Opinión Nacional

La revolución que nos electrocuta

No podemos negar que el Estado Barinas en unos de los estados que esta rodeado de la mayor cantidad de hidroeléctricas en el país como lo son: la hidroeléctrica Uribante-Caparo al norte del estado Táchira, la hidroeléctrica José Antonio Páez en Santo Domingo del Estado Mérida y una que esta dentro del mismo estado Barinas como la hidroeléctrica del Masparro en el Municipio Cruz Paredes. La represa del Masparro es una de las más grandes y hermosas del país es un lugar excelente para refrescarse, se encuentra bajando por la carretera vieja de Barinas a Guanare antes del puente Páez. Se puede decir que estas empresas han jugado un papel importante en el abaratamiento de los costos y accesibilidad a las fuentes de energía, así como en la sustitución de los combustibles fósiles debido a sus altos costos. Aunque el desarrollo de una Microcentral Hidroeléctrica requiere costos de inversión inicial relativamente elevados, comparadas con las plantas térmicas de igual capacidad, se ha demostrado que a largo plazo las microplantas hidroeléctricas son económicas respecto al consumo, con una mayor vida útil, sin estar sujetas a los incrementos en los precios de combustibles y mantenimiento durante su operación. También contamos con una planta termo eléctrica llamada Termo Barrancas que utilizan la energía solar atrapada por la fotosíntesis, acumulada en los tejidos de plantas y animales para producir electricidad. Se trata de compuestos de carbono e hidrógeno, muy reactivos con el oxígeno, que producen gran cantidad de calor al quemarse.

Todo lo que hable excepto a la planta Termo Barrancas fueron construidas por los gobiernos de la cuarta república y su objetivo fundamental era el de que en ninguna parte del territorio barines y estados aledaños tuvieran escases del servicio de electricidad para el disfrute de todos los habitantes que la necesitaran en su desarrollo económico. La realidad es otra, durante décadas los habitantes de Barinas tuvieron un problema menos que el resto de la población nacional: el suministro eléctrico. El servicio prestado por la Electricidad de CADELA, empresa del Estado, aunque no perfecto, era regular y confiable. Esto hasta principios de 2008, cuando la empresa fue cambiada por CORPOELEC. Desde entonces, los barineses han comenzado a experimentar lo que el resto del país ya conocía: apagones y suministro irregular. Mientras tanto en esta crisis eléctrica fomentada en nuestro país, nuestro presidente Hugo Chávez Frías dona plantas eléctricas en Nicaragua, la Planta Eléctrica Ernesto Che Guevara No. 2 y otra en República Dominicana con los mejores equipos eléctricos, mientras que las plantas generadoras de electricidad en Venezuela están colapsadas por falta de mantenimiento de la línea troncal de transmisión que está en riesgo de un colapso.

Siempre les echamos la culpa de esta crisis a los trabajadores de CORPOELEC que trabajan en esa empresa. Mientras se construyen plantas eléctricas en otros países, las del nuestro país, tienen 40 años de atraso. No entiendo como es que aún, podemos disfrutar de la electricidad en nuestros hogares, seria interesante constatar las condiciones en que la labora su personal y los recursos con que cuenta, o mejor dicho, los recursos con los que NO cuenta; donde su calidad de trabajo se mantiene, debido a la entrega y responsabilidad, que su operarios, tienen para con el país, y con su gente.

El parque automotor, de la Compañía eléctrica, está en su mayoría en completo deterioro, teniendo entonces que alquilar vehículos, con un gran sobreprecio sin dejar de mencionar la falta de dotación de herramientas para el personal de base obrero, falta de dotación de botas de seguridad, uniformes personal obrero, personal empleado, tanto masculino como femenino. Los sueldos están muy por debajo de lo pautado por los colegios profesionales, que no van acordes con el proceso inflacionario que vive la nación, contratos colectivos los cuales resultan quedar obsoletos al poco tiempo de ser discutidos porque el gran monstruo del alto costo de la vida devora los pequeños beneficios que los ya desgastados sindicatos logran negociar con el patrono.

La falta de credibilidad, y la desconfianza en los que dirigen las organizaciones sindicales, los directivos de la empresa CORPOELEC, así como las comisiones, que desde la Asamblea Nacional se crean, supuestamente en pro de buscar mejoras en la prestación del servicio eléctrico, y su Ministro de Energía y Petróleo; han dejado, en el más absoluto desamparo a los casi 16 mil trabajadores, que allí laboran, con la centralización de los recursos y de las decisiones todas ellas ubicadas en su Casa Matriz, los gerentes de región, no son más, que títeres en las manos del dueño del circo, porque los últimos que han dirigido la empresa eléctrica en Barinas unos salieron por ladrones y jala mecates de Argénis Chávez y otros como el Castellano salieron por rumbero ya que utilizaban los carros de la empresa para rumbas.

Lo que si uno ve y oye de toda la gente es que el sistema eléctrico de Venezuela se encuentra en jaque mate en una posición mala del ajedrez por consecuencia de los bajos niveles que presentan los afluentes de la hidroeléctrica de Gurí, principal alimentador de los generadores hídricos en la red que sustenta el consumo energético del país y el gobierno no hace nada por esta cuestión, solo esta como Shakira “ciego, sordo y mudo” sobre este caso…

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba