Opinión Nacional

Las hipótesis de guerra de Chávez

Desde que se propuso la toma del poder Hugo Chávez planteó, como hipótesis final del proceso revolucionario, una confrontación bélica en dos planos. En primer lugar, con Estados Unidos, caracterizado como el enemigo estratégico a derrotar. Por otra parte, con los aliados, externos o internos, de Estados Unidos.

En sus largas conversaciones con Agustín Blanco Muñoz, (Habla el Comandante, UCV, Caracas, 1998), Chávez es explícito en cuanto a su concepción guerrerista de la realidad política: “Nosotros hablamos de la lucha política como de la guerra política; es decir, de la guerra o el combate militar que hicimos. Estamos ahora en una guerra política, estamos en otra forma de guerra, y no sabemos si más adelante pasaremos a la guerra nuevamente” (op.cit., pp. 344-345).

Esa guerra intermitente tiene dos fines: a) instalar la multipolaridad mundial, para que no cuaje la intención unipolar de Estados Unidos; y, b) impulsar la revolución socialista y antiimperialista venezolana y continental.

En esa guerra el enemigo externo también puede tener aliados internos. Chávez le recordó a Blanco Muñoz que así ocurrió en el Chile de Allende (Ibidem, p. 605).

En julio de 1992 Chávez sostenía la misma posición. En la cárcel de Yare escribió: “se inicia, asimismo, en este lado del escenario, una acumulación de fuerzas transformadoras que van siendo encarriladas por una sola vía. La escalada del conflicto y su desencadenamiento en una guerra civil, fraticida, pero justa y legítima” (ver Hugo Chávez, “Terrorismo de Estado y Guerra Civil, en Alberto Garrido, De la Guerrilla al Militarismo, Ediciones del Autor, Mérida, 2.000, p.73).

Con Chávez en pleno ejercicio del poder real, Raúl Baduel, su compañero de ruta desde la fundación del MBR-200 y actual Ministro de Defensa, organizó de manera sistemática las distintas hipótesis de guerra que Hugo Chávez había formulado en términos generales.

Las hipótesis de guerra de Baduel (Intertítulo)

El periodista y director del diario Ultimas Noticias, Eleazar Díaz Rangel, al resumir las hipótesis de guerra enumeradas por Baduel, las ordenó de la siguiente manera: “1) Guerra de Cuarta Generación, con posible confrontación asimétrica; 2) desestabilización y desarticulación del país mediante golpe de Estado, subversión o acciones de grupos separatistas; 3) conflicto regional, que podría derivarse del estado de violencia interna en Colombia, en el que participa Estados Unidos con algo más que el Plan Colombia, y usar el pretexto de que Venezuela es promotor de violencia en ese país para utilizarlo como “casus bellis” y propiciar una intervención en el nuestro: y, 4) invasión directa de Estados Unidos, no descartable en vista de la política desarrollada por Estados Unidos, sobre todo en Oriente Próximo”.

De esta forma, las hipótesis de guerra (Chávez-Baduel) pueden agruparse en dos grandes líneas: a) guerra internacional, que pueden ser de alta intensidad (invasión directa de Estados Unidos) o de mediana intensidad (confrontación bélica en el marco del Plan Colombia-Andino); y, b) guerra interna de baja intensidad (separatismo regional zuliano, intento de golpe de Estado, violencia callejera, desestabilización).

En el Alto Mando se maneja, en fin, el concepto de guerra total (externa e interna), y los frentes son múltiples (relación directa con el conflicto de Medio Oriente, acusaciones de amistad con la guerrilla colombiana con el fin de llevar a Venezuela a formar parte de la guerra del Plan Colombia-Andino, enfrentamiento con movimientos desestabilizadores o fraccionalistas venezolanos).

Baduel incorpora en sus hipótesis, además, la guerra del petróleo, que marca la presente etapa de la historia mundial. Esta pasaría por la posible interrupción de suministro petrolero de Venezuela a Estados Unidos “si se produce una agresión externa”, tal como lo han advertido en varias oportunidades tanto el Presidente Hugo Chávez como el Ministro de Energía, Rafael Ramírez. Para la potencia del Norte el resguardo de sus fuentes petroleras tradicionales es parte de su estrategia de seguridad nacional y encabeza las hipótesis de intervención del Comando Sur en América Latina y el Caribe (ver Tom Barry, “Nuevas Prioridades para el Comando Sur”, Americas Program, IRC, julio 05, 2005).

Las Guerras Externas (Intertítulo)

La dinámica geopolítica mundial ha colocado en el primer lugar de las hipótesis de guerra, más que la ampliación regional del conflicto colombiano, que pasa previamente por la fase de ejecución del Plan Patriota en la Frontera Norte de Ecuador y el reacomodo de los “ejes” político-militares regionales, otra extensión, impredecible en el tiempo, pero potencialmente más peligrosa: la prolongación de la Guerra del Medio Oriente.

La alianza estratégica de la revolución bolivariana con Irán y con el mundo musulmán da origen a la pregunta de hasta dónde puede llegar el compromiso de Chávez con Ahmadinejad y con el mundo musulmán en caso de que estalle una guerra que involucre a la nación persa. Esta circunstancia significaría que, además de Israel, en la Guerra de Medio Oriente intervendría Estados Unidos, que ya ha expresado, por intermedio de su Secretaria de Estado, Condolezza Rice, su deseo de crear un “nuevo mapa” en esa región.

Chávez ha condenado al Estado de Israel por la desproporción de su respuesta militar ante el caso de los dos soldados hebreos secuestrados en territorio israelí por parte de Hezbolláh. Además, ordenó el retiro del Encargado de Negocios de la Embajada de Venezuela en Tel Aviv. También acusó a Washington de ser el verdadero propiciador de la guerra de Palestina y del Líbano. Chávez ha planteado, a su vez, en Mali, un “plan de integración para enfrentar la era imperialista, neoliberal y de atropellos”.

Pero la amenaza real para Estados Unidos es el corte del flujo petrolero venezolano, equivalente al 15 por ciento de sus importaciones.

En este aspecto pudiera encontrarse, tal vez, el acuerdo estratégico antiestadounidense Irán-Venezuela. El Ministro de Energía, Rafael Ramírez afirmó en Teherán que “si Estados Unidos quiere tener una política hostil hacia nosotros dejaremos de exportar petróleo a ese país. Si Irán fuera atacado definitivamente actuaría igual que nosotros”.

Igualmente Irán y Venezuela han propuesto pasar el valor financiero del petróleo al euro y sacarlo así de la esfera del dólar, decisión que significaría un golpe letal a la moneda y a la economía estadounidense, con rebote sobre el sistema económico mundial.

Lo que no aclaró Ramírez es si la acción -la interrupción del flujo petrolero- sería simultánea, en el marco de la alianza estratégica con Irán, o individual. Ese será el gran test que tendrá la alianza si la contienda de Medio Oriente (que incluye la cuestión nuclear), incorpora abiertamente a Irán, ya que saldrían del mercado aproximadamente 7 millones de barriles de petróleo diarios.

El jefe del estado persa ha advertido de una “explosión islámica” que “no se limitará a fronteras geográficas, sino que quemará también a los que crearon Israel en los últimos 60 años”. Para que no quedaran dudas sobre quienes eran los “creadores” a los que se refería, Ahmadinejad dijo que “Gran Bretaña y Estados Unidos son cómplices del régimen sionista en sus crímenes en el Líbano y Palestina” (AP, 23,07-2006). En una cumbre de la Conferencia Islámica realizada el jueves 3 de agosto, Ahmadinejad afirmó que “la verdadera solución al conflicto armado del Líbano y de Palestina es la eliminación del régimen sionista”, aclarando que, sin embargo, “en esta etapa debe haber un cese del fuego inmediato”.

Israel, la tercera potencia nuclear del planeta, que además cuenta, en términos convencionales, con el quinto ejército más poderoso del mundo, y que tiene como aliado estratégico a Estados Unidos, la primera potencia militar de la tierra, difícilmente será borrado del mapa de Medio Oriente pasivamente.

———————————————————————————
Despiece

Título
Guerra asimétrica, desestabilización, separatismo y Ché Guevara

Texto.

Chávez ha comprado una poderosa flota aérea de cazas rusos Su-30 y decenas de helicópteros multipropósito, así como barcos de guerra. También ha anunciado la instalación de un sistema de defensa antiaérea de última generación.

En realidad, ese tipo de armamentos son poco útiles para confrontar militarmente con Estados Unidos, cuya superioridad bélica en términos convencionales es abrumadora frente a cualquier otro país, incluidos Rusia y China.

Estratégicamente, dentro de la hipótesis de Guerra Asimétrica de Resistencia, son mucho más útiles los fusiles Kalashnikov, así como la instalación de una fábrica para construirlos, junto con sus proyectiles. La experiencia de combate a base de cohetes ensayada en el Líbano por Hezbolláh, que libra igualmente una guerra asimétrica contra Israel (Hezbolláh no usa aviones, helicópteros, ni tanques, ni barcos) orienta las compras de armamento convencional efectuadas por Venezuela hacia una guerra de primera fase tradicional, contra Ejércitos regulares de estados vecinos, que debería convertirse, en plazo breve, en una Guerra Asimétrica (irregular ilimitada en la metodología y en el tiempo) al producirse la esperada intervención estadounidense.

Esta hipótesis es alimentada por algunos movimientos del Pentágono. El Comando Sur, por ejemplo, acaba de patrocinar una reunión en Lima que contó con la presencia de altos mandos y representantes militares de 14 países de América Latina. La cita culminó el pasado viernes 4 de agosto. Los jefes militares de los ejércitos de Argentina, Brasil y Bolivia estuvieron presentes. Los acompañaron sus pares de Colombia, Ecuador, El Salvador, Uruguay, Guatemala, Chile, Paraguay, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Perú. La reunión fue coordinada por el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas Peruanas y se hizo para “compartir experiencias en operaciones de mantenimiento de paz” (EFE, 04-08-2006).

Si el ataque contra Venezuela se concreta, en ese momento se incorporarán a la contienda, si las palabras se traducen en hechos, milicianos cubanos, argentinos, nicaragüenses y salvadoreños (dirigentes y militantes revolucionarios de esos países han manifestado públicamente su voluntad de participar en una guerra en defensa de la revolución bolivariana), así como las FARC, que ya anunció esa intención, en la frontera colombo-venezolana.

La atomización de la resistencia pudiera trasladarse a otros países con importante población indígena radicalizada (Ecuador, Bolivia, Perú). Si esa situación ocurre, la región andina estaría en guerra, con Ejércitos de estado apoyados por Estados Unidos, contra oponentes no estatales, al estilo de la resistencia iraquí o libanesa, mientras algunos jefes de estado (Cuba, Venezuela, Bolivia) desarrollarían, hasta donde les fuera posible, una guerra combinada (convencional y asimétrica).

Solamente que en el caso de América Latina, donde el factor dominante no sería el geopolítico-religioso-energético, sino el geopolítico-antiimperialista (energético en el caso de Venezuela y Bolivia), la Guerra Asimétrica tendría un mayor peso como guerra irregular desparramada, tal como hace décadas fue planteada por Ernesto Guevara (“uno, dos, muchos Vietnam”).

En este contexto las elecciones presidenciales venezolanas son un paso necesario para legitimar la presencia de Hugo Chávez en el concierto institucional internacional.

En cuanto al dolor de cabeza que tiene el gobierno con la oposición, el Zulia, la activación de la hipótesis de guerra anti-separatista dejará en posiciones cada vez más incómodas al actual gobernador de ese Estado, participe o no en el proceso electoral nacional.

Sobre la subversión callejera y el golpe de Estado, otras de las hipótesis de guerra interna, la debilidad estructural de la oposición hace que queden instaladas en un espacio alejado 180 grados del previsto originalmente.

Por ahora se trata de hipótesis. Pero ya son mucho más que juegos de guerra. Esa es la cuestión.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba