Opinión Nacional

Ley de precios justos ¿Solución a la inflación?

En 2013 la inflación en Venezuela fue 56,2% la más alta del mundo. Esa inflación se ha quedado chiquita en comparación con los aumentos en ciertos productos en los últimos meses. Productos que subieron 100%,200%, 300%, 400% y hasta más: bienes raíces, pollo, jamón, huevos, chocolates, carros, por mencionar algunos.

Esta alta inflación viene acompañada de un gran desabastecimiento a todos los niveles. Los consumidores tienen que hacer largas colas para comprar harina de maíz, papel higiénico, pollo, productos de limpieza por mencionar algunos, si tiene la suerte de conseguirlos.

Los expertos aseguran que en una economía de libre mercado, este regulará y determinará los precios de los productos mediante la libre competencia entre los oferentes y por ello no hay necesidad de intervenciones del gobierno. Sin embargo, en mi opinión, en Venezuela no hay una economía de libre mercado que regule los precios de los productos. No hay suficiente oferta de productos que le de opciones a los consumidores. Cuando no hay una libre economía de mercado, los economistas plantean que la intervención del gobierno podría ser la solución.

Por ello, el Estado sanciona el Decreto-Ley de Precios Justos en Enero de este año. Esta ley establece una “ganancia máxima” que las empresas operadoras de negocios en Venezuela podrán tener de 30%. Esta ley crea la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) y elimina al Indepabis y la Sundecop. Aquí voy a analizar, con mi punto de vista objetivo y apolítico la aplicabilidad de esta Ley Orgánica de Precios Justos (Lopj).

En mi opinión, la sustitución el del Indepabis y Sundecop por el Sundde es el primer error que no permitirá el éxito de esta ley.

Cuando manejaba la tercera parte de la multinacional Graphic Packaging (www.graphicpkg.com) en el mundo tuve la oportunidad de ver compañías nacientes y era más difícil que utilizar una existente. El desarrollo e implementación de los nuevos procedimientos y el establecimiento de una nueva cultura organizacional, tardan tiempo y son indispensables para el buen funcionamiento de una compañía. Tiempo no es una los recursos que la Sundde tiene porque hay que atacar los problemas de fondo rápidamente y el hecho que esta institución sea nueva va a afectar negativamente el funcionamiento y los resultados de la misma.

Ahora, si analizamos otro de los retos que tiene la Sundde tiene por delante, basados en los estudios de nuestra compañía aleada Grupo Soluciones, es que tiene que controlar los costos de los más de tres millones de productos primarios que satisfacen las necesidades del consumo de los habitantes del país en todos los eslabones de la cadena productiva o de importación. Calcular los costos de todos y cada uno de los productos es una labor titánica muy difícil de realizar. ¿Sin los costos como calculamos las ganancias de 30%?

Otro reto, calcular la estructura de costos de una sola compañía es difícil porque el manejo de las partidas de contabilidad hace que un mismo producto pueda tener dos o más costos diferentes dependiendo de la distribución de las cuentas de contabilidad que se utilicen. Vamos a ilustrar este punto con un ejemplo simplificado por razones didácticas:

El producto A es el único producto fabricado por una máquina nueva que cuesta Bs. 100 y sus otros costos son Bs. 70. Si utilizamos una depreciación para la máquina igual a 5 años el costo de depreciación será de Bs. 20 y el producto A costará Bs. 70 (todos los otros costos) más Bs. 20 (la depreciación de la máquina), el producto costará Bs. 90.

Si utilizamos una depreciación para una máquina igual a 10 años el costo de depreciación será de Bs. 10 y el producto a costará Bs. 70 (todos los otros costos) más Bs. 10 (la depreciación de la máquina), el producto costará Bs. 80.

En este ejemplo es simple y didáctico demuestra que un producto fabricado por la misma compañía que puede tener dos costos diferentes dependiendo del tiempo de depreciación definido para el manejo de la contabilidad. Este producto A puede costar Bs. 80 o Bs. 90 dependiendo del manejo de las cuentas de contabilidad. La realidad es mucho más compleja.

Otro reto importante es a que tasa se van a calcular los componentes importados de los productos a Bs. 6,3 si obtiene dólares subsidiados, o a la tasa Sicad que ha cambiado en cada subasta (ha variado de Bs. 11,36/$ a Bs. 11,7/$ a Bs. 11,8/$ a Bs. 11,0/$) o a la tasa del Sicad 2, que todavía no conocemos sus reglas y pareciera que va a variar diariamente dependiendo de la oferta y la demanda.

Estos son algunos de problemas me hacen pensar que esta ley, como está diseñada, va a ser muy difícil de aplicar y por ello no será la solución a la inflación. Me pongo a la orden para ayudar en el desarrollo de planes para superar los retos de implementación de esta ley.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba