Opinión Nacional

Las elecciones de Diputados (Reflexión)

Debemos empezar identificando la naturaleza de este régimen: estamos en una autocracia totalitaria de ideología comunista recientemente confirmada en público por el mismo Teniente. Esta naturaleza ya fue anunciada cuando se proclamó engañosamente al modelo cubano como “el Mar de la Felicidad”. Adicionalmente durante once años ha ejercido el poder violando la Constitución y buscando asumir el poder político y económico total para tener sometido, sin derecho ni libertades, al ciudadano. Estos antecedentes son bien conocidos por todos y confirman con hechos la naturaleza de esta Revuelta cuya desintegración interna es obvia.

Ahora bien que el venezolano demócrata vea la vía electoral como la mejor para regresar a la democracia es natural por su cultura política de cuatro décadas. Sin embargo, identificada previamente la naturaleza del régimen, confiar el regreso a la democracia a la vía electoral, cuando el poder político y concretamente el REP y el CNE están absolutamente controlados por el autócrata, implica asumir, sin duda, un alto riesgo si se considera el irrespeto a la voluntad del Soberano en consultas anteriores. (Agosto 2004 y Diciembre 2007 entre otros). Un dictador no respeta otro poder que no sea el suyo. Por eso precisamente es Dictador. Menos respeta al Poder Popular que solo usa como propaganda.

Que la vía electoral es la óptima en una democracia auténtica para elegir a los gobernantes, sean Diputados a la Asamblea, Gobernadores de Estados o Presidente eso nadie lo discute. El problema está en que la experiencia de una década nos enseña que el que gobierna no ajusta su conducta a la Constitución y las leyes sino que ha hecho que la Constitución y las leyes se ajusten a su conducta y de esta manera se le impone por la fuerza al Soberano Pueblo. Siendo esta la realidad que hemos vivido durante once años lo correcto es utilizar preferentemente la vía electoral para lograr el cambio que Venezuela tanto necesita, pero tener listo en paralelo, desde ahora, organizados a los electores demócratas para que tomen las calles de todo el país en la defensa, pacífica pero sin término, de la Soberanía Popular que le pertenece si esta fuera burlada por un árbitro parcializado.

Por esta vía de rebeldía, democrática y pacífica, y además ajustada a la Constitución, Venezuela y el mundo conocerán que aunque el Poder Público esté secuestrado Venezuela seguirá siendo, por decisión masiva de sus ciudadanos, el pueblo de libertadores que un día simbolizó el auténtico Simón Bolívar. Si, en cambio, se burla la voluntad popular y cada uno se va para su casa al día siguiente tranquilo, como ocurrió el 16 de Agosto del 2004, las consecuencias serían demasiado graves. Piénsese en esto y no solo en la selección de los candidatos. También pudiera ocurrir que al ver el Teniente tanta gente junta en las calles protestando eche su carrerita para Cuba como estaba listo para hacerlo el 12 de Abril cuando su apoyo popular era mucho mayor que ahora. Todo es posible.

PROFESOR DE INSTITUCIONES
POLITICAS DE LA U.C.A.B.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba