es cierta, también lo es, que la oposición venezolana le ha dado muestra al mundo y a los venezolanos que la construcción de su respuesta a la tiranía se ha venido tallando sobre unas coordenadas políticas de acción pacifica y procedimientos constitucionales.

Ese perfil ha sido de una coherencia tan rigurosa que ya le ha dado una personalidad y una identidad irrevocable, dejando solo como único promotor de la violencia, la agresión y la muerte al gobierno, que lo pagará muy caro. El régimen ha sucumbido a la estrategia democrática en el eje de la participación electoral, obligándolo a desprenderse de la ambigüedad. No valorar esto y desmadrarse por buscar atajos, es la trampa que tienen puesta y que debe evitarse.

Muy pronto, si la oposición sabe actuar en conjunto y logra leer que ha acertado en su propuesta estratégica, el premio a su perseverancia será la victoria.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba