Opinión Nacional

La Red de Veedores: Una Práctica Política Emergente

El proceso de cambio que vive Venezuela sigue su curso indetenible, sobre todo el positivo, el que agrega valor, el que se mueve hacia una manera productiva de pensar y actuar. El déficit de resultados de la gerencia política y pública, y el nivel de frustración e insatisfacción ciudadana que ello implica, sigue siendo el mejor disparador de búsqueda e identificación de oportunidades de una práctica política emergente.

En este contexto ubico a la Red de Veedores de la UCAB, que ya no es de ésta si no que ha sido apropiada por cientos de personas a lo largo y ancho del país. Existen en mi opinión, al menos, cuatro características que definen a la red de veedores como una práctica política emergente.

1) La ventana sinérgica. Probablemente usted podría ser uno de los que, cuando tiene hambre, va a la nevera y saca unas rodajas de queso, jamón y salchichón, salsa de tomate, lechuga, y quizás unas rodajas de pepinillo; mete al tostador dos rodajas de pan, y luego, se sienta a morder aquí y allá cada unas de esas partes para comerse, su “suculento sándwich”. Su información y su aprendizaje le hacen concluir: “tremendo sándwich que me comí”.

Claro, luego llega su hermana y comienza a sacar los mismos componentes de la nevera, lava la lechuga con cuidado, le quita la concha al tomate y lo pica en rodajas, abre el frasco de pepinillo, calienta a medio tostar las rodajas de pan, prepara una mezcla de mostaza, mayonesa y salsa rosada, y comienza a elaborar una combinación de los ingredientes, uno sobre el otro, ni mucho ni poco, y ese conjunto lo coloca de nuevo en la tostadora por entre uno y tres minutos para luego, sentarse a disfrutar el resultado de esa combinación pensada de componentes: el sándwich. Aquí hubo un fin en la mente, trabajo, ganas de hacerlo bien, un concepto de calidad específico, y sobre todo, diferimiento de la recompensa de corto plazo, sustitución del mordisqueo impulsivo por autocontrol para asegurar un resultado superior y de máximo valor agregado en satisfacción personal.

La sinergia es un efecto, no es una causa. Mordisquear aquí y allá, no es combinar con un fin en la mente, ni tampoco construir una mezcla significativa de componentes para asegurar un resultado útil y superior. Al mordisquear aquí y allá, el producto final, el efecto, no es cualitativamente superior a la suma de las partes. Su hermana si logró un efecto sinérgico. El sándwich crocante, con la salsita rodando por los bordes, ni grueso ni delgado, sino con una cantidad apetecible y visible de ingredientes, es cualitativamente superior a la suma de sus partes. Esto es sinergia.

Si usted participa en la red de veedores, ya usted habrá notado lo que yo particularmente no notaba desde hacía años: una ventana sinérgica extraordinaria, gente en distintos estados, con distintas experiencias y estudios, con distintas habilidades y experticias profesionales, con distintos puntos de vista, aportando sobre un mismo tema. Cientos de inteligencias girando sobre un mismo punto: cómo asegurar un proceso transparente, cómo participar sin repetir rutinas ineficaces y frustrantes de prácticas políticas conocidas, cómo mantener el esfuerzo de los veedores después de las elecciones. Después de cada sesión en la red, el efecto sinérgico es gigantesco: el resultado o visión final, o lo que usted se lleva después de cada sesión, es cualitativamente superior a la suma de lo que cada veedor opinó sobre tal o cual punto.

2) El Retorno de las Élites. Si por alguna razón intelectual, académica, política, económica o social, usted es un creador de opinión que identifica sentidos de dirección e influye de alguna manera en el colectivo para que se mueva hacia allá, pues entonces usted forma parte de la élite dirigente.

Si nos remitimos a las ideas de las élites venezolanas, que fundamentaron el desempeño conocido de éstas, desempeño que contribuyó a producir el resultado de país en el cual vivimos, sencillamente, el peso de la responsabilidad de ellas le doblaría la espalda hasta al más musculoso personaje. Justamente, la palabra responsabilidad es la clave para comprender la significación e impacto de las élites, en la conceptualización e implantación de una visión de país que se olvido del trabajo, la productividad y el desempeño individual de las personas para hacer que las cosas ocurrieran de una mejor manera.

Y es este concepto de responsabilidad, lo que más me llama la atención de la red de veedores como práctica política emergente. Saben que lo que están iniciando no es cualquier cosa, se sienten ocupados y comprometidos con la dirección y destino de Venezuela, tienen conciencia de que, para que la experiencia no sea un ejercicio epiléptico de voluntarismo más o menos sifrino, o flor de un día, requieren “inventarse una”, sistematizar, conceptualizar, actuar y volver a revisar. Responsabilidad es, sentirse en la obligación de, abandonar la comodidad privada y la crítica pasiva, por la acción sostenida con finalidad e intención. En esta ventana sinérgica que es la red, se está conformando un nuevo tipo de élite, que enfoca sus acciones y sus resultados en la altísima responsabilidad que se tiene, cuando se pretende influir en otros de manera decisiva.

3) Pensadores en Serio. El rol de los intelectuales en la sociedad del nuevo milenio, la sociedad del conocimiento y del saber, no el saber erudito, sino el saber que resuelve, no es muy valorado en Venezuela. Los paridores de ideas para cambiar el curso de la vida, sufren de desempleo crónico en el país. Esta práctica política emergente como lo es la red de veedores, está integrada por personas que decidieron convertirse en pensadores en serio.

Buscan, leen, preguntan, combinan, mejoran, enriquecen, inventan e intercambian diariamente lo pensado, es decir, se han dedicado a retomar de manera sistemática y colectiva, el ejercicio de pensar para resolver. Sobre todo el pensar colectivo, no el pensar individual y disperso como suele ser el más común. Este ejercicio del pensar colectivo tiene extraordinarios beneficios, por supuesto, no son de corto plazo. El principal beneficio es retomar y modelar el ejercicio de la función más estratégica de cualquier sociedad: pensar, dedicarse en serio a pensar.

4) Una Oportunidad para rehabilitar la Política. Para ser consistentes con una institución nacional de mucha fama, el hábito de ridiculizar y descalificar, la red de veedores ha sido señalada como una práctica “sifrina” de una clase media que no tiene en que perder el tiempo, y que, reducida a la impersonalidad fría de un teclado y una pantalla, no comprende que: “internet no sube cerros”.

Es cierto que 8 de cada 10 venezolanos no tienen internet en su casa; que no tienen ni la motivación, ni el tiempo, ni mucho menos la necesidad de sentarse todos los días en el teclado a comunicar ideas, propuestas, sugerencias y compromisos para el cambio, porque, sencillamente, tienen que ocuparse de asegurar lo que van a comer ese día. Sí, la red es una iniciativa de élites; de gente que todavía tiene acceso a un micro, que lo usa de manera proactiva para enlazar la diversidad, cientos de inteligencias con fines sinérgicos y productivos. Sí, es una minoría, no es un esfuerzo social, aunque sí es colectivo. Sí, no es práctica política de calle, no es un casa por casa, ni es una manifestación de calle, ni es un local específico de militancia política. No es nada de esto es particular, sino que es todo eso a través de internet. Sí, es una iniciativa política de las élites: ¿por qué es eso malo en sí mismo?; ¿por qué descalificar una iniciativa política inédita, simplemente porque no se parece a lo conocido?. Hay que experimentar para descubrir y aprender.

En qué va a terminar la red de veedores, no sé. Pero ellos ya están pensando en eso. Algo parecido ocurrió con la organización Primero Justicia. Se inició como una asociación civil sin fines de lucro, cuyas acciones y resultados permanentes los hicieron ganadores de una altísima credibilidad, prestigio y respetabilidad. Hoy están participando en política, aunque no son un partido. No se propusieron la toma del poder, hoy si andan en eso. En qué van a parar, no sé. Que se pueden corromper y terminar en concepciones y prácticas como las de AD y el MVR, sí, esa es una posibilidad. Hay una sola manera de descubrir lo que va a pasar: haciendo lo que tienen que hacer, porque así lo manda su sentido de responsabilidad. ¿Hacia dónde va la red de veedores y para qué?. ¡ Que bueno que en Venezuela hay gente planteándose esta pregunta !. Pero mejores serán las respuestas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba